20 de marzo de 2010 07:17 AM
Imprimir

TRANSFORMACION PRODUCTIVA: DE LA SIEMBRA CONVENCIONAL A LA AGRICULTURA DE PRECISION

Santiago Marini, en Mar del Plata, dividió el campo por aptitud y sumó riego: más rinde, con estabilidad

Santiago Marini pasó de producir papas en labranza convencional a la siembra directa por ambientes. Logró así frenar la erosión e incluir rotaciones más diversas. Y va por más, de la mano de la tecnología digital está ajustando el manejo por ambientes y apunta a la dosificación variable como nuevo desafío.

"El detonante del cambio fue la erosión de suelos y la inestabilidad del negocio", disparó Marini, productor agrícola marplatense, que abandonó el cultivo de papa y la ganadería extensiva para hacer siembra directa bajo riego, con diferenciación de sectores productivos dentro del propio establecimiento.

Junto a su padre Rolando manejan las 1.100 hectáreas familiares, distantes a 14 kilómetros de Mar del Plata. Se trata de un campo enmarcado en una zona con topografía muy variable, con grandes ondulaciones y pendientes que llegan a 7 u 8%. En el pasado, la combinación del relieve y las labranzas eran el cóctel perfecto para que la erosión sea de gran magnitud.

"El primer paso fue tomar la decisión del cambio de actividad, volcando la balanza a favor de la agricultura. Y hacerlo en directa, como freno a la erosión", explicó Marini.

El segundo paso fue la caracterización y diferenciación de macro ambientes, "no respetando los alambrados preexistentes", afirmó. Básicamente, logró diferenciar tres ambientes: loma, medialoma y bajos, y estableció en cada uno de ellos rotaciones con distinta diversidad e intensidad.

Finalmente, relocalizaron los equipos de riego remanentes del cultivo de papa y los ubicaron "en las lomas, que son los sectores de menor aptitud productiva y que expresan problemas de deficiencia hídrica, principalmente en verano", aclaró.

A varios años de esa primera división por macro ambientes, Marini sostiene que "fue una división grosera, pero que nos permitió multiplicar la productividad del campo".

En los bajos, con mayor disponibilidad de agua y menos erosión histórica, la secuencia incluye trigo/soja, maíz y soja de primera; y la estrategia apunta a maximizar rendimientos. En las lomas "no incluyo maíz y en su reemplazo ingresa el girasol, aunque hay un claro predominio del trigo/soja y la soja de primera". En tanto, en la media loma -principalmente en sectores más tendidos- "reemplazamos el trigo por cebada cervecera, ya que se comporta mejor frente a las heladas que son más marcadas en este sector". Sin embargo, la estrella sigue siendo el trigo, principal cultivo en la región.

Tanto en trigo como en cebada, seleccionan la genética de máximo potencial, "ajustando la fertilización nitrogenada a valores de 170 kg/ha de N, entre lo aportado por suelo y fertilizante", aclaró Marini. Generalmente, todo nitrógeno se aplica cuando la gramínea invernal tiene 4 hojas, y no se refertiliza más. Con manejos como el descripto tienen elevadas producciones, "sin tener problemas de proteína ni calibre en cebada", precisó.

Como variante, hace 5 años que realiza colza, aunque en la última campaña "no pude sembrar una hectárea, producto de la sequía", aclaró. La idea de incluir colza consiste en diversificar cultivos y "principalmente hacer un uso más eficiente de la maquinaria, ya que cada cultivo tiene su ventana de siembra, y también de cosecha", enfatizó. A ello se suma que la siembra de soja de segunda detrás de los tres cultivos invernales (trigo, cebada y colza) resulta más escalonada "sin tener que correr en la siembra y ubicando el período crítico de la soja en una ventana de tiempo más amplia", precisó.

El próximo desafío de Marini consiste en redefinir de manera más precisa los ambientes, y comenzar a realizar aplicación variable de insumos, "principalmente fertilizantes y densidad de siembra", afirmó entusiasmado. Para ello, ya está trabajando con un equipo de profesionales en interpretación de imágenes satelitales y mapas de rinde, "haciendo un diagnóstico más preciso en la delimitación de ambientes e incluso encontrando un nivel de detalle mayor".

Respecto al riego, "si bien llueven 900 milímetros por año, bastante bien distribuidos, nunca nos salvamos de picos de estrés en verano", destacó Marini. Ese fenómeno se acentúa en las lomas, ya que por su posición en el relieve son menos eficientes en la captura y retención de la humedad. Sin embargo, esta campaña "usamos bien poco el riego, ya que las lluvias acompañaron casi en sincronía con las necesidades a los cultivos de verano".

En consecuencia, la estrategia "es dosificar con el riego las cantidades de agua justas que cada cultivo va necesitando", puntualizó. Un manejo casi artesanal de la distribución del agua. Cosa que puede hacer ya que Marini concentra su trabajo en estas 1.100 hectáreas, "mientras que mi padre se ocupa de la gestión", concluyó. Es decir, a puro conocimiento, un trabajo en equipo.Ideas compartidas

Santiago Marini hizo un cambió trascendental en su vida productiva al pasar a la siembra directa. Pero más allá de la mejora tecnológica y productiva, "la llegada a esta nueva agricultura sin labranzas me acercó a Aapresid", rescató. Luego de ver la experiencia de productores de Necochea y estimulado por sus ganas de continuar en un camino de mejora continua, fogoneó la formación de un grupo de intercambio. "Así, desde mediados de 2007, conformamos formalmente la Regional Mar del Plata de Aapresid", destacó. En el grupo regional "compartimos experiencias productivas, discutimos estrategias y analizamos los esquemas agronómicos", aclaró. Actualmente, el foco "lo tenemos puesto en trigo, que más allá de las variantes sigue siendo el cultivo principal en la región", agregó. También se suma al listado de temas el manejo de enfermedades, la diferenciación de ambientes y las estrategias a medida de cada uno de ellos. Y las regionales son también "un ámbito para interactuar con nuestra comunidad, más allá de los temas netamente agronómicos", concluyó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *