16 de febrero de 2013 11:42 AM
Imprimir

Prevén valores sostenidos para la ganadería local en los próximos meses

Después de dos años de muy buenos precios ganaderos (2010 y 2011) los valores comenzaron a descender, primero en moneda constante y luego en moneda corriente con el avance de 2012. No obstante, en lo que va de 2013 comenzó una recuperación de las cotizaciones, que muchos productores se preguntan si será permanente o transitoria.

“La caída del precio del novillo en el segundo semestre de 2012 fue causada principalmente por una sobreoferta generada por los feedlots, que liquidaron existencias porque el negocio dejó de ser rentable por la suba del costo del alimento y por la desfavorable relación de compraventa”, afirma sin dudar el consultor Víctor Tonelli. “Los corrales se habían llenado en julio y se empezaron a vaciar en primavera, proveyendo oferta abundante de novillo liviano hasta mediados de diciembre”, agrega.

El especialista añade que “ahora muchos están vacios y eso provocó la recuperación de precios que se observó en las últimas semanas, que llevó al ternero a 12 pesos por kilo; al novillito, a $ 11, y al novillo pesado, a $ 10”. De cara al futuro, según Tonelli, quedan por delante tres meses de suboferta y perspectivas de precios sostenidos. Es más: el analista no descarta que los precios suban un nuevo escalón en las próximas semanas, para acercarse a $ 13 por kilo de ternero; $ 12 para el novillito, y $ 11 para el novillo.

La perspectiva luego de mayo es más difusa y dependerá de la evolución de la relación de compraventa y de los criterios con que se manejen las exportaciones de carne. Para 2013, Tonelli vislumbra una relación flaco/gordo más cercana a los registros históricos por valorización del novillo gordo, mayor oferta de terneros (en cantidad y peso individual a partir de una primavera excepcional en producción de pasto) y por una menor retención de hembras que en años anteriores. De concretarse ese escenario, los feedlots podrían recuperar actividad, con un mercado de ganados y carnes más equilibrado que en 2012.

Cesó la retención

“La fuerte retención de hembras que se observó en 2010, 2011 y en principios de 2012 se desdibujó y hoy enfrentamos una situación de equilibrio, sin variaciones importantes en el stock nacional”, define Tonelli, quien apoya su apreciación en el porcentaje de hembras en la faena, que se ubica en el 40/41 por ciento, bien por encima del observado en 2011 (37,6%) y cercano a los valores de equilibrio. En los años de fuerte liquidación (2007, 2008 y 2009) ese indicador superó el 47%.

Según sus cálculos, el stock actual se ubicaría en 54-55 millones de cabezas, muy lejos de los 60 millones previos a la liquidación de 2009 y con pocas posibilidades de crecimiento. Las únicas fuentes de aumento serían las terneras y las vaquillonas retenidas en los campos en 2010 y en 2011, que hoy se comportarían como madres y contribuirían a que no siga envejeciendo el rodeo nacional. “Con este stock, los precios del novillo seguirían en buenos niveles en los próximos años, pero corriendo detrás de los costos”, pronostica el consultor.

“A largo plazo, el Gobierno está obligado a aumentar las exportaciones para hacerse de divisas, incluidas las de carne vacuna. Del 7% que conforman actualmente sobre el total de la faena, puede dejarlas deslizar hasta el 11/12 por ciento, buscando alejar el precio de la carne vacuna del de la carne de pollo, hoy demasiado parejos”, proyecta.

En síntesis: en 2013 y en los próximos años, los ganaderos deberían seguir aumentando la productividad de sus establecimientos para ganar dinero con la actividad. “No hay que olvidar que la ecuación de rentabilidad de la actividad incluye dos componentes: precio y cantidad producida, que deben alcanzar niveles adecuados”, recuerda el técnico.

En el escenario previsto por Tonelli para 2013 es de esperar una situación más equilibrada para los invernadores, por una mejor relación de compraventa y por un resultado más ajustado que el visto hasta ahora para los criadores que, no obstante, no han sufrido tanto el impacto de los aumentos de costos de combustibles, energía o alquileres que afectó significativamente a los agricultores.

Extranjeros, afuera

Por otro lado, a más de un año de la sanción de la ley de tierras, está virtualmente vedada la inversión extranjera en campos de nuestro país. “La ley 26.737, impulsada por el Poder Ejecutivo Nacional como «Régimen de Protección del Dominio Nacional sobre la Propiedad, Posesión o Tenencia de Tierras Rurales», que se aprobó el 22 de diciembre de 2011, saca de la cancha a los que quieran traer capitales del exterior para ser invertidos en el país, porque aún no se han armado las comisiones interinstitucionales que evaluarían y autorizarían cada adquisición”, explica un operador del mercado de campos.

Además, en varias provincias no se dispone de un catastro definitivo y tampoco se conoce la cantidad de dueños de una misma nacionalidad en cada una, un aspecto que la ley vigila. “Ya se perdió un año de inversiones y amenaza continuar así en 2013”, lamenta el agente.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *