18 de febrero de 2013 15:34 PM
Imprimir

Baja de precios corta racha positiva de los corderos

CHILE : En el comienzo de la temporada de faena se aprecia una disminución de 30% en la cotización internacional para la carne ovina

En las primeras cinco semanas de 2013, los precios en Europa para el cordero muestran una tendencia a la baja. Pese a que es lo usual a comienzos de año, pero luego se revierte en marzo, la diferencia es que no se ha recuperado la capacidad de compra de los clientes del Viejo Mundo y, por tanto, la expectativa no es la mejor. A eso se suma que la proyección en la evolución de precios de exportación de los últimos tres meses, a diferencia de los dos años anteriores, en vez de ir al alza va a la baja hasta enero.

La causa sería el sobrestock en el mercado, que causó una dramática disminución promedio de 30% en el precio internacional para la carne ovina, y en más de 50% en la categoría de menor peso de canal -menos de 12 kg-, según señala un informe preparado por el Consorcio Ovino.

Si bien la tendencia mundial a la reducción de stocks no ha variado, la productividad del año 2012 fue mayor gracias a una primavera de muy buenas condiciones en Asia y África, y aumentos de producción en Oceanía. Esto se sumó a la crisis económica en Europa y EE.UU. que contrajo la importación de carne ovina.

Todos esos factores han provocado que, iniciada la faena 2013 en Magallanes, los precios ofertados por los frigoríficos ronden entre 1,7 y 2,7 US$/ kg canal, dependiendo del peso de la canal, alerten sobre la magnitud de la crisis y su efecto en el sector.

En promedio, el precio ofertado en la temporada anterior -2011-2012-, desde noviembre a mayo, fue de cinco dólares, sin mayor categorización de precios. Este año hay una categorización (7 a 9 kg de canal fría a 1,75 US$/kg., 9 a 11 kg a US$ 1,85, 11 a 13 kg US$ 2,05, 13 a 15 kg US$ 2,35, 15 a 16 kg US$ 2,45, 16 a 18 kg US$ 2,65, 18 a 22 kg US$ 2,75). La distribución es muy similar entre los frigoríficos más grandes de la región, pero algunos no están comprando animales de menos de 12 kg. La baja, por tanto, es de 46% para animales de sobre 16 kg canal y de más 66% para animales de menos de 12 kg, tomando los extremos.

Estos niveles de precio más la tasa de cambio complicarán fuertemente tanto a productores, porque verán drásticamente reducidos sus ingresos, como a la industria, ya que deberá asumir los riesgos de los stocks generados y su colocación en mercados en un escenario incierto, con un consumo europeo que hasta el 2012 se había pronosticado a lo menos estable, señala el informe del Consorcio Ovino.

Frente a este panorama, el gerente general de Consorcio Ovino S.A., Juan Carol García, plantea que lo que se requiere es salir de la dependencia de Europa, diversificar mercados y cambiar el modelo de relacionamiento productor-industria, para compartir riesgos, en una tarea que puede llevar años.

“Asia es una posibilidad con los nuevos acuerdos comerciales que se han hecho, pero hay que hacer un trabajo tratando de encontrar los nichos de mejores precios, ya que en general los precios promedio pagados en estos mercados son más bajos”, declara.

Por otra parte, y a mediano plazo, propone abordar el mercado interno, con la formalización el negocio y acciones para potenciar el consumo.

En la industria plantean también que hay distorsiones en el mercado que hay que abordar.

El presidente ejecutivo del Grupo Marín, José Marín, no disimula su molestia frente a lo que considera un gran error de parte del ex intendente regional del gobierno anterior, quien autorizó la entrega del beneficio de bonificación de 20% del valor de los bienes producidos o de los servicios prestados, a través de la Ley Navarino, a un frigorífico fiscal en Porvenir, que después se vendió y ahora pertenece a la firma brasileña Mafil (Frigorífico Patagonia).

“El beneficio no se justifica, y alguien tendrá que hacerse responsable de haber entregado algo que no correspondía”, subraya Marín.

Nuevas oportunidades

No obstante, no hay que olvidar que toda crisis genera oportunidades. En el caso de los ovinos, una de ellas es olvidarse en el mediano plazo de producir corderos livianos, de menos de 12 kg de canal. “Estas señales se vienen dando hace tiempo. Australia y Nueva Zelandia los dejaron hace 20 años”, comenta García.

Estas son las propuestas del Consorcio Ovino:

Nuevas empresas. El bajo precio abrió la puerta al desarrollo de nuevos comercializadores -productores, grupos de éstos u otras empresas-, que busquen sus propios canales de comercialización. Esto es lo que permite, desde la base, buscar la forma de generar un mayor valor agregado y llegar directo a los clientes.

modelo de negocios. La crisis empujará a algunos frigoríficos -ya lo están haciendo- a modificar su relación con los proveedores. Ya no bastaría con ofrecer un precio lista. Sería la hora de cambiar el sistema, como ya ocurrió en otros países y aparezcan, por ejemplo, sistemas de consignación, precio mínimo garantizado o reliquidación de venta una vez comercializado el producto transformado.

la Unión hace la fuerza. Crisis como la actual tienden a producir empatía con el sector y entre los iguales, e inclusive con otros eslabones de la cadena. Es difícil creer que si la posición del sector fuera de unidad y de trabajo integrado los problemas no afectarían. Pero podrían haberse generado mecanismos, instancias y proyectos que estarían ayudando. Esfuerzos como la denominación de origen del cordero magallánico, si bien no blindarían al sector, seguramente lo hubiesen alejado en parte del precio de commodity que tiene sumergido al sector en una situación de crisis. Posibles soluciones”El precio del ovino ha descendido en todos los mercados, tanto en Nueva Zelandia, Australia y Uruguay, pero en ninguno de estos mercados la baja ha sido tan drástica como en nuestra región. Esperamos que esta disminución de los márgenes del negocio ovino no frene las inversiones, ya que las decisiones de largo plazo no se deben tomar en base a una temporada, sino que considerando el comportamiento de por lo menos los últimos cinco años”, comenta la gerenta de Asogama, Claudia Ramírez.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *