25 de marzo de 2010 11:55 AM
Imprimir

Factor bajista: se espera un crecimiento del área de soja 2010/11 en EE.UU.

También subiría la superficie de maíz en desmedro de un derrumbe de la siembra de trigo. Esta vez el factor monetaria no está en condiciones de contrarrestar los fundamentos de mercado desfavorables.

El área sembrada con soja en EE.UU. en el ciclo 2010/11 sería de 31,97 M/ha, una cifra 2% superior a de la campaña 2009/10, indicó un informe del analista de JPMorgan Chase & Co Lewis Hagedorn.

El informe del analista de JPMorgan Chase además prevé en 2010/11 una suba de la superficie de maíz del 2,9% y una caída de la del trigo del 11%, según indicó un cable de la agencia Bloomberg.

En tanto, un informe de la revista estadounidense Farm Futures –realizado a partir de una encuesta a 1050 farmers– indicó que la intención de siembra de soja en EE.UU. sería de 32,13 M/ha y la de maíz de 35,32 M/ha, mientras que la de trigo se ubicaría en 21,28 M/ha.

La semana pasada la consultora Informa Economics Inc. había previsto un área de soja récord para EE.UU. para el ciclo 2010/11 de 31,82 M/ha.

En lo que va del presente año 2010 se está registrando una revalorización del dólar estadounidense con respecto al euro y esto contiene la posibilidad de subas en las cotizaciones de los commodities generadas por el ingreso de capitales especulativos a los mercados de futuros de materias primas.

De todas maneras, el alza del valor relativo del dólar no está sustentado en una mejora de la economía estadounidense, sino en una pérdida de confianza del euro como instrumento de reserva de valor ante la posibilidad de que las autoridades monetarias de la UE.-27 tengan que realizar una súper emisión de euros para tapar los baches presentes en las ultra-endeudadas economías de Grecia, Portugal, Irlanda y España (y las que en un futuro sigan apareciendo).

Por tal motivo, el hecho de que la inflación global en commodities –recordemos que los mismos cotizan en dólares– esté contenida, no implica que, al menos por el momento, estén dadas las condiciones para una caída abrupta de los valores internacionales de las materias primas por factores monetarios.

Basta mirar la evolución del valor del oro ajustado por la inflación estadounidense (Consumer Price Index) para darse cuenta de que, luego del auge del dólar ocasionado por la fiebre inversora de las "acciones tecnológicas" en 1999/00 (Nasdaq mediante), desde 2002 hasta el presente la moneda de EE.UU. y, por extensión, todas las demás monedas del mundo (pues ninguna tiene respaldo alguno de un bien físico) vienen depreciándose de manera progresiva.

La buena noticia, más allá del escenario general de inestabilidad financiera global, es que la demanda asiática de soja sigue muy firme y que los valores actuales de la soja se mantienen en niveles razonables al compararlos con la evolución del Baltic Dry Index, un índice que mide los precios de los fletes internacionales de materias primas (y de manera indirecta la evolución de la demanda mundial de commodities). 

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *