14 de febrero de 2013 12:07 PM
Imprimir

Buenos Aires busca sustituir toda la importación de cerdo a la Argentina

Con un programa específico apuntan a reemplazar con producción de carne bonaerense toda la que se importa de otros países.
El gobierno bonaerense trabaja intensamente en el Programa  de Mejoramiento y Formalización a la Actividad Porcina perteneciente al Plan Ganadero Provincial con el objetivo de lograr  la sustitución de la importación de carne de cerdo para todo el país. 

Desde la cartera agraria ya hicieron efectiva la entrega de 530 núcleos genéticos compuestos por  10 hembras y un macho. De esta manera, “se ha poblado el territorio bonaerense con animales  de primer nivel genético que favorecen a más de 3200 productores”, indicó la cartera agropecuaria provincial.

“Hoy en el país se consumen per cápita 8,6 kilos de carne porcina (tres en fresco y el resto en chacinados), cuando en Brasil está entre 13 y 15 kilos. Pero por cada kilo que se quiera aumentar el consumo se necesitan poner en producción 20.000 madres más”, ilustró el ministro de Asuntos Agrarios, Gustavo Arrieta.

“En cuanto a la tasa de destete promedio es de 8 a 12 lechones por cerda por año, pero una granja de alta eficiencia esa cifra llega a entre 25 y 28 lechones, lo que marca las sostenibilidad y rentabilidad”, señaló Arrieta. 

Aseguró además el Ministro que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el gobernador Daniel Scioli “nos piden promocionar la producción y el consumo, dado que la actividad cuenta con numerosas ventajas para llevarse a cabo en el país, y en especial en la Provincia”.

Con el volumen entregado, al cabo de un año, se puede contar el desarrollo de 22.000 cerdas madre con capacidad para producir 440.000 capones en ese lapso. Lo que significan 4.400 toneladas de carne para consumo, que servirán para reducir drásticamente la importación y aún posibilitar el incremento de consumo anual per cápita.

Asimismo, se potencia el asociativismo de los productores para lograr mejores rendimientos y rentabilidad y, a través de la integración, se superan las limitaciones individuales y se logra mejorar la tecnología.

El esfuerzo asociativo permite generar incluso fuertes economías de escala que permiten el arraigo y desenvolvimiento social de las familias agropecuarias ligadas al sector o las que fueran expulsadas de actividades tradicionales para ciertas zonas.  En el marco de este programa, se formalizaron 290 asociaciones de productores.

Se sabe que la producción porcina en nuestro está representada en su mayoría por pequeños y medianos productores que, en general, carecen de niveles de eficiencia adecuados, ya sea por falta de adopción de tecnologías como por la poca inserción en el mercado.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *