18 de marzo de 2010 20:26 PM
Imprimir

Trucha transgénica podría revolucionar la acuicultura

Un científico de la Universidad de Rhode Island logró producir una trucha arco iris transgénica con mayor desarrollo muscular. Estos peces, descriptos como ejemplares con abdominales marcados y musculosos, podrían llegar a revolucionar la industria acuícola comercial.

Terry Bradley, profesor de pesca y acuicultura, dijo que las investigaciones que venía realizando desde hace una década sobre la inhibición de la miostatina, una proteína que retrasa el desarrollo muscular, le permitieron obtener "resultados sorprendentes" en los últimos dos años.

Según informó la Universidad de Rhode Island (URI), el investigador logró obtener una trucha que desarrolló entre un 15% y un 20% más de masa muscular que los peces comunes.

"La variedad de ganado belga conocida como blue cattle tiene una mutación natural de la miostatina que provoca un aumento del 20% al 25% de la masa muscular, y en ratones con sobreexpresión de la miostatina se registró un aumento del doble de la masa muscular esquelética", explicó Bradley.

Bradley y su equipo inyectaron a 20.000 huevos de trucha arco iris tipos de ADN diseñados para inhibir la miostatina, un proceso que les insumió cerca de 500 horas. De los huevos que incubaron, 300 llevaban el gen que provocaba el desarrollo muscular. Al cabo de dos años, en la mayoría de los peces observaron el efecto "de abdominales marcados", aún cuando las truchas no tienen los músculos abdominales normales.

También aumentó la musculatura en general.
Ahora están llevando a cabo estudios para determinar si los peces también crecen más rápido.

Según el profesor, que también estudia el salmón, la platija y el atún, la cantidad de fibra muscular en los mamíferos es limitada después del nacimiento, pero en los peces aumenta durante el transcurso de la vida. Como la miostatina aumenta la cantidad de fibras musculares, no se sabía si inhibiéndola se provocaría un mayor crecimiento de los músculos en los peces.

"Los resultados son muy importantes para la acuicultura comercial y aportan información totalmente nueva sobre los mecanismos de crecimiento de los peces. Los resultados también permitirán hacer comparaciones entre los mecanismos de crecimiento de los músculos en mamíferos y peces, y podrían arrojar luz sobre las enfermedades humanas relacionadas con el deterioro muscular", dijo Bradley.

Se crían alrededor de 500.000 toneladas de trucha arco iris cada año en instalaciones acuícolas de Estados Unidos y Europa. En Estados Unidos, alrededor de 1.000 granjas producen truchas por un valor cercano a los USD 80 millones anuales.

Si los peces transgénicos de Bradley cumplen con las regulaciones vigentes, su descubrimiento podría significar un impulso para la industria, ya que permitiría a los productores criar peces más grandes sin aumentar la cantidad de alimento.

"Una de las ventajas de este enfoque es que los genes modificados introducidos en los peces utilizan el mismo mecanismo y provocan el mismo tipo de efectos que ocurren naturalmente en el ganado belga y en otros animales con músculos duplicados", agregó Bradley.

Aunque las truchas pueden parecerse a los "físico culturistas", Bradley resalta que muestran un comportamiento normal. Continuará estudiando los peces para observar si los genes nuevos afectan otros genes y para determinar si prácticas nuevas pueden servir de ayuda en el cultivo de trucha.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *