24 de marzo de 2010 09:23 AM
Imprimir

Una dieta enriquecida con triptófano reduce la agresividad en cerdas

El triptófano es precursor para la tranquilidad del neurotransmisor de serotonina cerebral

De acuerdo con un estudio realizado por el Servicio de Investigación Agrícola, agregar como parte de su dieta habitual el aminoácido en cuestión a cerdas jóvenes, las hace menos agresivas y más fáciles de manejar. En un estudio realizado durante ocho meses por investigadores del Servicio de Investigación Agrícola (ARS, por sus siglas en inglés) y colaboradores, se suplementó la dieta de cerdas jóvenes con triptófano. Según los científicos, este suplementario redujo la agresión y la actividad del comportamiento agresivo en general. El triptófano, que sólo se adquiere a través de la dieta, es el precursor para la tranquilidad del neurotransmisor de serotonina cerebral.
Es muy importante en un hato porcino mantener la calma de los animales, ya que la conducta agresiva puede hacerles daño y aumentar los gastos de alimentación y médicos para los productores.
El estudio fue realizado por la estudiante de doctorado del ARS, Rosangela Poletto y por el científico de animales, Jeremy Marchant-Forde en la Unidad de Investigación del Comportamiento del Ganado del ARS en West Lafayette, Indiana. Los colaboradores que también formaron parte de la investigación incluyen al biólogo Heng-Wei Cheng del laboratorio del ARS en West Lafayette y los científicos Robert L. Meisel y Brian T. Richert de la Universidad de Purdue.
La dieta suplementada incrementó en un 180% las concentraciones de triptófano en la sangre de cerdas de tres meses de edad, y en un 85% en las cerdas de seis meses de edad, resultando en animales más tranquilos, principalmente en la edad más temprana. La persistente agresión en los cerdos puede causar un estrés crónico, dando lugar a la disminución de su bienestar, aumento de la susceptibilidad a enfermedades y reducción del crecimiento y la eficiencia.
Durante el estudio, se alimentó por una semana completa a cerdas de tres y seis meses de edad con una dieta 2,5 veces la cantidad normal de triptófano. La actividad del comportamiento y la agresividad fueron medidas antes y después de los siete días de la suplementación de la dieta.
Para probar la agresión, los investigadores pusieron un cerdo "intruso" en el recinto de un grupo de cerdas hasta que se iniciara una interacción agresiva o por un máximo de cinco minutos.
Las cerdas que recibieron la dieta alta en triptófano demostraron menos agresión (atacaron menos al intruso y las que atacaron fueron más lentas para hacerlo) en comparación con los animales que no recibieron el suplemento.
Los porcinos forman grupos sociales que, con el tiempo, se forman jerarquías de manera estable o con "órdenes de jerarquía." Sin embargo, cuando se introducen nuevos individuos, se utiliza la agresión para volver a establecer un nuevo orden jerárquico.
Si se producen repetidos cambios en la composición del grupo, puede surgir la agresión persistente, y en ocasiones provocar lesiones físicas y un estrés agudo. Una dieta rica en triptófano puede ayudar a los productores a evitar estos problemas, especialmente cuando los grupos de cerdas son mezclados.
La investigación fue publicada en la revista Applied Animal Behaviour Science

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *