26 de marzo de 2010 02:16 AM
Imprimir

Frigorífico tomado por cierre de exportaciones

Los empleados dicen que el dueño abandonó el establecimiento por no tener fondos para pagar los sueldos. Es el primer caso tras la medida de Moreno.

El cierre de las exportaciones de carne derivó en la toma de un frigorífico de Ciudad Evita por parte de sus operarios en protesta por la falta de pago de salarios. Los empleados de Macellarius ocuparon la sede del establecimiento el lunes y permanecerán al menos hasta hoy, en función del resultado de una reunión prevista en una oficina del Ministerio de Trabajo. Se trata de la medida más extrema adoptada por los operarios de un sector que teme perder hasta 20 mil puestos de trabajo en caso de continuar la veda para las ventas al extranjero.

La falta de pago en Macellarius, que afecta a 72 operarios, se repite en otros frigoríficos como El Látigo y La Huella, ambos de Florencio Varela y del mismo propietario, y en una veintena de establecimientos, donde también se produjeron licenciamientos y algunos despidos. De hecho, como anticipó este diario, los directivos de Swift, uno de los principales frigoríficos exportadores, dieron a conocer su intención de cerrar cuatro de los cinco establecimientos que tienen en la Argentina si se prolonga el cese de las exportaciones.

Las dificultades para cobrar sus sueldos no son nuevas para el personal de Macellarius: ya en 2001 sufrieron complicaciones por el cierre de los mercados externos, ante la aparición de brotes de aftosa en la Argentina, y en 2006 se repitió el cuadro, en este caso por decisión del Gobierno, por otro freno a las exportaciones.

“El mes pasado los dueños pagaron en dos cuotas la quincena y aguantamos porque dijeron que en cualquier momento volvían a exportar. Pero la primera quincena de marzo no la pagaron así que decidimos tomar el frigorífico”, le contó a este diario Julio César Bomserio, delegado del Sindicato bonaerense del Personal de la Industria de la Carne (Sicgba). El sindicalista explicó que en febrero los trabajadores sólo cobraron la denominada garantía horaria, un monto estipulado en el convenio colectivo de la actividad que equivale a 140 horas mensuales, alrededor de 1.300 pesos.

El Gobierno, a instancias del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, ordenó cerrar las exportaciones de carne el 15 de marzo como mecanismo para impulsar una baja en el precio de los productos destinados al mercado interno. La idea de Moreno fue forzar una disminución en los valores a la espera de la llegada de más ganado a los mercados concentradores, procedente de los corrales para engorde.

En las últimas dos semanas, la federación nacional que agrupa a los trabajadores de la carne, encabezada por José Fantini, negoció con el Gobierno el otorgamiento de un subsidio de mil pesos por operario para complementar el pago de la garantía horaria.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *