15 de febrero de 2013 12:51 PM
Imprimir

El campo habla . . .

CompartiremailFacebookTwitter… que, a pesar del nuevo fin de semana larguísimo de carnaval, que sólo dejó tres días hábiles, el sector agropecuario siguió dando que hablar. Por un lado, porque aunque hubo tormentas de variada intensidad, en general las lluvias resultaron mínimas en la mayoría de las zonas, lo que mantiene tanto los niveles de sequía […]

… que, a pesar del nuevo fin de semana larguísimo de carnaval, que sólo dejó tres días hábiles, el sector agropecuario siguió dando que hablar. Por un lado, porque aunque hubo tormentas de variada intensidad, en general las lluvias resultaron mínimas en la mayoría de las zonas, lo que mantiene tanto los niveles de sequía (y de pérdidas de producción granaria) como el creciente malhumor entre los hombres de campo, con el que hoy llegan a la asamblea de Pehuajó (una de las zonas más golpeadas por los excesos de agua de agosto-septiembre pasado), y que será aprovechado por la Comisión de Enlace para un nuevo encuentro en el que, tal vez, logren definir acciones conjuntas inmediatas, no tan fáciles si se tienen en cuenta los niveles de disenso en algunas de ellas. Pero también, a pesar de los feriados, se realizó la tradicional Fiesta del Trigo en Leones, donde algunos de los dirigentes de las cuatro grandes entidades aprovecharon para precalentar los motores con miras al encuentro de hoy. Allí hubo de todo, desde quejas solapadas por la invitación a dar charlas a reconocidos críticos del “modelo” cuando, según algunos funcionarios, el propio Gobierno nacional había puesto fondos para la organización de la Fiesta, hasta la coincidencia de la visita de inspectores de la AFIP que dirige Ricardo Echegaray a productores y dirigentes, como el titular de Coninagro, Carlos Garetto, reconocido productor triguero y exintendente de Leones, por el radicalismo.

 

 

… que, por supuesto, los dichos del presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Rubén Ferrero, respecto de la desaparición de 20.000 productores trigueros en estos últimos años y al hecho casi inverosímil de que, mientras en Uruguay y hasta en Brasil crece el área de este cereal, en la Argentina se haya caído a la superficie y producción más bajas en un siglo, estuvieron entre los que hicieron más “ruido” en las filas rurales. El malestar también se da porque, simultáneamente, los países vecinos, en general, tienen índices crecientes de producción. Además de los ya mencionados, también Paraguay está aumentando en varios rubros (como por ejemplo la carne, entre otros) y se prevé que su cosecha de soja, por caso, superará holgadamente los 8 millones de toneladas. La importancia es que, habitualmente, esta oferta paraguaya es estratégica para la poderosa industria aceitera local de gran capacidad de molienda, y mucho más, en un ciclo donde se prevé que la producción argentina nuevamente no va alcanzar ni los 50 millones de toneladas. El tema no parece merecer mayor consideración para el Ministerio de Agricultura donde su titular, Norberto Yauhar, seguiría “concentrado” en los problemas de su patria chica: Chubut, a los que les presta especial dedicación, más allá de la pesca (su fuerte). Obviamente, para esto parece contar con el respaldo presidencial. De hecho, mientras en el resto del país cierran frigoríficos, la exportaciones de carne vacuna se encuentran entre las más bajas en décadas y la ganadería bovina no termina de reaccionar (al menos, no a la velocidad que haría falta), esta semana la presidente Cristina de Kirchner, vía teleconferencia, inauguró un establecimiento en la provincia patagónica, frente a un Yahuar visiblemente orgulloso por las conquistas logradas para su provincia.

 

 

… que, mientras siguen los ecos por los renovados “controles de precios” y sorprende el “llamativo” silencio al respecto de las organizaciones empresariales como la UIA o COPAL (que agrupa, justamente, a las empresas alimentarias especialmente afectadas por la medida del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno), se espera una nueva asamblea de tamberos el próximo 20, que intentará lograr alguna recuperación en los precios de la materia prima que permita revertir la nueva declinación productiva que se espera para este ciclo. Simultáneamente, se espera también que se consolide otra vez el mercado de hacienda, estancado prácticamente desde principios de 2011, por lo que los valores fueron siendo erosionados por la inflación desde entonces. Pero la novedad en el sector comercial (aunque sea sólo el agrícola) viene de la mano de la puesta en marcha, el próximo 1 de marzo, de la nueva “pizarra” de precios granarios en la Bolsa de Rosario. El asunto, que ya genera conmoción en las filas de los operadores, es de larguísima data e intentará -una vez más- neutralizar irregularidades en este mercado que tuvo su mayor crisis en la década del 90, cuando se intervino finalmente la Cámara de Buenos Aires, por el nivel de alteraciones que marcaban los precios. En general, Rosario apareció siempre más “ordenada”, aunque también fue arrastrada en varias oportunidades por la tendencia del mercado de Buenos Aires. Ahora, tras 15 años, y a pesar del disenso interno, parece que se volverá a intentar una mejora para que los valores se “acerquen” más a la realidad del mercado, especialmente porque la importancia de los Precios Pizarra, como se los conoce, es que son tomados como referencia para otras muchas operaciones.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *