26 de febrero de 2013 00:24 AM
Imprimir

Las cifras lecheras de la temporada 2012

CHILE : Marginal. Ese es el concepto que define el crecimiento de la producción de leche de las empresas que informan a la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) durante el año 2012 el que llegó al 0,7 por ciento (en relación a 2011).

Marginal. Ese es el concepto que define el crecimiento de la producción de leche de las empresas que informan a la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) durante el año 2012 el que llegó al 0,7 por ciento (en relación a 2011).

En total, durante los doce meses del ejercicio pasado las 13 empresas informantes procesaron un total de 2.119 millones de litros. Esto significó un aumento cercano a 16 millones de litros por sobre el volumen de 2011.

Se trata de una cifra que está por debajo de las estimaciones del sector que a mediados de año vislumbraba un crecimiento cercano al 5%.

A nivel regional, los datos de Odepa muestran que en 2012 tres regiones exhiben cifras de recepción inferiores a las de igual periodo de 2011: la Región de Los Lagos (-1,6%), la Metropolitana (-4,6%) y La Araucanía (-0,4%).

Por el contrario, el mayor crecimiento porcentual lo mostró la Región del Bío Bío, que creció en 6,5%. Mientras, la Región de Los Ríos, la segunda más importante en recepción de leche en Chile, subió en su entrega en cerca de 28 millones de litros (4,5%) en dicho periodo.

Las causas están principalmente en factores climáticos, según señala el informe elaborado por Víctor Esnaola, Raúl Amunátegui, Aída Guerrero y Raúl Opitz.

De hecho, a pesar de las fuertes lluvias registradas en la zona lechera en diciembre, el crecimiento de la producción fue marginal (0,7%) lo que da cuenta de que a inicio del último mes del año el déficit de lluvias era significativo y por ello hubo un rezago en la recuperación de los pastos. Y esto luego se vio también perjudicada por las altas temperaturas, que afectan el crecimiento de las ballicas.

“Todo esto incorpora cierta incertidumbre sobre la evolución de la producción en los próximos meses”, señala el informe, que agrega que el 2,2% de retroceso que registró en diciembre la Región de Los Lagos, la zona de más alta significación, sería producto de la falta de lluvias efectivas (sobre 20 mm) que permiten el buen desarrollo de las pasturas, aspecto que, si bien no se apreciaba visualmente, tuvo real importancia en el volumen y la calidad del forraje disponible para las vacas.

precios

A nivel país, el precio medio pagado en el año 2012, expresado en pesos de enero de 2013, alcanzó a casi $195 por litro, valor que es 0,6% superior al de 2011.

En el resumen, 2012 empezó con precios bastante mejores que los del año anterior, pero en marzo y hasta mayo, a pesar de un alza estacional, quedaron levemente por debajo de los precios de iguales meses del año anterior.

El precio máximo se alcanzó en mayo, cuando llegó a casi $ 205 en moneda de enero de 2013. Sin embargo, también en el año 2011 el precio de mayo fue el más alto, de manera que en el balance los precios en los meses invernales fueron en promedio sólo 0,3% superiores a los del año anterior.

A partir de agosto los precios volvieron a ubicarse por debajo: mientras en septiembre de 2012 se produjo una baja brusca (sobre $ 6 por litro) en el precio medio, en 2011 la reducción del precio, aunque sostenida, fue paulatina.

Luego, en octubre y noviembre de 2012 el precio fue $2 inferior al de 2011. En diciembre de 2012, en cambio, el precio medio nacional subió $1,5 respecto del mes anterior, como efecto de una variación en la Región de Los Ríos. Y dado que esto no sucedió en 2011, el precio nacional en diciembre de 2012 volvió a quedar por encima de su equivalente en el año anterior.

En términos de dólares de Estados Unidos, el precio mensual promedio en el año 2012 varió entre 37 centavos para enero y 41 centavos por litro en los meses de invierno; y cayó a 39 centavos en noviembre, con fluctuaciones que se debieron principalmente a variaciones en la tasa de cambio.

El año terminó con 40 centavos, precio mejor que los 36 centavos de dólar de diciembre de 2011.

En tanto, el promedio anual de 2012, que se aproxima a 40 centavos, resultó 4% mejor que los 38 centavos que se registraron en promedio en 2011, coincidiendo con el valor más bajo del dólar.

En cuanto a las proyecciones, el estudio de Odepa muestra que para Chile, la fuerte demanda de lácteos en el mercado interno, provocada por mejores condiciones económicas en general, debería mantenerse en el presente año. “Y por ello las ventas seguirían altas. Esto, sumado a la presión de la competencia entre las industrias por ocupar mejor sus ampliaciones de capacidad instalada y al poco crecimiento por ahora de la oferta interna, estaría anulando la potencial baja estacional de los precios y, por contrario, en meses venideros debería haber un repunte estacional”, sentencia.

México, Colombia y Venezuela los mejores clientes

Las exportaciones lácteas en 2012 tuvieron un incremento de 8,9% en volumen en relación con 2011, alcanzando 363 millones de litros equivalentes (17,1% de la recepción de leche del periodo).

Los ingresos crecieron en 5,1% con respecto al año 2011, registrando ventas totales por USD 212,2 millones, de acuerdo con los datos de Aduanas.

El principal destino de las exportaciones lácteas chilenas durante 2012 continuó siendo México, con el 23,5% del total exportado. Colombia fue el segundo mercado de exportaciones con USD 35 millones y una expansión cercana a 160% respecto del año anterior. Luego aparece Venezuela, cuyas importaciones bajaron levemente (1%), superando los USD 27,6 millones.

Las importaciones se duplicaron desde 2010

Las importaciones de productos lácteos de 2012 alcanzaron un valor de USD 187,9 millones, lo que representó un aumento de 46% con respecto a las de igual período de 2011, que alcanzaron a USD 129 millones. Expresadas en litros equivalentes, las importaciones se aproximaron a 379 millones de litros, 60,6% por sobre el volumen importado en el año pasado y más que duplicándose en los últimos dos años (cuadro 24). Esto está determinado por un sostenido crecimiento de la demanda interna de lácteos y la débil respuesta productiva durante la temporada que recién culminó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *