28 de marzo de 2010 07:37 AM
Imprimir

La carne a "precio oficial" escasea en las góndolas pese a las promesas

Los 12 cortes que se venden a valores regulados son difíciles de encontrar

Levantaba las bandejas, revolvía, descartaba. No había. Se llama Mariela y es vecina del barrio Constitución. Ayer intentó comprar algo de carne al precio acordado entre el Gobierno y los frigoríficos, pero fracasó. El kilo de asado más barato en el Coto de Lima y Garay estaba $ 17,90, casi el doble de los $ 10,50 consignados por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno esta semana. En Jumbo y Carrefour la gente también se quejaba porque no encontraba los cortes baratos.

Con las exportaciones suspendidas por Moreno y un atraso de casi nueve meses en el reparto de la Cuota Hilton, los frigoríficos nucleados en el Consorcio ABC aceptaron la semana pasada las condiciones impuestas por Moreno. El Secretario de Comercio estableció una lista de precios máximos para 12 cortes populares. Mario Ravettino, titular del Consorcio ABC aseguró que este fin de semana estarían los precios oficiales en los supermercados. Sin embargo, en una recorrida realizada por Clarín se advirtió que los cortes baratos no están o son muy pocos.

"No importa a la hora que vayas al super, casi nunca encontrás y cuando hay es muy poco, tenés que revolver mucho", contó Susana Acosta mientras comparaba los precios de las bandejas de tapa de asado en el Jumbo de Escalada y Cruz. En este hipermercado, el sector en el que deberían estar los cortes populares, ayer a las tres de la tarde, estaba vacío. "Lo que pasa es que van reponiendo cada tanto. Es una cuestión de suerte", sumó Esther Sánchez, otra vecina que hacía la compra semanal. "Hay que buscar precio y estirarla, no queda otra", remató.

Desde la Asociación Supermercados Unidos (ASU), Juan Vazco Martínez explicó: "Se vende lo que se recibe y por la diferencia de precio es muy difícil que no se quiebre el stock. La verdad es que existe una demanda altísima y todavía no hay suficiente volumen de stock, pero para la semana que viene ya estará resuelto".

En el área de carnes del Carrefour de Avenida La Plata una pareja debatía frente a la heladera con una bandeja de rosbeef en la mano. Ella decía de cambiarla, él estaba indeciso. Al final terminó por dejar el corte etiqueta negra que llevaba y agarrar un kilo de rosbeef común a $ 10,05. El que dejó costaba $ 18 el kilo. Pero no todos deciden por el precio.

"Nunca compro la del Gobierno. No se puede comer esa carne, es durísima", se quejó Susana Mega mientras revolvía las bandejas en busca de un pedazo de lomo. "La verdad ni busco acá porque son todas mentiras lo del Gobierno, cuando vas a la góndola pasa otra cosa", sentenció y volvió a concentrarse en la búsqueda de su trozo de lomo que no baja de $ 33,90 el kilo.

Aunque en Carrefour quedaban algunos ejemplares de asado baratos, los carteles que indicaban "Excedente de exportación. cortes de novillo pesado. Cantidad máxima tres bandejas por persona", estaban dados vuelta.

Comer carne a precios oficiales, parece, sigue siendo una cuestión de suerte.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *