22 de marzo de 2010 18:17 PM
Imprimir

Debaten la utilidad del Instituto de la Carne ante el cierre de exportaciones

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) debería encargarse de difundir las bondades de la carne argentina en el mundo y abrir nuevos mercados. Se financia con el aporte de los productores, pero la política kirchnerista de limitar las exportaciones agitó en el sector el debate sobre su utilidad. El ejemplo del instituto uruguayo

El próximo 30 de marzo asumirán las nuevas autoridades del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA). Tal como adelantó La Política Online, los presidentes del organismo serán el directivo de Coninagro Gonzalo Álvarez Maldonado, y el titular del Consorcio de Exportadores ABC, Mario Ravettino.

Ambos dirigentes tomarán las riendas del organismo en el peor momento: el Gobierno nacional decidió cerrar nuevamente las exportaciones de carnes ante las incontrolables subas que viene registrando el producto en las góndolas de supermercados y carnicerías.

Así las cosas, en los últimos días comenzó a surgir un interesante debate en el sector agropecuario. ¿Cuál es la función de un organismo que se encarga de promocionar el consumo de carne argentina en el exterior si las exportaciones están cerradas?

Contrariamente al Instituto Nacional de la Carne de Uruguay, que viene realizando intensas tareas para lograr atraer nuevos mercados que nuestro país pierde, el IPCVA en la Argentina se ve envuelto en una gran falta de credibilidad por las medidas tomadas por el Gobierno.

Algunos de los actuales dirigentes del Instituto de la Carne admiten que si se mantienen cerradas las exportaciones de carnes por tiempo indefinido, la función principal para la cual fue creado el organismo quedará automáticamente anulada.

En este escenario, según dijeron a LPO las fuentes consultadas, un replanteo de las funciones y objetivos del IPCVA por parte de las nuevas autoridades será inevitable para lograr la supervivencia del Instituto encargado de promocionar la carne argentina en el mundo.

“Con este continuo cambio de reglas que impone el Gobierno, todo el negocio de la carne se ve distorsionado, y el IPCVA no será el único que se verá en la obligación de adaptarse. Lo mismo les ocurre a aquellos que obtienen la mayor parte de sus ganancias a través de las exportaciones”, dicen desde el ruralismo a este medio.

El Gobierno y los fondos del IPCVA

El Secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno siempre tuvo en la mira al IPCVA al considerarlo como el principal financista de las actividades gremiales de la Mesa de Enlace. Y fueron varias las oportunidades en la que el funcionario intentó quedarse con dichos fondos.

Durante 2008 y 2009 Moreno intentó intervenir el Instituto obligando a renunciar a algunos directores. Así buscaba impedir el quórum en el Directorio el quórum dentro del Directorio, y obligar a una intervención.

Pero los intentos del Gobierno nacional por atrapar los fondos del organismo fracasaron rotundamente. Sí pudieron capturar los ingresos provenientes de las cartas de porte, y la certificación de operaciones de la Bolsa de Cereales.

Pero eso no fue todo. Hace unos meses el IPCVA sufrió una nueva avanzada oficialista a través del gremio liderado por José Alberto Fantini, hombre muy cercano al líder de la CGT Hugo Moyano. Los sindicalistas pretendían ser incorporados al Consejo de Representantes del Instituto, a pesar de que la norma que regula al organismo lo impide.

Cómo se financia el IPCVA

El IPCVA fue creado en 2003 para promocionar la carne argentina y se financia con el aporte de $ 1,25 por cada vacuno comercializado por parte de los productores, y con $ 0,65 aportado desde la industria frigorífica por cada animal faenado.

Ese mecanismo de recaudación le permitió al Instituto disponer de 60 millones de pesos, una oficina en Buenos Aires muy bien valuada (fue comprada en 2007 por unos 3 millones de pesos), y algunas inversiones monetarias en el Banco Nación.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *