15 de febrero de 2013 10:02 AM
Imprimir

Con amplio espectro de demandas el ruralismo se reúne en Pehuajó

El clima de protesta se elevó en las últimas horas con un abanico de reclamos que alcanza desde el inmobiliario rural bonaerense hasta el congelamiento de precios para bajar la inflación. El éxito de la convocatoria se medirá por la cantidad de productores que ratifiquen tanto descontento, más allá de los discursos.
La Mesa de Enlace de las entidades agropecuarias realizará este viernes su primera asamblea que casi nadie duda derivará en medidas de fuerza contra el gobierno nacional.

Todos los temas que pudieran convocar a la asamblea en la semana fueron utilizados para elevar el nivel de descontento entre los empresarios del campo. 

Desde las visitas de personal de la Afip pidiendo saber cuánta soja hay hasta el congelamiento de precios al consumidor cuyo fracaso parece más un deseo que un augurio.

Eduardo Buzzi (FAA), Luis Etchevehere (SRA), Rubén Ferrero (CRA) y Carlos Garetto (Coninagro), capitostes de la Comisión de Enlace del ruralismo, serán los responsables de la convocatoria generalizada que tiene una cargada agenda de demandas insatisfechas como el precio del trigo, la caída en la exportación de carne, el precio de la leche cruda y la inflación que eleva costos de producción.

En la provincia de Buenos Aires los ruralistas tampoco se olvidan del impuesto inmobiliario al que consideran “confiscatorio” luego de la reforma fiscal producida el año pasado, el revalúo decretado por el gobernador Scioli en un marco agravado por la sequía primero y por las inundaciones después.

“El campo es víctima de la soberbia de este gobierno” indicó el diputado del agro Juan Casañas (UCR, Tucumán) quien comprometió su asistencia este viernes en la Sociedad Rural de Pehuajó, lo mismo que el titular de Carbap, Horacio Salaverri, y posiblemente el secretario de los peones rurales Gerónimo Venegas.

Casañas señaló que los empresarios del agro son “conejillos de Indias” de los funcionarios Guillermo Moreno y Axel Kicillof, viceministro de Economía, quienes “lo único que lograron es fracasar” provocando reducción en la producción de carne, trigo y “sobre todo, menos productores”.

Para el legislador radical las medidas adoptadas por el gobierno son “meras declamaciones” con las que no se puede obtener buenos resultados. Casañas aseguró que “la inflación nos está comiendo, los costos de producción se disparan, las pymes están asfixiadas y no se genera trabajo de calidad”. 

En coincidencia con la Sociedad Rural Argentina, que en la semana afirmó que el acuerdo de precios solo traerá “desabastecimiento” y “escasez” Casañas pronosticó el fracaso de la política de precios “como si alguna vez esta receta hubiera funcionado”. 

Luego desafió  “a Moreno, a Kicillof y a Cristina que vengan conmigo al supermercado todas las semanas y vean lo que ven las amas de casa, que cada vez su plata vale menos, mientras el productor cada día tiene menos rentabilidad y toda la diferencia queda en el medio, en las industrias y los supermercados”.

Lo cierto es que el número de productores que consigan reunir los ruralistas es crucial para capturar la atención de la que otrora lograron con la 125. Desde su experiencia política Casañas exhortó a la unidad para el éxito de la convocatoria.

“Si bien es difícil que logremos cambios de parte de este Gobierno, todos debemos estar unidos y encolumnados detrás de las entidades para recordarle al Gobierno que puede comprar a muchos empresarios de la UIA, a los supermercados, a los frigoríficos y a muchos sectores, pero el campo nunca se va a dejar sobornar ni atropellar”, sentenció el diputado radical.

En la semana el ruralismo tiró cifras que pueden marcar el éxito o el fracaso de la convocatoria: 22.000 agricultores “intimados” por la Afip, 20.000 productores de trigo que “desaparecieron” (o dejaron de sembrar el cereal para volcarse a otro cultivo) y miles de tambos que cierran cada año por falta de rentabilidad.

Esos números son demasiado significativos como para que en la asamblea de Pehuajó la convocatoria no alcance un número similar de productores que muestren su descontento. En pocas palabras tantas decenas de miles de damnificados deben hacerse oír de lo contrario pasarán a ser solamente un especulación
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *