19 de febrero de 2013 00:58 AM
Imprimir

Utilizan el FET para atender urgencias de la CTJL

Juan Manuel Urtubey destinó $100 millones a la Cooperativa de Tabacaleros de su provincia (COPROTAB), mientras que en Jujuy la Cooperativa de Tabacaleros, espera por el FET para atender demandas de acopio, situación que los productores consideran no estar en condiciones de aceptar.

En la vecina provincia, el gobernador en persona entregó el decreto 493, instrumento que declara de interés provincial y habilita al Fondo Provincial de Inversiones al otorgamiento de un crédito por $100 millones, con devoluciones parciales de capital y un plazo de 300 días.

La Cooperativa de Tabacaleros de Jujuy muy por el contrario vive otra realidad. Las promesas de los flamantes dirigentes que daban fe de que el gobernador Eduardo Fellner, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación Norberto Yahuar y toda la cadena de gestión les habían levantado el pulgar para resolver la angustiante situación financiera de la Cooperativa, quedó en un mar de incertidumbre ya que no recibieron ninguna asistencia concreta, dejando a la actividad en la angustia de enfrentar otro balance negativo.

Salta posee un Fondo Provincial de Inversiones, organismo del cual Jujuy adolece. Este instituto crediticio otorgará los cien millones de pesos que la Cooperativa de Salta requiere.

La CTJL precisa una cantidad similar para enfrentar el acopio de manera eficaz, sin tener que recurrir a aprietes, amenazas sobre posibles restricciones a los derechos de los asociados, menos aún a bancas usureras externas al circuito crediticio formal.

El vicegobernador, que señaló que estaban agilizando los trámites para obtener prontas transferencias del FET, señalando que parte de esos recursos son necesarios para enfrentar la delicada situación financiera de la CTJL, anuncio que generó la reacción de un importante grupo de tabacaleros que consideran que el FET tiene otra naturaleza.

Instrumentar el uso del mismo para la compra de acopio, significaría que los productores donan el tabaco, ya que el dinero que recibirían es el que se les adeuda de la campaña 2012.

La actividad tabacalera en Jujuy representa un impacto en el mercado de $1.100 millones, con una participación en el PBI del 21 por ciento, lo que significa una economía vital para los jujeños. Esta importancia distributiva que la actividad representa debe ser abordada de manera más responsable para brindar previsibilidad a la economía regional.

Al parecer hay dos fuertes razones que paralizan las gestiones por el FET. Una considerada grave por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, desde donde señalan que los programas que Jujuy presenta insisten en excluir a los pequeños productores, por lo cual no están alineados en el Proyecto Nacional y Popular.

Otro punto responde sólo a intereses económicos de la cúpula del sector, ya que habría demasiada presión de acreedores, cuyos apremios deben ser asumidos con racionalidad, para mantener en pie a la CTJL, por lo cual mientras deciden y estudian las composiciones de las obligaciones, todo recurso posible debe esperar para tener el uso más adecuado a esta disputa.

De la nota expuesta se desprende la necesidad de que Jujuy se ocupe de crear un Fondo de Inversiones para atender las demandas del sector productivo.

La oportunidad que hoy se presenta en el mercado internacional con buenos precios y sostenida demanda de tabaco, ha sido aprovechada por el gobierno de Salta que posee herramientas apropiadas que no necesitan comprometer otros recursos que les pertenecen a los productores, como el FET.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *