18 de marzo de 2010 00:02 AM
Imprimir

Hungría considera "esencial" una PAC fuerte más allá de 2013, según su agregado agrícola

Hungría considera "esencial" mantener una Política Agraria Común (PAC) "muy fuerte" y defender su aplicación más allá de 2013, según ha afirmado el agregado agrícola de la Embajada húngara en España, Tamás Szentmáry

En una entrevista concedida a Efeagro, Szentmáry ha señalado que "la PAC debe mantenerse", ya que la agricultura es un sector estratégico para su país, y ha subrayado la coincidencia con España en reforzarla en el futuro, "porque garantiza la seguridad alimentaria, el empleo y la política veterinaria y fitosanitaria".Ha añadido que se trata de una posición que defenderá su Gobierno cuando asuma la presidencia de la Unión Europea (UE) en el primer semestre de 2011.Ha resaltado que la PAC "ha favorecido a la agricultura" de Hungría desde su ingreso en la UE en 2004, debido a las ayudas que ha recibido, aunque ha supuesto "un esfuerzo tanto para el Gobierno como para los productores para poder cumplir los requisitos" exigidos para la adhesión.En lo que se refiere a las exportaciones españolas de productos agroalimentarios a Hungría, éstas ascendieron a 107,8 millones de euros en 2008, el doble de las importaciones húngaras a España, y más de la mitad de ellas correspondieron a frutas y hortalizas, según los datos del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX).A este respecto, Szentmáry ha indicado que "el consumidor húngaro reconoce el producto español, sobre todo en frutas y hortalizas", mientras que el aceite de oliva peninsular tiene menos presencia en favor del italiano, que es el que en la actualidad domina este mercado.Dentro de la cooperación hispano-húngara, ha destacado la presencia desde 1993 de Bodegas Vega Sicilia en el sector vinícola, como productor de los vinos de Tokaj, y de la empresa segoviana de ganadería Monte Nevado, gracias a la que la raza local porcina Mangalica se salvó de la extinción en 1991.El agregado ha recordado que la balanza comercial agroalimentaria húngara tiene un superávit de 2.000 millones de euros en 2008, principalmente por la venta de cereales y carne, y tiene en Alemania su primer cliente, seguido de Rumanía e Italia, mientras que España, que ocupa el decimoctavo lugar, compra sobre todo maíz y porcino.Ha analizado que el sector agroalimentario húngaro ha experimentado una transformación en los últimos 20 años derivada de la transición de una economía centralizada a otra de mercado, que ha supuesto un descenso de su peso en el Producto Interior Bruto (PIB) del 13 por ciento en 1989 al 4 por ciento en 2008.Como ejemplo, ha explicado que en el caso de la ganadería, el número de cabezas de vacuno, que es "el peso pesado", ha disminuido en este periodo de 1,7 millones a 700.000 unidades, y en el caso del porcino, ha bajado de 9 millones hasta 3,7 millones de cabezas.Respecto a la situación del sector lácteo húngaro, ha recordado que su Gobierno se ha adherido desde el inicio al documento suscrito por 15 miembros de la UE en el Consejo de ministros de Agricultura del pasado 7 de septiembre, que reclamaba a la Comisión Europea una mayor regulación de este mercado.En este sentido, el agregado ha subrayado que los productores húngaros están en pérdidas desde hace 9 meses y ha añadido que por lo que se refiere al sector bovino "cualquier decisión que se tome con lentitud puede causar una tragedia y resolver la situación podría llevar 8 ó 10 años".Para paliar las pérdidas, ha explicado que "el pago de las ayudas de 2010 se adelantará al 16 de octubre", se destinarán al sector todas las subvenciones que puedan asignar libremente y solicitarán el incremento de la ayuda de mínimis hasta 15.000 euros.Por lo que se refiere a la industria agroalimentaria, el agregado agrícola ha explicado que la mayoría de la producción agrícola de su país se vende a granel, por lo que está pendiente un desarrollo de estos alimentos transformados para su comercialización.En este sentido, ha detallado que las pequeñas y medianas empresas suponen el 95 por ciento del sector industrial agroalimentario húngaro y que "se está notando la concentración" de compañías tras las importantes quiebras que se han dado en este periodo de crisis, especialmente en las cárnicas, en las que se han realizado "fusiones importantes".En el sector de la distribución, Szentmáry ha destacado que "los hipermercados tienen en 2009 una cuota de mercado del 24 por ciento", una tendencia creciente en perjuicio de los pequeños comercios, y que se ha producido una importante entrada de cadenas extranjeras, principalmente alemanas, pero también francesas y británicas.Respecto al perfil del consumidor, ha afirmado que "es sensible al precio", pero está muy preocupado por la higiene y la seguridad alimentaria, de modo que las familias rechazan los productos "si no hay trazabilidad y no saben su procedencia".A este respecto, y para mejorar el control de las condiciones higiénicas y sanitarias de los alimentos, Szentmáry ha puntualizado que Hungría fusionó de forma pionera todos sus organismos inspectores de toda la cadena alimentaria, desde el productor al consumidor, en una única agencia. .

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *