17 de marzo de 2010 15:18 PM
Imprimir

Llega el Senasa para combatir la polilla de la vid

Mañana llegarán técnicos del Servicio Nacional de Sanidad Alimentaria (Senasa) para delinear medidas contra la propagación de la Lobesia botrana, más conocida como polilla de la vid, que fue detectada en Cruz de Piedra, Maipú. El desembarco de los profesionales se producirá tras haberse publicado ayer en el Boletín Oficial la emergencia fitosanitaria en la provincia.

El presidente del Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria de Mendoza (Iscamén), Leandro Montané, informó que con la declaración se aguardará que lleguen 12 millones de pesos, prometidos a través del Senasa, para hacer frente a la enfermedad.

Tras una reunión de la comisión científica realizada el jueves último, la Provincia declaró la emergencia por 180 días, prorrogable por 180 días más; ayer la decisión fue publicada en el Boletín Oficial.
La plaga produce una disminución en la calidad de las uvas de mesa pero no afecta la vinificación, se ha dicho en el ámbito oficial. Sin embargo, tiempo atrás se señaló que en las uvas de vinificar suele dejar residuos fúngicos que provocan aromas y sabores indeseables y problemas técnicos en la clarificación.

En setiembre de 2008, quien era secretario de Programación Alimentaria y Gestión de la Calidad de Mendoza, Pablo Gómez Riera, se refirió a la pequeña mariposa o polilla de la vid o del racimo, que afecta directamente a la uva: se introduce a los granos, los come y no deja muchas veces efectos externos aparentes.

Días atrás el Senasa informó sobre la existencia de la plaga y declaró la emergencia nacional. Ahora la Provincia declaró la emergencia fitosanitaria.

“Se trata de evitar la propagación y dispersión en la zona del oasis Norte y Este y evitar el ingreso a la zona Centro y Sur, es decir Valle de Uco, San Rafael y General Alvear”, dijo Montané. Hasta el momento, la enfermedad está circunscripta al distrito maipucino, de acuerdo con los datos de los tramperos instalados para controlar la dispersión.

“El ingreso de la polilla a Mendoza se habría dado desde Chile a través de máquinas de cosecha”, señaló Montané. Hace dos años el Servicio Agrícola y Sanitario chileno (SAG) informó acerca de la existencia del insecto en el país vecino. “Es una especie que no está presente en toda América por lo tanto reviste condiciones de plaga cuarentenaria de control obligatorio”, se expresó en la oportunidad.

Las entidades vitivinícolas están alertas por la presencia de la plaga. El sector cooperativo nucleado en Acovi informó que su cuerpo técnico se encuentra trabajando en la instrucción y asesoramiento a sus pequeños y medianos productores.
“Si bien en ninguna de nuestras fincas se ha hecho presente la polilla del racimo, no podemos dejar de estar alertas, pues no se sabe cómo puede evolucionar su población en nuestro agroecosistema”. El viernes se realizó una reunión en la bodega Beltrán, de Fecovita, en la que un grupo de especialistas, encabezado por Daniel Bassi, de la Asesoría Técnica y Profesional de Acovi, informaron a los productores.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *