10 de abril de 2013 00:52 AM
Imprimir

El durazno, sus propiedades

El color naranja de su pulpa se lo da el pigmento beta-caroteno, sustancia antioxidante que el organismo transforma en vitamina A conforme lo necesita

Nombre científico y familia:

El melocotón (Prunus Persica L. Batsch.) es el fruto del melocotonero, árbol que pertenece a la familia de las Rosáceas, la cual incluye más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles distribuidos por regiones templadas de todo el mundo.

El origen y las variedades más comunes:

El melocotonero es originario de China, país en el que sus frutos, los melocotones, son un símbolo de inmortalidad y constituyen un motivo habitual en la decoración de las famosas porcelanas del país. A través de las rutas comerciales, los melocotones llegan a Persia, y durante años se les consideró oriundos de este país. En el año 330 a.C. el melocotonero llegó a Grecia y durante la Edad Media su cultivo se extendió por toda Europa.

Hoy en día, el cultivo de melocotones está totalmente asentado por países de todo el mundo siendo los mayores países productores China, Estados Unidos, Argentina, Chile, Grecia, Francia y España. Las principales zonas productoras de nuestro país son: Murcia, Extremadura, Tarragona, Barcelona, Aragón, Lérida, Sevilla, Huelva y Valencia.

Las variedades de melocotón que más se consumen son:
Baby Gold, tiene la piel rojiza y amarillenta y su pulpa de color rojo amarillento es muy jugosa. Al madurar se ablanda rápido por lo que es un fruto muy perecedero.
May Crest, Quee Crest, aparecen en el mercado a finales de mayo o principios de junio, y se diferencian por su piel roja anaranjada con motas amarillas. Su pulpa, amarilla blanquecina es más consistente que la anterior y se desprende fácil del hueso. Proceden básicamente de Tarragona.
Merryl y Elegant lady, son las variedades que destacan por su calidad, productividad y consumo. Su carne es amarilla y su piel aterciopelada, de color rojo intenso. La pulpa es de color amarillo, tersa y muy dulce.
Royal Glory, tiene la piel de color rojo intenso. Su pulpa se desprende muy fácil del hueso y es jugosa, consistente y dulce.
Alexandra, María blanca, Mireille, Red wing, son más variedades que destacan por su vistosidad. Tienen un color rosa intenso, y son frutos dulces y jugosos.

La mejor temporada:

A partir de la primera quincena de mayo aparecen en el mercado los primeros melocotones procedentes de Sevilla, Huelva y Valencia. En julio lo hacen los que se cultivan en Murcia, Extremadura, Tarragona y Barcelona, y los melocotones que llegan en septiembre, vienen de Lérida y Aragón.

Valor nutricional:

Muchas personas creen que el melocotón, por su intenso sabor dulce, es una de las frutas más calóricas. Sin embargo, el contenido en hidratos de carbono es bajo, por lo que es una de las frutas que menos energía aporta. Destaca su riqueza de fibra, que mejora el tránsito intestinal, y entre su composición mineral sobresale el potasio, y en cantidades discretas, el magnesio y el yodo.
El abanico de vitaminas hidrosolubles que contiene el melocotón es amplio, aunque no destaca ninguna en particular. La cantidad de carotenos es mayor respecto a otras frutas, lo que le confiere parte de sus propiedades dietéticas. La provitamina A o beta caroteno se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita. Dicha vitamina es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico y tiene acción antioxidante.

Tabla de composición nutricional (por 100 g de porción comestible)

Energía (Kcal)
Agua (mL)
Hidratos de carbono (g)
Fibra (g)
Potasio (mg)
Magnesio (mg)
Yodo (mcg)
Provitamina A (mcg)
Vit. C (mg)
37,0
85,6
9,0
1,4
140,0
9,0
3,0
17,0
8,0

Ventajas e inconvenientes de su consumo:

El escaso contenido en azúcares del melocotón, hace que sea una fruta baja en calorías, por lo resulta ideal para cualquier persona, incluso para aquellas que siguen una dieta de control de peso o quienes tienen diabetes.
La fibra que contiene le confiere propiedades laxantes, y hace que comer melocotón mejore el estreñimiento. Además, la fibra tiene otras propiedades; contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia (niveles de azúcar en sangre) en las personas que tienen diabetes.

Asimismo, por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, tomar esta fruta veraniega resulta muy recomendable para quienes sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón. No obstante, su consumo deberá tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en este mineral.
El color amarillo-anaranjado de la pulpa del melocotón se debe a la abundancia de beta-caroteno (provitamina A), sustancia de acción antioxidante, que contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer. Así mismo, diversas sustancias, además del beta-caroteno, del melocotón se utilizan para tratar las afecciones de la piel.

Conservación e higiene:

Los melocotones deben presentarse en el mercado enteros, sin podredumbre o alteraciones que los hagan impropios para el consumo, limpios y exentos de partículas extrañas visibles.
El color denota si el melocotón está maduro o no; cuando la última mancha verde toma un tono amarillo es señal de que está listo para ser consumido. Su olor tiene que ser suave, aromático y afrutado.

Una vez comprados, los melocotones que no están totalmente maduros se han de mantener a temperatura ambiente hasta que maduren. Si se guardan en la nevera ya maduros, se deben conservar separados de otras frutas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *