12 de noviembre de 2009 09:25 AM
Imprimir

Córdoba: producción de leche caerá hasta el 40% por falta de lluvias

La sequía, que afecta a la mayoría de las provincias productoras, se acentuó en las últimas semanas en la zona lechera de San Justo, Córdoba, donde la producción de leche registra una caída de casi el 40% de acuerdo con evaluaciones oficiales.

«Los 150 tambos que aún hay en la zona en mayo del año pasado producían, en promedio, 2.200 litros por día; hoy están en 1.400 litros. Es más, 80 de ellos no superan los 1.200 litros diarios», precisó José Luis Rovasio, secretario de Alimentos de la provincia.

Los productores de la zona coinciden con ese diagnóstico. «Por la falta de forraje tuvimos que reducir la producción a la mitad», dijo Gabriel Baudino, tambero de Colonia 10 de Junio, localidad ubicada al norte de Morteros, a quien en los últimos dos meses se le murieron alrededor de 30 vacas.

El régimen de lluvias que hasta hace dos años era de 850 milímetros anuales se ha reducido a menos de la mitad. Entre agosto de 2008 y el mismo mes de 2009 cayeron 220 milímetros, insuficientes para que los productores pudieran sembrar los cultivos necesarios para mantener sus vacas en condiciones de producir. Debido a esta restricción, entre los meses de mayo y setiembre, la cuenca lechera de Morteros movilizó más de 350 camiones con maíz: más de 10 mil toneladas. «Esto encareció los costos, por lo que muchos productores se han visto obligados a reducir la producción», sostuvo Rovasio.

En el resto de las cuencas lecheras de la provincia (San Francisco, Villa María y Canals), el panorama no es tan crítico, aunque la falta de agua también condiciona el manejo productivo, según informó el diario La Voz del Interior.

Trigo

Según informes de las delegaciones zonales del Ministerio de Agricultura se perderían casi 50 mil hectáreas del poco trigo que se sembró en la provincia. Esto si se tiene en cuenta que esos informes consignan que un 30% de la superficie total implantada -unas 159 mil hectáreas- se encuentra en estado «malo» debido al déficit de agua.

Sólo un 30% se encontraría en estado bueno, con lo cual la próxima cosecha en Córdoba sería una de las peores de la historia.

Otra derivación de la sequía y los incendios es que, debido al estado nutricional deficitario de casi todo el rodeo, la Comisión Provincial de Sanidad Animal (Coprosa) resolvió prorrogar hasta mediados de diciembre el segundo turno de vacunación anual contra la aftosa.

La zona más crítica son los departamentos del noroeste, donde predominan los campos de cría y se han registrado mortandad de hacienda.

La situación de sequía se repite en La Pampa, donde la mortandad de animales asciende a un millón de cabezas de ganado y de persistir la seca, a fin de año llegarán al millón y medio, según datos del Gobierno provincial. Además, el Gobierno calcula que las pérdidas económicas para las arcas provinciales ya son multimillonarias.

«La situación es desesperante, vemos con muchísima tristeza cómo se van muriendo los animales en los campos por la falta de lluvias en tanto tiempo y, al igual que el Gobierno pampeano, manejamos una pérdida de un millón de cabezas de ganado vacuno», declaró el presidente de la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa, Miguel Torroba.

El dirigente señaló que «esos datos son los que maneja el SENASA que, en la última vacunación informó que de acuerdo al stock que tenía La Pampa, que era de 4 millones de vacunos, se pasó a menos 3 millones en el último año, lo que significa que hemos perdido un millón de cabezas en 2009».

Torroba estimó que «de no cambiar las condiciones climáticas y persistir esta seca, no dudamos en que a fin de año las pérdidas llegarán a un millón y medio de cabezas menos en la provincia».

Por su parte el ministro de la Producción de la provincia, Abelardo Ferrán, confirmó la mortandad de ganado vacuno y reveló que la situación dramática que vive el campo generará pérdidas multimillonarias a las arcas provinciales, que se estiman en unos $ 2.000 millones.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *