19 de marzo de 2010 07:31 AM
Imprimir

Moreno gana tiempo y pide más papeles

Las ventas al exterior siguen frenadas. Así sube la presión a los frigoríficos y productores para que aumenten la oferta y bajen los precios

Guillermo Moreno profundizó aún más las trabas burocráticas para impedir que se exporte carne. A partir de ahora, el secretario de Comercio les exigirá a los exportadores que soliciten un permiso previo al reglamentario Registro de Operaciones de Exportación (ROE) para sacar carne del país. Los nuevos preROE sólo serán autorizados por Moreno. También reflotó su exigencia de un detalle a las empresas de lo que producen por mes para en base a eso, dejarles o no exportar. Esta semana, el polémico funcionario autorizó sólo la salida de 31 contenedores de puro Hilton que partirán al exterior el fin de semana. Las cargas que combinan distintos tipos de cortes están varadas en la Aduana hasta nuevo aviso. Así gana tiempo para que bajen los precios en las carnicerías.

Los trámites le están permitiendo al secretario de Comercio ganar tiempo para imponer el listado de precios sugeridos que elaboró el mes pasado con la colaboración de la mesa de la carne. Moreno, que desde el viernes mantiene reuniones diarias con integrantes de la cadena cárnica y frigoríficos, busca deprimir artificialmente los precios en forma urgente. Según fuentes del sector, los excedentes de exportación contribuirán a derrumbarlos aunque se mantengan bajos apenas unos meses.

Ayer, los frigoríficos exportadores reconocieron que recibieron los formularios reglamentarios que la Secretaría de Comercio distribuyó para que las empresas gestionen los pre-ROE.

El apoyo del Gobierno a las medidas del secretario de Comercio es indiscutido. Ayer, y por segundo día consecutivo, Cristina Fernández de Kirchner concurrió a un acto oficial acompañada por Moreno. El secretario de Comercio no suele ser parte de la comitiva presidencial y es aún menos proclive a las apariciones públicas.

Durante la mañana de ayer circuló por las redacciones un correo electrónico apócrifo que contenía una supuesta orden de la Aduana de mantener cerradas las fronteras en el puerto bonaerense. Por la noche, esa circular que había sido enviada desde una cuenta de hotmail fue desmentida telefónicamente por asesores de la entidad oficial.

A diferencia del lunes, ayer los miembros del Gabinete no hicieron declaraciones. Pero los representantes del campo no dejaron pasar su oportunidad. El presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, se quejó porque el Gobierno no había liberado las exportaciones.

Por orden de Moreno, inspectores de la Aduana interceptaron los camiones que transportaban carne a Chile en el paso fronterizo de Cristo Redentor. El viernes ocurrió lo mismo con el barco-frigorífico Stella Maris. En el puerto bonaerense contaron que cuando el buque iba a zarpar rumbo a Europa, un grupo de inspectores morenistas subieron a bordo y lo detuvieron. Ese día también se frenó la salida de un avión cargado con carne sellada al vacío que debía llegar a Perú.

Según datos del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Agroalimentaria, entre 2008 y 2009 el país perdió el 10% de su hacienda ganadera calculada en 5 millones de cabezas.

Empresarios agropecuarios consultados por Crítica de la Argentina dijeron anoche que las exportaciones aún continuaban cerradas. Además, aprovecharon para culpar a los supermercados de la inflación cárnica. Según Ignacio Rivarola, propietario de un feedlot, los productores colocan los 28 cortes de una vaca a 11 pesos en los frigoríficos y estos venden la media res a 15 pesos en las carnicerías. Al término de la reunión que la Comisión de Enlace mantuvo anoche con representantes de las agrupaciones empresarias UIA y AEA, sus directivos le pidieron una audiencia a Cristina para sugerirle posibles soluciones en materia de precios.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *