17 de febrero de 2013 22:51 PM
Imprimir

Chile y un momento crítico para sus uvas de mesa

Con la fuerte competencia de Perú, que ha bajado los costos de manera significativa, el modelo trasandino tambalea. La mano de obra, la energía y el bajo valor del dólar, golpea al sector. Habla una reconocida experta en frutas.

En la IV Región empiezan a cosechar uva de mesa en la última quincena de noviembre, y primera de diciembre, según la zona específicamente. Para la semana 52 del año, en las fiestas, hay mucha salida, llegando a las 18.000 toneladas semanales, pero no es el récord. Para la semana 3 del año, se superan esas cifras, llegando a 20.000 toneladas. Luego sigue saliendo a razón de 11 a 15.000 toneladas semanales hasta marzo, y finaliza en mayo con valores cercanos a 1.000 toneladas por semana. Todos estos datos los brindó Isabel Quiroz, especialista trasandina que se dedica a esta actividad.

Respecto a la superficie con vides para mesa en la IV Región, se destacan Blanca sin semilla 36% (la principal), Flame Seedless, 25%; Red Globe 22%; Crimson Seedless: 9%; y Negra sin semilla 8%. Así las califican siendo la Superior Seedless, para nosotros muy conocida, la principal de las primeras y la Black Seedless la mayoritaria de las últimas.

Para la tercera semana de enero, los precios de las cajas de Red Globe en la temporada anterior estuvieron por los U$S20, para la categoría L. Siendo China el mejor mercado, en marzo, con $30 la caja. Y en las blancas sin semilla, en la tercera de enero, llegaron a U$S 15 la caja y enviando unas 7.500 toneladas.

Si llegamos a Chile, desde San Juan por la Ruta 150, pasando por el paso fronterizo, hay que seguir los pasos de la Ruta CH 41, llamado camino internacional Gabriela Mistral, poetisa chile Premio Nobel de Literatura, tiene un carril por sentido, con 232 kilómetros totales desde el Paso de Agua Negra, que está a 4.780 msnm. Se llega a La Serena. Une esta ciudad y Coquimbo, con Vicuña, Paihuano, el Valle de Elqui y finalmente Las Flores, departamento Iglesia, San Juan. Pasando por Agua Negra, a 4.780 msnm.

En las primeras poblaciones del lado chileno, en Chapilca, Varillar, el acceso a Paihuano, Rivadavia, el multiproductivo y hermoso Peralillo, y también Gualliguaica hasta el Embalse Puclaro y El Molle, hay un importante sector donde ya existen numerosos parronales en producción y otros en construcción, siempre con alta tecnología y en grandes pendientes. Todo equipado con riego por goteo, más el agregado de tela antigranizo y con cortinas atajavientos, esto elevando los costos en gran medida.

Pero el tema es que siguen produciendo, a pesar de los costos, ante el gran inconveniente de la falta de mano de obra están trayendo cuadrillas numerosas de operarios de Perú en mayor medida, de Bolivia luego y del Norte de Chile. El tema es el agua y su faltante, y la escasez también de mano de obra, para una actividad de gran demanda de gente, para llegar a la calidad que piden los mercados.

En el recorrido, a pleno sol encontramos Fundo El Horno, Fundo El Infierno, Fundo Las Piedras, Fundo La Quebrada, y El Cerro, que son algunos de los más representativos de este sector de la fruta chilena. Y que en plena temporada se ve surcada por tractores con carros cargados con acoplados que llevan cajas desde los lugares más encumbrados hasta el empaque, para prepararlas y llevar a frío.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *