26 de marzo de 2010 12:12 PM
Imprimir

Uruguay  –   Avicultores denuncian que se hundirán si ingresa pollo

Dejar entrar al pollo brasileño es "hundir al sector", asegura la Asociación Nacional de Avicultores, que se reunirá con el ministro Tabaré Aguerre el 5 de abril. La idea es plantearle los daños que ocasionará el ingreso de carne aviar del vecino país.

Los avicultores uruguayos están nerviosos con tan sólo escuchar que el país reúne el material necesario para armar el análisis de riesgo con el cometido de estudiar la posibilidad de abrirle las puertas a la carne aviar brasileña fresca.

"La importación sería un golpe letal. Aunque sea una pequeña cuota trastocaría el mercado interno", le aseguró a El País Jorge Esquerra, secretario de la Asociación de Avicultores del Uruguay.

Es que Uruguay mantiene cerradas las puertas para la carne aviar fresca procedente de Brasil, aduciendo que padece Newcasttle, enfermedad erradicada en la avicultura uruguaya, aunque el sector usa vacunación en parrilleros y reproductores. Sí está autorizado el ingreso de productos precocidos.
Anuncios Google

Por su parte, las autoridades brasileñas hacen cada vez más presión. Desde enero, decidieron centralizar en Brasilia la emisión de permisos de importación para productos de origen animal, cuando antes se daban a nivel de las superintendencias de frontera. Tras intensas negociaciones están liberando esos permisos cada 60 días y se estima que hay cerca de US$ 1: trancado en negocios, entre ganado en pie (vacas lecheras, ovinos y caballos), carne, lácteos y pescado fresco.

Pero más allá de los daños cuantificables, hay otros que no son medibles. La carne vacuna, como los cortes de alto valor que esperan para entrar en Brasil, debían ser enviados enfriados y ahora irán como congelado. Eso implica cambiar todos los papeles, más trámites y más costos para las empresas uruguayas.

Mientras tanto, los avicultores uruguayos defienden su mercado. "Hoy existe una enorme competencia dentro del mercado interno entre las empresas uruguayas y si entra pollo brasileño a un precio con el que no podemos competir nos destruirán. No habrá ninguna empresa que pueda asimilar ese golpe".

callados. Por su parte, Domingo Estévez, director de la empresa Calpryca recordó que la industria brasileña "produce en un día lo que el mismo sector en Uruguay produce en un año. Estamos en una desproporción tremenda, no tenemos la escala que tienen ellos".

La avicultura es responsable de 12.000 puestos de trabajo y genera empleo para muchos productores de pequeño porte en Canelones (faconeros), que están limitados por problemas de escala.

El rumor de que Uruguay podría abrirle las puertas al pollo fresco de Brasil le pega más fuerte a la avicultura, en un año donde el país -por primera vez- no será deficitario en granos; el 70% del costo del pollo es el maíz, la base de las raciones que usa el sector.

Para Estévez el hermetismo de las autoridades del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca confirma el rumor. "Hace cuatro meses que la Mesa Permanente de Avicultura no se reunía. Habíamos pedido una reunión y se nos dijo que no tenían tiempo para atendernos", se quejó. La Mesa Permanente de Avicultura no se reúne desde hace un año. Ahora los avicultores presentaron el pasado viernes una solicitud de entrevista al ministro Aguerre y el lunes les confirmaron la reunión del 5 de abril, con la presencia del jerarca de gobierno. "Eso nos da la pauta de que están confirmando todas las versiones extraoficiales de apertura, porque no han querido recibirnos y hablar con nosotros".

Por otro lado, el empresario recordó que abrirle las puertas al pollo brasileño es un mal precedente, porque Argentina también querrá entrar con carne aviar. "Argentina compra granos un 20% por debajo de nosotros y ese es mucho dinero en avicultura", recordó Estévez.

Más allá de los perjuicios que podría ocasionar el ingreso de pollo fresco brasileño, los avicultores locales buscan que el gobierno les renueve la exoneración de IVA.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *