18 de marzo de 2010 06:56 AM
Imprimir

A excepción de la cuota Hilton nadie puede exportar carne

Moreno volvió a demostrar su poder de decisión. La situación del ministro de Agricultura, Julián Domínguez, aparece cada vez más comprometida.

El gobierno mantiene frenadas las exportaciones de carne, con excepción de las que integran la cuota Hilton, en un intento por atenuar la escalada de precios, con un bife de chorizo que ya se vende a 40 pesos el kilo en las carnicerías.
La Aduana envió ayer una comunicación a todas sus dependencias, en la que ordenó suspender el embarque de todos los contenedores de carne con destino a exportación, con excepción de los incluidos en la cuota Hilton.
La comunicación llegó a las 11.20, según el correo electrónico al que pudo acceder la agencia Noticias Argentinas.
En el comunicado se indica que "por orden de la superioridad se ordena suspender el embarque de todos los contenedores con carne que no sean cuota Hilton".
Además, se indica que "los contenedores que sean de Buenos Aires deberán tramitar por canal rojo obligatorio" y se advierte que "esta instrucción se debe cumplir para todos los contenedores sin excepción".
La instrucción se suma a las denuncias formuladas desde sectores exportadores y desde las entidades del agro, y se contrapone con la información oficial que asegura que las exportaciones cárnicas no están trabadas.
En realidad, lo que dijo ayer el jefe de Gabinete, Florencio Randazzo, fue que "la presidenta Cristina Fernández de Kirchner no ordenó el cierre de las exportaciones de carne, tal como se afirmó periodísticamente".
La maniobra es repetida y la aclaración pone una vez más en duda quien es el que ejerce el verdadero poder en el país, sobre todo teniendo en cuenta que los dos protagonistas principales de esta historia –Guillermo Moreno y Ricardo Echegaray– son hombres de máxima confianza de Néstor Kirchner.
Así, las trabas a las exportaciones de carnes continúan, mientras el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, intenta lograr que los frigoríficos bajen los precios de 13 cortes vacunos en el mercado interno.
Desde CARBAP anunciaron un cese de comercialización de los productores es "inminente".
En este sentido, aguardan una gestión conciliadora por parte del ministro de Agricultura y Ganadería de la Nación, Julián Domínguez, luego de su gira por Ecuador.
A pesar de los intentos por consultar a Moreno por parte de NA, en la antevíspera, no hubo respuestas desde su oficina.
Moreno pasó parte del día en negociaciones con industriales de la carne, ya que quiere llevar en el mercado interno el precio de algunos cortes a la mitad de los valores con que se comercializan en góndola.
Durante la mañana del martes, Moreno le dio seguridad al titular del Consorcio ABC (cárnico), Mario Ravettino, de que se iban a destrabar los embarques detenidos en ocho puestos fronterizos y en puertos, pero eso no ocurrió.
De palabra, sólo por llamados telefónicos en algún puerto fluvial, la Aduana recibió la orden de liberar algún cargamento, a medida que el secretario de Comercio Interior lograba la promesa de algún acuerdo.
Pero en realidad, son 12 mil toneladas las que aguardan que se levante la prohibición, y en ese volumen se encuentran los cortes de la cuota Hilton que son los logran el permiso para salir del país.
Los frigoríficos exportadores representan el 30 por ciento de la faena y no todos están conformes con firmar el nuevo acuerdo de precios que persigue el gobierno a través de Moreno.
Anoche, los integrantes de la Comisión de Enlace de entidades agropecuarias decidieron solicitar una audiencia a la presidenta Cristina Kirchner, a raíz de la crisis.
Eduardo Buzzi (FAA), Carlos Garetto (Coninagro), Mario Llambías (CRA) y Hugo Biolcati (Sociedad Rural Argentina) quieren dialogar con la presidenta, sobre la cuestión de las trabas a la carne, así como de otros temas pendientes para el agro.
Directivos de CARBAP aseguraron que "siguieron recibiendo mandatos" de sociedades rurales para concretar en forma inminente un cese de comercialización, medida que ya ocurrió durante 15 días en mayo de 2007, cuando productores bonaerenses y pampeanos dejaron de enviar hacienda a Liniers.
Ayer ingresaron en Liniers 8.000 cabezas, y la caída de ventas semanales se acentuó en el último enero cuando los envíos bajaron de 40 mil animales como mínimo a un promedio que ronda entre 25 y 30 mil.

"Hay gente que no podrá comer carne"
El director de la Federación Agraria Argentina (FAA) y especialista en carnes, Pedro Peretti, sostuvo ayer que, pese a que "se van a liberar totalmente las exportaciones" igualmente "hay gente que se va a quedar afuera del mercado, porque el ajuste se está produciendo vía precios".
"Va a haber menos carne y va a ser cara", aseguró Peretti, quien afirmó que no se puede abastecer con el ganado que tenemos el kilaje por habitante. Aún si se cierran las exportaciones totalmente, igual va a faltar carne", agregó.
Para el dirigente agrario, la confusión generada en relación a la prohibición de exportaciones cárnicas es parte de la "desprolijidad y desmanejo de una gestión que le saca todo tipo de seriedad a las medidas que tomó el gobierno".
En cuanto a la lista de precios que puedan ser sugeridos por el gobierno, el experto señaló que "no se va a cumplir, porque es para algunos puntos de la Capital Federal y el GBA, pero en el interior no se puede imponer".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *