25 de marzo de 2010 07:08 AM
Imprimir

La justicia tiene la obligación de estar bien informada

El herbicida está clasificado en la Categoría de Menor Riesgo Toxicológico por la OMS y la FAO. Son productos que, normalmente, no ofrecen peligro

Tras la decisión de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Santa Fe, que dejo firme una sentencia de primera instancia que prohíbe la fumigación con glifosato en cercanías de la zona urbana de la ciudad de San Jorge, se sucedieron las repercusiones en la cadena productiva (Aapresid), los sectores ambientalistas y los ámbitos gubernamentales.ON24 buscó a un experto para echar un poco de luz sobre este tema que tanta polémica viene suscitando desde hace algunos años, cuando el gobierno disparó sobre el “yuyo” y su método de producción. El ingeniero agrónomo y consultor privado Julio Ferrarotti, consideró que todo el mundo tiene derecho a recurrir a la justicia cuando se siente perjudicado, y la justicia debe resolver en bien de los intereses comunes acorde a lo dictado por las leyes vigentes. Para este experto, habrá casos particulares de mayor complejidad que otros en el momento en que los jueces deban emitir un dictamen. Pero evaluó importante para un caso tan generalizado como el de uso de productos fitosanitarios que se llame a los Colegios Profesionales de la Ingeniería Agronómica a emitir juicio frente a estas situaciones.”La justicia tiene la obligación de estar bien informada y los especialistas en la materia deben ser consultados y emitir un riguroso informe profesional que ayude a los jueces a fallar”, advirtió Ferrarotti.”La medida judicial concreta de la que estamos hablando dispone que el Gobierno Provincial y la Universidad Nacional del Litoral se encarguen de confeccionar los estudios que demuestran certeramente que esos químicos no perjudican la salud de las personas o cualquier ser vivo luego de haber limitado su uso en San Jorge. Aquí fue invertida la carga de la prueba ya que, la limitación del uso en esa localidad  se hace de manera previa a las comprobaciones encargadas, con lo cual se está presumiendo de su peligrosidad antes que estén listos los resultados solicitados”, continuó.Además, este experto subrayó que se trata de un fallo “inédito para la Justicia argentina, ya que limita las pulverizaciones solo en una área determinada, y porque a posteriori se tiene que demostrar que es inocuo para la salud, lo cual es equivalente a que una persona física tenga que demostrar su inocencia frente a una acusación”. Técnicamente, “inversión de la carga de la prueba; una locura”.ToxicidadAcerca del tan comentado grado de toxicidad del glifosato, vale la pena señalar que, según la Resolución 350/99 del SENASA, el principio activo glifosato está dentro del grupo de activos de improbable riesgo agudo. El glifosato está clasificado en la Categoría de Menor Riesgo Toxicológico (Clase IV), es decir, productos que normalmente no ofrecen peligro, según el criterio adoptado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la FAO. Es hoy un herbicida utilizado con éxito en todo el mundo, clasificado como de baja toxicidad.Y es mas. De acuerdo al Informe publicado por la Reunión Conjunta FAO/OMS (Meeting of the FAO Panel of Experts on Pesticide Residues, JMPR) 4, el glifosato:– posee baja toxicidad aguda
– no es genotóxico (no provoca daños ni cambios en el material genético)
– no es cancerígeno
– no es teratogénico (no afecta el normal desarrollo embrionario; no provoca malformaciones)
– no es neurotóxico (no afecta el sistema nervioso)
– no tiene efectos sobre la reproducción
Ferrarotti apuntó que tampoco esta demostrado que el glifosato produzca enfermedades degenerativas. “Esto fue estudiado y los más altos organismos responsables del cuidado de la salud a nivel mundial y nacional han demostrado lo contrario”.Correcto manejo de los agroquímicosDe todas maneras y pese a las clasificaciones de los organismos internacionales para con el glifosato, es necesario que los peones, operarios y trabajadores rurales sepan utilizar de manera correcta este producto. Asi como la aparición permanente de nuevas herramientas para mejorar la productividad, la capacitación debe ser constante.Y en ese sentido trabajan el INTA, la EEAOC, Universidades, Cooperativas, Comunas, etc. etc. Ferrarotti es testigo de estos cursos destinados a los operarios que están en contacto con este tipo de moléculas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *