26 de marzo de 2010 20:25 PM
Imprimir

La fase de producción del conejo absorbe el 60% de los costes generados a lo largo de la cadena

La fase de producción del conejo absorbe en torno al 60 por ciento de los costes generados a lo largo de la cadena, etapa en la que la alimentación de las madres y gazapos alcanza entre el 49 y el 54 por ciento de los gastos.

Así se desprende del estudio del Observatorio de Precios de los Alimentos que el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) publica en su web, y que señala que el alto precio de las materias primas en 2008 fue el factor que más repercutió en el elevado coste de la alimentación de la producción de conejos.Sin embargo, indica que existen otros factores de tipo estructural que influyen, como el grado de modernización de las granjas, la estructura de suministro de los piensos y las materias primas.Subraya que los precios del conejo en origen, que se sitúan entre 1,74 y 1,78 euros por kilo vivo, apenas han permitido cubrir los costes de producción, lo que ha generado pérdidas en las granjas con peores estructuras.Por su parte, la fase de transformación supone, según el estudio, entre el 12 y el 15 por ciento de los costes totales de la cadena.En concreto, la actividad específica del matadero (sacrificio y faenado de las canales y comercialización de las mismas) supone entre el 66 y 69 por ciento de los gastos de la etapa de transformaciónSeñala, además, que la aplicación de la normativa sanitaria, ambiental, de bienestar animal, control de calidad y trazabilidad ha incidido en el crecimiento de los costes de transformación.Asimismo, recalca que los bajos niveles de precios registrados en 2008 a lo largo de la cadena, no han permitido la obtención de beneficios importantes en ninguna de las fases, ya que en la producción y la transformación se han generado pérdidas y en la distribución el beneficio puede oscilar entre el 3 y el 5 por ciento.Destaca que la mayoría de las explotaciones de conejo tienen una capacidad productiva muy baja, lo que provoca costes de producción altos y que la industria transformadora, que se encarga del transporte, del sacrificio y del faenado de las canales, tiene también importantes deficiencias estructurales como atomización, baja dimensión media o obsolescencia de instalaciones.En relación a la distribución minorista, afirma que la baja rotación del producto repercute en los costes de las tiendas y que el bajo consumo de la carne de conejo lo hace poco atractivo para el detallista.Concluye que la mejora de la situación que atraviesa el sector de carne de conejo requiere de medidas dirigidas, por una parte, a reducir los costes de alimentación de los animales, modernizar las estructuras y adecuar la capacidad productiva del sector y, por otra, a lograr que se aumente el consumo.España cuenta con un censo nacional de 6.068.222 conejos, que se concentran principalmente en Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana, Aragón, Castilla y León y Castilla-La Mancha.El estudio recoge el número de explotaciones cunícolas ha disminuido un 13 por ciento en España, entre junio de 2007 y 2009.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *