22 de marzo de 2010 10:30 AM
Imprimir

Uruguay  –  Los ganaderos retienen la recría de lanares

Los números indican que el cordero pesado es el mejor negocio ganadero.Dudas. La expectativa favorece la retención de ovinos.Dudas. La expectativa favorece la retención de ovinos.

A pesar de las buenas perspectivas que existen para el negocio del engorde de corderos, se han generado dudas sobre la dimensión que tendrá la operativa en Uruguay. Los números demuestran que se trata del negocio más rentable, el que produce mayor ingreso neto por hectárea, de la ganadería, superando a la invernada con vacunos. A pesar de que esos números se vienen repitiendo, la cantidad total de corderos engordados en los diversos operativos que se llevan adelante en el país no aumenta o lo hace de modo muy lento.

En cierto modo el productor ovejero tradicional, el enamorado del rubro ovino, se ha ido perdiendo. Era ese productor familiar de escala media, que fue desplazado por empresarios que se dedican a otros rubros, principalmente la forestación. De ese modo se genera una cierta pereza en los productores invernadores, que pese a los mejores números no toman con fuerza el engorde de lanares, sabiendo que hay aspectos más complicados en la invernada de esta especie, temas sanitarios que pueden afectar el sistema, para los que no hay una solución fácil, y falta de conocimiento en el manejo de las majadas. Es más fácil el manejo y la sanidad de los novillos o vacas; eso determina el aumento de costos y trabajo adicional que frena el entusiasmo que debería existir. Hay que tener en cuenta que el kilo de una oveja gorda vale más que el del novillo gordo, una relación que nunca antes se había dado en el país.

Corderos

Conseguir los corderos para invernar a un precio razonable es complicado; los productores los retuvieron, la primera lectura que hicieron los analistas y técnicos vinculados al tema fue que los corderos estaban siendo retenidos por los criadores y que ellos mismos serían los que los engordarían. Hay sí una retención de corderas, lo que está relacionado a la expectativa que tienen los productores con el rubro. Sin embargo el alto valor de los corderos, en la actualidad, sean flacos o gordos al destete, tienta a los empresarios para venderlos tal como están, aplicando un viejo axioma del sector de aprovechar el buen momento y hacer la plata.

Esta situación se percibe en el bajo nivel de inscripciones que está teniendo el operativo Cordero Pesado en Central Lanera Uruguaya. El retraso con respecto a años anteriores es interpretado en relación a dudas que tiene el productor; los que quieren hacer el engorde y tienen que comprar no consiguen animales, la oferta es reducida y los que los tienen aún no deciden si los venden o los engordan. De todos modos desde Central Lanera y otros operadores del mercado se espera que se complete una cantidad de corderos igual a la del año pasado.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *