22 de febrero de 2013 11:22 AM
Imprimir

Impuesto al agro pone en crisis a gobierno uruguayo

Mujica enfrenta riesgo de divisiones

A punto de comenzar su anteúltimo año de gestión, el gobierno de Uruguay, encabezado por José Mujica, quedó sumido en una crisis política por confrontaciones entre sectores de la coalición de izquierdas Frente Amplio, que ostenta el poder.

Esta “crisis”, como fue definida por Mujica, se originó luego de un impuesto a la concentración de la propiedad de los campos agropecuarios creado por su iniciativa y rechazado por el sector que lidera el vicepresidente Danilo Astori. La carga fue declarada inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia el viernes último. Después del pronunciamiento del máximo órgano judicial, Astori reclamó públicamente que el Ministerio de Economía –al frente del cual está Fernando Lorenzo, un economista de su grupo político– no sea excluido de los temas de su materia.

Esas declaraciones, a las que se sumaron otras de dirigentes vinculados a Astori en tono crítico hacia jerarcas cercanos a Mujica por lanzar ideas de nuevos cambios tributarios sin consultar a autoridades de Economía, molestaron al presidente. Y ayer convocó sorpresivamente al consejo de ministros para una discusión interna. Varios medios de prensa informaron hoy que puertas adentro, durante la reunión Mujica invitó a que “se vayan” quienes quieran “romper” con la unidad en su gobierno. “No soy un mequetrefe”, dijo.

“Hay factores de desgaste hijos de la naturaleza de las tareas de gobernar, que no son un lecho de rosas”, reconoció el presidente luego del consejo de ministros que duró más de tres horas y en el que también participó Astori. El diario “El País” aseguró que la posibilidad de que Lorenzo deje su cargo fue evaluada por el Frente Líber Seregni, la agrupación que lidera Astori. En el consejo el ministro de Economía aseguró que está “agotado” por las controversias internas.

Mientras, el senador oficialista Carlos Baráibar, del Frente Líber Seregni, dijo que “son avatares de la gestión de gobierno, pero en el fondo no es más que una tormenta en un vaso de agua. No hay una dimensión de catástrofe .

Desde la oposición política, el senador del Partido Nacional Sergio Abreu evaluó que el gobierno “perdió el rumbo” y que hay “dos equipos económicos: uno que quiere gastar como capitalista y otro que quiere recaudar como socialista”.

Así, con el riesgo de una ruptura y con las elecciones nacionales de octubre del 2014 en el horizonte, el gobierno de Mujica se apresta a iniciar el próximo 1 de marzo el cuarto de cinco años de gestión.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *