23 de marzo de 2010 08:15 AM
Imprimir

La historia y la renta en la disputa ganadera actual

La po­lé­mi­ca ac­tual en tor­no del pre­cio de la car­ne y el even­tual cie­rre de la ex­por­ta­ción de car­ne fres­ca vuel­ve a plan­tear la po­si­bi­li­dad de rei­ni­cio del con­flic­to agra­rio.

Des­de la or­ga­ni­za­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas del sec­tor se afir­ma que el au­men­to de pre­cios se de­be a la es­ca­sez de ani­ma­les.

Se­ña­lan que la ba­ja ofer­ta es pro­duc­to de la fal­ta de es­tí­mu­los, co­mo con­se­cuen­cia de la li­mi­ta­ción de las ex­por­ta­cio­nes y de las po­lí­ti­cas -nun­ca cum­pli­das to­tal­men­te -, de con­trol de pre­cios de la car­ne va­cu­na.

El go­bier­no Na­cio­nal res­pon­de que la fal­ta de ofer­ta de va­cas es pro­duc­to del fe­nó­me­no de la so­ji­za­ción, que pro­vo­có que mu­chos ga­na­de­ros se con­vir­tie­ran en agri­cul­to­res, li­qui­dan­do sus ro­deos des­de los años ´90 y en es­pe­cial en los úl­ti­mos diez años.

Tam­bién de­ja en­tre­ver que el fuer­te au­men­to del va­lor de la car­ne tie­ne un ori­gen es­pe­cu­la­ti­vo, me­dian­te el cual el sec­tor lo­gra ex­traor­di­na­rias ga­nan­cias, al des­pe­gar el pre­cio de los cos­tos de pro­duc­ción.

El te­ma es com­ple­jo, in­ter­vie­nen en­tre otras cues­tio­nes im­por­tan­tes, el pre­cio de la car­ne en nues­tro país y en el mun­do, el ti­po de cam­bio ad­mi­nis­tra­do por el Es­ta­do y las dis­pu­ta in­tra­sec­to­rial (con­flic­to en­tre cria­do­res, pro­pie­ta­rios de feed lots, fri­go­rí­fi­cos, su­per­mer­ca­dos y car­ni­ce­rías de ba­rrio por cap­tu­rar las ga­nan­cias).

Es de­cir, en­tre los prin­ci­pa­les in­te­rro­gan­tes a re­sol­ver se pue­den se­ña­lar ¿El pre­cio in­ter­no de la car­ne de­be ser fi­ja­do por el va­lor en Eu­ros en el vie­jo con­ti­nen­te?, ¿Quie­nes se apro­pian de las su­per­ga­nan­cias de los úl­ti­mos tiem­pos? ¿El pre­cio de los bie­nes de­ben ser fi­ja­dos por los cos­tos o por los va­lo­res que es­tén dis­pues­tos a pa­gar en cual­quier país del mun­do?

En el te­rre­no hi­po­té­ti­co sur­ge la pre­gun­ta ¿có­mo in­flui­ría un ti­po de cam­bio so­bre­va­lua­do o ma­yo­res de­re­chos de ex­por­ta­ción al pro­duc­to so­bre los pre­cios in­ter­nos?.

Pre­gun­tas de di­fí­cil e in­te­re­sa­das res­pues­tas. De­ben ser res­pon­di­das des­pués de un se­rio es­tu­dio es­ta­dís­ti­co, con­tem­plan­do los in­te­re­ses de los sec­to­res de la ca­de­na y de los con­su­mi­do­res y los ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos del país res­pec­to del en­deu­da­mien­to ex­ter­no, el con­trol de la in­fla­ción y la co­he­sión so­cial en­tre otras cues­tio­nes.

Más allá de es­tas cues­tio­nes que se se­gui­rán dis­cu­tien­do en el fu­tu­ro y que son pro­pias de la so­cie­dad en que vi­vi­mos, es in­te­re­san­te des­ta­car dos te­mas que ex­pli­can la evo­lu­ción ac­tual de la ga­na­de­ría y que no son opi­na­bles; la evo­lu­ción del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal de car­ne pa­ra nues­tro país y de la ren­ta agra­ria.

cam­bios fun­da­men­ta­les. La evo­lu­ción de la ga­na­de­ría va­cu­na asis­te des­de ha­ce unos po­cos años a un cam­bio fun­da­men­tal en sus ex­pec­ta­ti­vas de ac­ce­so al mer­ca­do mun­dial.

En el pa­sa­do, lue­go de 1930 se di­fi­cul­tó pro­gre­si­va­men­te el ac­ce­so a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les a par­tir de trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas es­tra­té­gi­cas en el or­den mun­dial y por exis­ten­cia en nues­tro país de fie­bre af­to­sa en el ga­na­do de nues­tro país.

La de­ca­den­cia re­la­ti­va y el cam­bio en su po­lí­ti­ca agra­ria del prin­ci­pal com­pra­dor, Gran Bre­ta­ña y la per­sis­ten­cia de la en­fer­me­dad de­ja­ron a la Ar­gen­ti­na fue­ra del mer­ca­do de car­ne fres­ca li­bre de af­to­sa, el más di­ná­mi­cos des­de la se­gun­da pos­gue­rra .

Ha­ce so­lo una dé­ca­da, en ma­yo del año 2000 nues­tro país fue de­cla­ra­do “Li­bre de af­to­sa con va­cu­na­ción” y, lue­go de un cor­to pe­río­do en que hu­bo un re­bro­te de la en­fer­me­dad, en ju­lio del año 2003, re­cu­pe­ró has­ta el pre­sen­te ese sta­tus que le fa­ci­li­ta ac­ce­der a los des­ti­nos de cre­cien­te de­man­da y me­jo­res pre­cios.

La po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a los nue­vos mer­ca­dos su­ma­da a la fuer­te de­va­lua­ción de la mo­ne­da del año 2002 me­jo­ró las ex­pec­ta­ti­vas del sec­tor des­pués de una lar­ga eta­pa de mar­gi­na­ción de la por­ción del mer­ca­do mun­dial más ren­ta­ble.

La nue­va opor­tu­ni­dad de per­ci­bir ma­yo­res pre­cios y ga­nan­cias del sec­tor agroin­dus­trial ex­pli­ca, in­du­da­ble­men­te, las nue­vas am­bi­cio­nes, re­cla­mos, con­duc­tas y el con­flic­to in­tra­sec­to­rial en los dis­tin­tos es­la­bo­nes de la ca­de­na.

Otro as­pec­to que no se pres­ta a dis­cu­sión, es el au­men­to sus­tan­cial de los ni­ve­les de ren­ta de la tie­rra en to­do el país. En la úl­ti­ma dé­ca­da el au­men­to del va­lor de los arren­da­mien­tos acom­pa­ñó el pro­ce­so de agri­cul­tu­ri­za­ción y sus su­ce­si­vos ré­cord de ex­por­ta­cio­nes, mo­to­ri­za­dos prin­ci­pal­men­te por el ex­traor­di­na­rio cre­ci­mien­to de las co­se­chas de so­ja.

Los mon­tos de arrien­do de la tie­rra des­ti­na­da a la so­ja se con­vir­tie­ron en un in­di­ca­dor pa­ra las res­tan­tes ac­ti­vi­da­des agra­rias.

Di­cho de otra ma­ne­ra, la ren­ta so­je­ra se con­vir­tió en la “Rei­na de las Ren­tas” en to­do el país, en tan­to es­ta­ble­ció el ni­vel de in­gre­so es­pe­ra­ble pa­ra los pro­pie­ta­rios de la tie­rra, aún cuan­do se uti­li­cen en otros cul­ti­vos o en ga­na­de­ría, el te­ma de es­te ar­tí­cu­lo.

Tra­di­cio­nal­men­te el va­lor de los arren­da­mien­tos gi­ra­ron en tor­no a un 30% de la pro­duc­ción agrí­co­la.

En los úl­ti­mos años, a par­tir del au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad por hec­tá­rea y de los ma­yo­res pre­cios de la so­ja en el mun­do -su­per­la­ti­vo en el año 2008 de co­mien­zo del con­flic­to agra­rio-, se ele­va­ron fuer­te­men­te los mon­tos de los arrien­dos, lle­gan­do en al­gu­nos ca­sos a su­pe­rar el 40% de lo co­se­cha­do.

Así, en los me­jo­res cam­pos de la zo­na “nú­cleo” pam­pea­na que rea­li­za­ban do­ble co­se­cha, los mon­tos de ren­ta de un cam­po de 100 ha. ron­da­ban los u$s90.000 du­ran­te el año 2008, ci­fra su­pe­rior a la de to­da la his­to­ria agra­ria ar­gen­ti­na y que ex­pli­ca los ré­cord de pre­cios de la tie­rra en el país.
Por su­pues­to, que quién pro­duz­ca ga­na­de­ría en cam­po pro­pio o al­qui­le su tie­rra pa­ra esa ac­ti­vi­dad tie­ne co­mo va­lor orien­ta­dor de sus ex­pec­ta­ti­vas de in­gre­sos los va­lo­res de ren­ta ob­te­ni­dos por la so­ja.

En lí­nea con lo an­te­rior, el que al­qui­le la tie­rra pa­ra pro­du­cir ga­na­de­ría tie­ne que des­ti­nar una par­te im­por­tan­te de su in­gre­sos pa­ra afron­tar el arren­da­mien­to.

En los úl­ti­mos años se al­te­ró fun­da­men­tal­men­te el ne­go­cio del sec­tor de la agroin­dus­tria de la car­ne va­cu­na.

La com­pren­sión de esa trans­for­ma­ción per­mi­te se­ña­lar que, en al­gún sen­ti­do, la ac­tual si­tua­ción que se ase­me­ja a la épo­ca de vi­gen­cia del Mo­de­lo Agra­rio Ex­por­ta­dor y es útil pa­ra en­ten­der al­gu­nas de las ra­zo­nes pro­fun­das y es­truc­tu­ra­les de la ac­tual dis­pu­ta en el sec­tor agroin­dus­trial de la car­ne va­cu­na.

* Cen­tro In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Es­tu­dios Agra­rios

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *