12 de noviembre de 2009 08:25 AM
Imprimir

La seguridad alimentaria se arriesga sin política ganadera

Federación Agraria Argentina, a través de un documento prevé que en 2010 el stock de hacienda caerá hasta alcanzar un nivel similar al de 1998. En el escrito se solicita al Gobierno Nacional la implementación de 23 medidas urgentes.

En 2010 podría haber aumentos de precios en el kilo vivo de la hacienda y en los cortes bovinos destinados al público, "lo que colocará en serio riesgo la seguridad alimentaria de los argentinos".
Así lo indicó un documento elaborado por la Comisión de Ganadería de Federación Agraria.En los últimos dos años se registró un marcado descenso del stock estimado de ganado bovino. Pero para el 2010, según FAA, "habrá una caída entre 5,0 a 7,0 millones de cabezas de ganado; ese volumen retrae el stock a valores cercanos a los de 1998 y, en caso de darse la caída total estimada, el stock total sería el más bajo de los últimos 45 años"."La faena de hembras y especialmente de terneras compromete la recomposición, a corto plazo, del rodeo vacuno nacional", apuntó el documento de FAA, para luego agregar que "a este panorama hay que sumarles la muerte de cientos de miles de ganado en las regiones con sequía extrema"."Esta dura realidad es producto no sólo de la fuerte sequía, sino también de la ineficiente política de precios internos y de exportación, de la crisis de rentabilidad producto del aumento de costos de producción, combinados con precios promedios del kilo vivo de novillo a valores similares a los de los últimos años", añadió."La ganadería argentina no va a desaparecer: desaparecerán los pequeños y medianos ganaderos, generándose un proceso de concentración de la producción, quedando la ganadería argentina, en manos de grupos económicos, fondos fiduciarios o inversores extranjeros", proyectó FAA.Para intentar revertir la destrucción de riqueza generada en el sector ganadero, FAA solicitó al Gobierno nacional la implementación de 23 medidas, entre las cuales se incluyen la urgente reglamentación y aplicación de la Ley de Emergencia Agropecuaria; precio mínimo para el ternero de cría; implementación de líneas de créditos accesibles para la compra o retención de vientres, de terneros, implantación de pasturas y forrajes; y eliminación de los registros de exportación de cortes bovinos ("ROE rojo"), entre otras.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *