22 de marzo de 2010 14:17 PM
Imprimir

Enteque seco en bovinos

En veterinaria se utiliza el término "enteque" para referirse a dos entidades patológicas del bovino. El primero, enteque parasitario o verminosis parasitaria, que se origina por la alta infectación de parásitos gastrointestinales. Y el segundo, enteque seco o calcinosis enzoótica, que es una intoxicación crónica producida por la ingestión de las hojas caídas al suelo del arbusto duraznillo blanco. En este material hablaremos de este segundo problema.

A modo de diferenciación, el enteque parasitario o verminosis parasitaria se origina por la alta infectación de parásitos gastrointestinales: Se caracteriza por intensa diarrea, anemia, deshidratación, acúmulo edematoso intermandibular, pelo hirsuto, secreción ocular, rápida pérdida de peso, caída y muerte. Afecta a vacunos de 5 a 15 meses de edad.

Por otro lado, enteque seco o calcinosis enzoótica, el cual detallamos en este artículo, es una intoxicación crónica producida por la ingestión de las hojas caídas al suelo del arbusto duraznillo blanco (Solanum malacoxilum), e ingeridas por el animal mezcladas con el pasto. Puede afectar también a equinos, ovinos, caprinos y bufalinos.

BREVE HISTORIA DE LA ENFERMEDAD

El mal fue descrito por primera vez en el año 1898 por José Lignieres en Argentina, aunque ya se lo conocía en la pampa húmeda desde comienzos de la actividad ganadera de ese país. En el año 1927, Adalbert Collier hizo una descripción de la enfermedad postulando que la misma se debería a la ingestión repetida de las hojas del Solanum glaucum.

Pero fueron los trabajos del Dr. Bernardo J. Carrillo, investigador del INTA Balcarce, Argentina, quien en la década del 60 empieza a estudiarla en profundidad, culminando sus investigaciones con su tesis doctoral en la Universidad de Davis, California (“The Pathology of enteque seco and Experimental Solanum malacoxilum toxicity” 1971), donde describe claramente su etiología, síntomas y alteraciones anatomopatológicas.
Existe un trabajo de Puche y Bingley (1995) donde se recopila casi todo lo publicado sobre enteque seco y que contiene 350 referencias.

CARACTERÍSTICAS DEL DURAZNILLO BLANCO

El duraznillo blanco (ivirá né, yuyo hediondo del agua), es un arbusto de la familia de las Solanáceas (la misma familia que la papa y el tomate) que puede ser encontrado en algunas regiones anegadizas de nuestro país, pero fundamentalmente en el Bajo Chaco.

Al arbusto se lo denomina también con los nombres científicos de S. glaucophyllum, S. glaucescens, y S. glaucofrutescens.

Es una planta perenne con una raíz horizontal o rizoma del cual nacen varios brotes herbáceos. El rizoma suele crecer indefinidamente, lo que hace que la planta se extienda por grandes áreas de la región. La altura del duraznillo puede llegar a los 2 m. Las hojas son de color verde grisáceo, de bordes convexos y alargados que miden de 10 a 20 cm de largo. Sus flores son de un color azul violáceo y sus frutos de forma redondeada, de color gris oscuro a negro, contienen en su interior varias semillas carnosas.

Las hojas del duraznillo no son palatables, pero los animales las ingieren una vez caídas al suelo y mezcladas con la pastura, lo que les produce una intoxicación progresiva y acumulativa.

El principio tóxico del duraznillo blanco es el glycocido calcitriol que es la forma activa de la vitamina D3. El calcitriol estimula la absorción de calcio y fósforo en el intestino, lo que conduce a arteriosclerosis y calcificación de extensas zonas del corazón, grandes vasos sanguíneos, pulmones, riñones y otros órganos. La hipercalcemia e hiperfosfatemia de los animales entecados superan ampliamente los valores normales de 60.

SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD

Los primeros síntomas en el vacuno se manifiestan en dificultad para levantarse tras el descanso o la rumia. Los animales se paran con evidentes signos de dolor, caminan un poco y luego permanecen quietos flexionando el carpo y apoyando alternativamente uno u otro miembro en el extremo de las pezuñas. Al reanudar la marcha, lo hacen en forma lenta y a pasos cortos; tienen dificultad respiratoria extendiendo la cabeza y el cuello, pudiendo observarse a simple vista el pulso yugular. Más adelante, se notarán envaramiento, cifosis (curvatura de la columna vertebral), vientre sumido y enflaquecimiento. No hay diarrea.

A la palpación rectal, puede notarse la calcificación de los vasos sanguíneos de la región.

TRATAMIENTO DEL ENTEQUE SECO

Se han realizado varias pruebas utilizando diversos productos, especialmente los ficocoloides quelatados, con poco éxito en bovinos.
Medicamentos a base de lactobionato de magnesio y glicerofosfato de sodio, al mejorar las alteraciones del metabolismo calcio-fósforo, serían de utilidad en el tratamiento del mal.

El traslado de animales enfermos a potreros libres de duraznillo, más el suministro por vía bucal de una porción de contenido ruminal disuelto en 1 litro de agua extraído de un animal sano recientemente sacrificado, han resultado en la desaparición de los síntomas y la recuperación de los tratados (Ing. Agr. Francisco Brusquetti, comunicación personal).

En Alemania, se hicieron trabajos con ovejas intoxicadas intencionalmente con Trisetum flavescens (avena amarilla), otra planta calcinogénica, donde pudieron prevenir la aparición de los síntomas dando por boca diariamente 15 gramos de hidróxido de aluminio.

Dr. Alberto Baez Kohn

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *