23 de febrero de 2013 00:36 AM
Imprimir

La presión impositiva afecta a Santa Fe y ahoga su potencial productivo

CompartiremailFacebookTwitterLa provincia de Santa Fe es la más afectada por la presión impositiva a la producción primaria, siendo la segunda provincia después de Buenos Aires en producto bruto geográfico. Es por eso que necesitamos liberar al campo y a la producción toda de la mayor cantidad de gabelas posibles para darle oxigeno. Para esto debemos […]

La provincia de Santa Fe es la más afectada por la presión impositiva a la producción primaria, siendo la segunda provincia después de Buenos Aires en producto bruto geográfico. Es por eso que necesitamos liberar al campo y a la producción toda de la mayor cantidad de gabelas posibles para darle oxigeno. Para esto debemos tener representantes legislativos que defiendan los recursos de la provincia en el Congreso de la Nación.

Nuestra provincia debe hacer en primer lugar una reforma del Estado profunda, moderna y agresiva. Con un presupuesto anual de alrededor de US$ 6000 millones no podemos seguir postergando el desarrollo de Santa Fe, por no tomar la decisión de administrar mejor, dejar de despilfarrar y erradicar la corrupción enquistada en el gobierno provincial.

Se necesita una política de inversión pública en infraestructura, escuelas, sistema de salud (integrando el público, el privado y el sindical), hidrovía, autopistas, cloacas, electricidad, basura, etc.

Siendo nuestros puertos la puerta de salida de todo lo producido en el NOA, NEA y del 85% del grano físico del país, es impostergable la decisión política de invertir y de gestionar.

Las rutas santafecinas siguen siendo las mismas de los años setenta, pero la producción y exportaciones de productos agrícolas han aumentado exponencialmente. Urge la traza de autopistas reemplazando las rutas nacionales 7, 8, 33, 34, 11, 178 (ex prov. 13), provincial 1, 70 y AO12, en primer lugar. Siguiendo con las rutas provinciales 90, 93, 14, 10, 21, 18, 6 y la 188 junto con Buenos Aires.

La hidrovía y el sistema de puertos deberían ser mantenidos, ampliados y profundizados para permitir el tráfico de embarcaciones de mayor calado y evitar así tener que completar las cargas en mar abierto y continuada rio arriba para aprovechar el transporte fluvial. Obras por especialistas en hidráulica para hacer de los bajos sub meridionales campos productivos, son responsabilidad de la provincia, promoviendo inversiones en mejoras de calidad de agua, llevando a esa zona postergada, el debido desarrollo.

Las terminales de transferencia ferroviarias son también parte del proyecto estratégico de provincia que realizamos un grupo conformado por políticos, ex funcionarios, productores agropecuarios, médicos, abogados, economistas, etcétera.

Con casi US$ 60.000 millones en concepto de retenciones a las exportaciones agrícolas desde 2003 es vergonzoso que un país, con el potencial que tiene la Argentina, siga contra natura, dándole la espalda a la producción de alimentos, y esté peleando por el primer puesto en superproducción de vagancia, decadencia, droga y subdesarrollo.

Una provincia tan importante como Santa Fe, ha pasado de ser invencible a una sucursal mostrenca del gobierno nacional de turno, que sirve como moneda de cambio para los proyectos personales de políticos inescrupulosos. Esto es en parte responsabilidad del poder político, y en parte de una sociedad indiferente que dejo lo público en manos de otros.

La Argentina produce alimentos para 120 millones de personas, con tan sólo 40 millones habitantes, y podría producir alimento para más de 500 millones de personas, incurriendo en lo que se llama delito de abundancia.

Luego del despertar cívico del sector agropecuario, tenemos la responsabilidad moral de sumarnos y contribuir a darle de comer al mundo, empezando por terminar con el hambre la desnutrición y la indignidad y marginalidad de nuestros compatriotas postergados. La forma de contribuir es poniendo nuestros mejores hombres, nuestras mejores ideas, nuestro trabajo, nuestro tiempo y nuestro esfuerzo en pos de reconstruir la república y el federalismo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *