11 de noviembre de 2009 12:59 PM
Imprimir

Uruguay  –  SUL marca buenas perspectivas del sector ovino

La nueva realidad del negocio ovino ha cambiado para bien. Estamos con buenos precios, siempre con ganas de ir a más, con buenos valores en carne y lana en general, que ayudan a la ecuación y con una multiplicidad de opciones para la producción".

El resumen del presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Gerardo García Pintos, es elocuente y muestra los avances alcanzados en el 2009 en materia de producción de carne y lana, así como la difusión de estrategias productivas y mejores resultados económicos. Así, fue ayer la exposición anual que el SUL realizó en Cerro Colorado, ante autoridades del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, gremiales y productores.

Un indicador de la positividad que mostró el SUL, es el mercado del Este (Australia) que, ante una salida de la crisis económica mundial, vuelve a los 800 centavos de dólar australiano por kilo de base limpia, tras una caída en 2008 a 450 centavos.

Un comparativo de los precios de exportación entre la carne ovina y bovina, muestra una nueva tendencia hacia la primera, que este año alcanzó los casi US$ 3000 por tonelada.

"Esto es una movida muy fuerte a nivel internacional, la carne ovina también está recuperando valores de 2008. El mes de octubre cerró a US$ 2.900 la tonelada en Uruguay y la vacuna a US$ 2.400. Aunque no quiere decir que está todo bien, marca un cambio en la tendencia hacia otro posicionamiento que no sólo es coyuntural, sino que pasa a ser estructural", explicó García Pintos.

"La lógica nos decía que cuando cualquier producto escasea y su demanda está sostenida, tiene que haber un click en que los precios sean más satisfactorios para la producción", agregó.

También el precio del cordero pesado subió y supera al del novillo gordo. Desde el 2000 se paga más por kilo de cordero pesado que por kilo de novillo gordo. La diversificación de los mercados para carne, más allá de Brasil y Europa, ha generado buena demanda y precios sumándose Arabia Saudita, la Federación Rusa y otros que son muy importadores (Jordania).

"Esto ocurre aún sin tener abierto Estados Unidos, ni México, ni Canadá", aclaró el SUL.

Las tendencias a largo plazo también generan buena expectativa. En los últimos 20 años la lana mantuvo cierta estabilidad en las exportaciones, pero la carne viene en una tendencia alcista casi constante.

Para García Pintos y el productor ovejero en general, estos números, marcan un avance perceptible año a año que, "en la medida en que las condiciones estén, no tengo duda de que esto se va a acelerar y los procesos que se dan por la vía del mercado, pueden también ser acelerados con aportes tecnológicos".

De acuerdo a los programas del SUL y las nuevas herramientas que ayer se mostraron en una recorrida de campo, el país tiene validada mucha tecnología para crecer.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *