16 de febrero de 2013 12:02 PM
Imprimir

Carne de caballo, el escandalo que sacude a Europa

CompartiremailFacebookTwitterUna compañía agroalimentaria francesa está envuelta en un escándalo por fraude, al vender platos precocinados que contenían carne de caballo, pese a haber sido presentados como productos con carne vacuna en al menos 13 países europeos. Se trata de la compañía Spanghero, que negó hoy ser responsable del fraude, y que en los últimos días […]

Una compañía agroalimentaria francesa está envuelta en un escándalo por fraude, al vender platos precocinados que contenían carne de caballo, pese a haber sido presentados como productos con carne vacuna en al menos 13 países europeos.

Se trata de la compañía Spanghero, que negó hoy ser responsable del fraude, y que en los últimos días fue eje del escándalo, tras conocerse que fabricaron más de 4,5 millones de platos usando 750 toneladas de carne de caballo, informó la AFP.

Ayer, incluso, se detectó en Gran Bretaña un medicamento potencialmente dañino para el hombre en varios paquetes del alimento.

La Unión Europea aprobó hoy el plan para combatir este fraude. “Los estados miembros aprobaron el plan de la Comisión Europea (CE) para detectar el fraude en la comercialización de comida”, anunció la CE en un texto, en el que se especificó que dicho plan se pondrá en marcha “inmediatamente”.

Spanghero, en tanto, negó las acusaciones del Gobierno francés que la presentó como principal responsable del fraude. “No sé quién” es el causante de ese escándalo, “pero no somos nosotros”, dijo el patrón de la empresa, Barthelemy Aguerre, en unas declaraciones radiofónicas.

Una brigada de veterinarios inició este viernes los controles en esa empresa situada en Castelnaudary (suroeste de Francia), cuyos 300 operarios están en paro técnico desde el jueves debido a la decisión del Gobierno de retirarle sus autorizaciones sanitarias.

El ministro francés de Consumo, Benoît Hamon, había afirmado el jueves que Spanghero incurrió en “engaño económico” y prometió “sanear la cadena” de la confección de platos cocinados. Esta sociedad “sabía que revendía carne equina como carne de vacuno que le había llegado con la etiqueta aduanera correspondiente”, afirmó Hamon.

El escándalo, que comenzó en enero en el Reino Unido, donde la carne equina es culturalmente considerada tabú, se internacionalizó la semana pasada con el descubrimiento en Inglaterra de lasañas de la marca sueca Findus fabricadas por la empresa francesa Comigel con carne supuestamente rumana que transitó por Holanda y Chipre antes de llegar a la proveedora Spanghero.

Veintinueve productos a base de carne vacuna entre una muestra de 2.501 analizados por la industria alimentaria en el Reino Unido contenían más de un 1% de carne de caballo, anunció este viernes la Agencia de Seguridad Alimentaria (FSA) británica.
Entre tanto, otros países europeos anunciaron este viernes que habían detectado o que había sospechas de que pudiera haber carne de caballo en productos comercializados en sus territorios. Es el caso de Noruega, Austria, Dinamarca y Alemania.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *