22 de marzo de 2010 06:56 AM
Imprimir

Carne y trigo: cuestión de poder

El cierre de las exportaciones de las carnes argentinas se transformó en una importante demostración de poder del gobierno en una pulseada con los frigoríficos para que bajen los precios que pegaron un salto en Liniers desde enero, por la falta de oferta de hacienda.

Consumidores, empresarios, industriales, empleados de frigoríficos, productores ganaderos, funcionarios y en el arco más opuesto el ciudadano chileno que luego del terremoto se quedó con hambre de carne argentina porque las ventas a ese país no se concretaron fueron algunos de los protagonistas del nuevo conflicto.
Miguel Campos ex secretario de Agricultura de Néstor Kirchner ahora impulsado por multinacionales agropecuarias tiene el desafío de organizar la Conferencia Regional para América Latina del Foro Mundial Agrícola, un espacio que busca llegar al nivel de Davos con los máximos referentes del agro con intención de discutir estrategias para los próximos 40 años.
En una reunión con el periodismo especializado, el ex funcionario K se atrevió a lanzar la consigna de ‘abandonar la coyuntura’ para pensar a largo plazo en agro.
Campos renunció en febrero de 2007 resistido por el sector agropecuario que ya no encontraba respuestas en el Gobierno y tampoco por parte del Secretario de Agricultura Campos.
Finalmente esta semana, reconoció: ‘estegobierno no escucha a los técnicos’.
Por lo tanto, despegar de la coyuntura es una tarea ardua para diversos sectores como puso en el tapete la crisis de la carne.
Los analistas uruguayos se lanzaron a evaluar el caso argentino ya que se les abrieron posibilidades, mercados cárnicos europeos o asiáticos que nuestro país deja en el camino mientras que en tierras vecinas ya hay 500 mil hectáreas de productores locales que se mudaron a la otra orilla con la tecnlogía agrícola de punta.
Cuestión de poder, el trigo y el pan, la carne y la merluza (que se vende a 12 pesos el kilo en tres camioncitos oficiales por Buenos Aires) son los temas estratégicos del día a día nacional.
Patricia Bergero subdirectora de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario analizó que atacar los efectos sin resolver las causas ‘no sirve de nada’.
Tanto en el sur bonaerense donde es prácticamente un monocultivo como en la zona núcleo que integra la rotación con soja de segunda implantación el trigo debe ser decidido como cultivo 2010-2011, o no.
Sin embargo este cereal ‘no está mostrando precios que por lo menos den una buena señal para la próxima campaña’, coincidió Bergero.
El Mercado a Término de Buenos Aires (MATBA) mostró para la cosecha nueva precios que rondan 141 y 142 dólares por tonelada para la posición enero 2011 en Buenos Aires, un poco más altos que el año pasado cuando estaban en 139.
En la zona núcleo los números no cierran adecuadamente: el margen neto es negativo para los productores que deben afrontar arrendamiento y para aquellos que utilizan tecnología cara, de punta; en cambio en el sur bonaerense hay más chances si el clima acompaña.
Los productores están muy desalentados, reconoció la subdirectora rosarina porque ‘para esta época, solían haber precios de la futura campaña y ellos necesitan conocer valores disponibles a cosecha además de ver qué pasa en el recinto físico’.
En 2009-2010 se sembraron 3.2 millones de hectáreas y se cosecharon 7.4 millones de toneladas, en un muy bajo nivel.
Los pronósticos indican que para el 2010-2011 los indicadores se mantendrán estables donde hubo déficit de producción para las necesidades de consumo interno, es decir que es necesario el grano para molinería, pero todavía no se habla de ‘trigo bajo contrato’.
Por ahora.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *