26 de marzo de 2010 15:08 PM
Imprimir

Suplementación con aceite en la dieta, mejora el resultado de la preñez en cerdas

Se observó una mejora en la salud de las crías durante el pre-destete

La suplementación con aceites en la dieta puede mejorar la sensibilidad a la insulina en cerdas gestantes resultando en camadas más grandes y pesadas, según informaron investigadores británicos en el International Journal of Animal Biosciences.Como información de antecedentes en su artículo de investigación, los autores escribieron* que la deficiente tolerancia a la glucosa contribuye a la alta tasa de mortalidad observada durante la etapa de pre-destete en cerdos.
Así fue que el Dr. A. M. Corsona del Imperial College de Londres, quiso saber si suplementando la dieta materna con diferentes aceites durante la primera o segunda mitad de la gestación tendría un efecto sobre la tolerancia a la glucosa en cerdas.
Corsona y sus colegas describieron su estrategia: "A las cerdas se les ofreció la dieta controlada en forma de gránulos (pellets) o la dieta controlada más energía extra derivado del 10% de algún pellet extra (con aceite de palma, aceite de oliva, aceite de girasol o aceite de pescado). Las dietas experimentales fueron ofrecidas durante la primera o la segunda mitad de la gestación."
En el día 108 de gestación, los investigadores realizaron una prueba de tolerancia a la glucosa, tras lo cual se tomaron muestras de sangre. El análisis de los datos mostró que el peso corporal y el espesor del tocino dorsal durante la gestación no fueron diferentes entre los grupos. Sin embargo, los expertos notaron que el tamaño de la camada y el peso se vieron afectados, en particular en las madres cerdas a las cuales se les ofreció la dieta suplementada con aceite de palma.
Las concentraciones basales de glucosa en la sangre tienden a ser más elevada en cerdas alimentadas con la dieta experimental durante la primera mitad de la gestación. Las concentraciones de insulina fueron similares, independientemente de si las cerdas fueron suplementadas durante la primera o segunda mitad de la gestación.
En cuanto a la prueba de tolerancia a la glucosa en el área bajo la curva de ajuste, fue mayor en las cerdas alimentadas al principio con el pienso suplementado, a comparación con las cerdas alimentadas con la dieta experimental más adelante en la preñez, a pesar de no se demostraron diferencias en el aclaramiento de la glucosa. Al parecer, la dieta materna influyó en la relación entre las características de la curva de glucosa después de una prueba de tolerancia a la glucosa y el resultado.
En conclusión, los investigadores afirman que el grado de sensibilidad a la insulina puede ser alterado por tanto el período durante el cual se suplementa nutricionalmente a la madre y el perfil de los ácidos grasos en la dieta."

* Animal, Volume 2, Issue 07, July 2008, pp 1045-1054.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *