18 de marzo de 2010 03:15 AM
Imprimir

El campo llamaría a un cese de comercialización si no se liberan las exportaciones de carne en 48 horas

El consenso para frenar la venta de hacienda en la dirigencia rural es casi unánime ya que la promesa de Guillermo Moreno sigue sin cumplirse. En el medio, los frigoríficos exportadores advierten que de no levantarse la medida habrá despidos y cierres masivos. Julián Domínguez, el gran ausente en la discusión, deberá dar explicaciones en el Congreso.

El consenso es prácticamente unánime en la dirigencia del sector agropecuario: si el Gobierno nacional continúa sin liberar las exportaciones de carnes, en 48 horas la Mesa de Enlace Agropecuaria llamará a un cese de comercialización en todo el país.

Este ultimátum dirigido principalmente al Secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, viene siendo manejado por los principales referentes del campo luego de conocerse que la promesa oficial de liberación de exportaciones sigue sin cumplirse.

Según dijeron altas fuentes del sector a La Política Online, esta vez la amenaza “va en serio”. El cese de comercialización es avalado hasta por el propio presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, que en las últimas semanas se mostró reacio a iniciar protestas.

“Este punto es nuestro límite. Si seguimos actuando de manera permisiva el Gobierno va a producir la quiebra de un gran cantidad de empresas, y por ende, la pérdida de miles de puestos de trabajo”, señaló un importante dirigente rural a La Política Online.

“Hay un gran consenso en toda la dirigencia de que alguna medida vamos a tener que tomar para intentar hacer razonar a los funcionarios que esta medida es muy perjudicial para el país en su conjunto”, agregó la fuente consultada por este medio.

Más trabas de Moreno

Por más que las exportaciones se liberen dentro de las próximas 48 horas, el conflicto de la carne seguirá latente ya que Moreno dispuso la creación de un pre-ROE que deberá ser aprobado por él mismo antes de que las empresas que deseen exportar recurran a la ONCCA  para que se los autorice a embarcar mercadería mediante el trámite del Registro de Operaciones de Exportación (ROE).

En este sentido, directivos del sector frigorífico exportador señalaron que lo único que generará esta medida es la desinversión masiva de las compañías de capitales extranjeros que operan en la Argentina.

Ejemplo de esto, es que ya se conoció la decisión de Swift de cerrar ocho de las nueve plantas que tiene en el país si siguen cerradas las exportaciones.

Domínguez, el gran ausente

Mientras tanto, Moreno sigue quitando protagonismo al que, al menos en teoría, debería ser el actor principal de esta película: el desdibujado ministro de Agricultura, Julián Domínguez, que a esta altura ya padece los mismos síntomas “morenistas” que sufrieron sus antecesores.

El funcionario, que regresó esta mañana de Ecuador donde estuvo trabajando en una misión comercial junto a Carlos Cheppi, se reunió con el presidente de la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados, José Fantini.

Si bien todavía no se conocen los contenidos de dicho encuentro, se estima que el Ministro analizó junto a Fantini la situación laboral de los miles de empleados de frigoríficos que el propio Gobierno puso en riesgo al cerrar las exportaciones.

En tanto que la Comisión de Agricultura de Diputados encabezada por el radical Ricardo Buryaile decidió citar para el miércoles que viene al Ministro para que dé explicaciones sobre el cierre de exportaciones.

Por otra parte, la dirigencia de Carbap emitió un duro comunicado en el admiten que “el cese de comercialización de carne es inminente”. La entidad disparó: “Moreno no entiende nada y sólo se ha dedicado a destruir al sector con el pretexto de cuidar la mesa de los argentinos, algo que no ha hecho, y ahora se ven las consecuencias”.

“Cada vez hay menos carne porque en lugar de propender a que se produzca más, promovió a que los ganaderos se alejen de la actividad. Pensó que con las compensaciones a los feedlot solucionaba el tema, y se olvidó de algo tan elemental como el ternero, ya que sin vacas no hay terneros”, apuntaron.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *