25 de marzo de 2010 00:18 AM
Imprimir

Evalúan propiedades benéficas de diferentes tipos de leche contra el cáncer de colon

Investigadores argentinos trabajan en un estudio que consiste en la producción de leche bubalina con alta concentración de Omega-3 y Acido Linoleico Conjugado, a fin de evaluar sus efectos anticancerígenos sobre el desarrollo del cáncer de Colon.  En este caso se trata de la producción de leche bubalina

Investigadores de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) realizan desde hace más de 20 años estudios referentes a los efectos de diferentes dietas sobre el desarrollo del cáncer de intestino grueso en modelos biológicos experimentales.
Actualmente, trabajan en la producción de leche bubalina con alta concentración de algunos componentes, a fin de evaluar sus efectos anticancerígenos sobre el desarrollo del cáncer de Colon.

Estudio
La línea de estudio es encarada por un grupo de profesionales de la Cátedra de Patología General y Sistemática de la Facultad de Ciencias Veterinarias, para lo cual utilizan un modelo biológico estandarizado que consiste en inducir experimentalmente cáncer de intestino grueso en ratas.
En los últimos 10 años, los investigadores se enfocaron a estudiar los efectos de diferentes componentes de la dieta láctea sobre la carcinogénesis experimental del intestino grueso en ratas.
Para este fin se han desarrollado entre otras, investigaciones sobre efectos de la suplementación con leche en polvo descremada versus leche en polvo entera sobre el desarrollo del cáncer experimental del colon en ratas; efectos de dietas lácteas de origen bubalino y bovino sobre el desarrollo del cáncer de intestino; efectos de la suplementación con ácido butírico sobre el desarrollo del cáncer de colon en ratas.
Actualmente, están realizando un estudio que consiste en la producción de leche bubalina con alta concentración de Omega-3 y Acido Linoleico Conjugado, y la evaluación de sus efectos anticancerígenos sobre el desarrollo del cáncer de Colon.
Este proyecto se concreta a través de una alimentación estratégica suplementada en búfalos con aceite de girasol y aceite de pescado, para finalmente evaluar sus efectos anticancerígenos sobre el desarrollo del cáncer de colon.

Perspectivas
"La comprobación de esta hipótesis permitirá determinar el efecto benéfico de estos ácidos grasos y poder contar con un producto natural como la leche de búfalo que incorporado a la dieta permita disminuir la alta frecuencia del cáncer de colon en seres humanos" explicó la doctora María Montenegro, integrante del equipo de trabajo que además conforman el doctor Marcial Sánchez Negrette, el magíster Javier Lertora; el médico veterinario Alexis Burna, la doctora María Silvia Catuogno y la médica veterinaria Gabriela Ramírez.
El proyecto se está realizando en forma conjunta con otros grupos de investigación de la Facultad de Ciencias Veterinarias dirigidos por el doctor Exequiel Patiño y también con investigadores de la Universidad del Chaco Austral dirigidos por la doctora María A. Judis.
Sobre la inducción del cáncer en los animales, la doctora Montenegro explicó que la inducción experimental se desarrolla en un tiempo que va entre 4 a 6 meses, durante el cual se investigan diferentes componentes de la dieta, que pueden actuar como agentes inhibidores del desarrollo del cáncer del colon.
La investigadora comentó que estudios epidemiológicos en seres humanos y experimentales en animales de laboratorio han comprobado que las dietas ricas en grasas saturadas actúan como promotores del cáncer de Colon, mientras que los ácidos grasos poliinsaturados (Omega 3) y las fibras y vegetales verdes actúan como inhibidores de este tipo de cáncer.
Agregó que en los seres humanos, los tumores del intestino grueso constituyen una causa importante de morbilidad y mortalidad en gran parte del mundo. Factores dietéticos y del medio ambiente son considerados como responsables del 85-90% de todos los casos.
En tal sentido, las sociedades que consumen dietas con alto contenido de carnes rojas y grasas de origen animal, tienen mayor incidencia de cáncer de Colon. Esto explica por ejemplo el elevado porcentaje de esta afección en Argentina y Uruguay, históricamente grandes consumidores de carnes rojas.
Sin embargo, estudios experimentales realizados en animales de laboratorio han determinado que no todas las grasas son nocivas para el organismo, resultados que se condice con lo observado en poblaciones del Mediterráneo y en esquimales, poblaciones con muy bajo índice de cáncer de colon y cuya fuente principal de grasa es el aceite de oliva y el aceite de pescado, que contienen un alto tenor de Omega-3 en relación a omega-6.
Prosiguió la investigadora que la leche de vaca contiene numerosos componentes con potencial de inhibir el proceso de la carcinogénesis, como la esfingomielina, el ácido linoleico conjugado, la vitamina A, beta caroteno, la vitamina D, el calcio y el ácido butírico. La leche de búfala contiene el doble de grasa que la leche de vaca, mayor concentración de proteínas, vitamina A y calcio.
Comparativamente con la leche de vaca, los ácidos grasos presentes en la leche de búfala en mayor concentración son: caproico, caprílico, capricho, láurico, mirístico, palmítico, esteárico, palmitoleico y linoleico; y en menor concentración se encuentran los ácidos grasos butírico, miristoleico y oleico.
Por eso, reitero Montenegro la importancia del actual proyecto de investigar los componentes benéficos de la leche de búfala, y poder contar con un producto natural y mejorado con mayor concentración de Omega-3 y Ácido Linoleico Conjugado, que incorporado a la dieta disminuya la frecuencia del cáncer de colon en seres humanos

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *