25 de marzo de 2010 08:47 AM
Imprimir

Sanga: Una raza bovina que se adapta a todos los climas

Los Sanga africanos se desarrollan al sur del Río Zambese, en Africa austral y se caracterizan por ser animales identificados por su giba cérvico torácico, y data de milenios su raza.

Los científicos tuvieron muchos años el dilema en la clasificación de estos animales en verificar si se trataba de Bos Taurus o Bos Indicus, de una nueva raza, o de la cruza entre ambas.

El ganado Sanga, en particular, ha sufrido durante mucho tiempo, las dos fuentes de mejoramiento, la natural, por estar sometido a un ambiente riguroso como el del sur de Africa, con temperaturas muy elevadas y gran cantidad de parásitos externos como garrapatas. Pasturas de mala calidad y de crecimiento estivo otoñales, también deben soportar escasez de pasturas, aguadas a grandes distancias, y han ido adaptándose a todas las dificultades, por su gran capacidad adaptativa.

Esta selección aplicada natural y artificialmente, que lleva 8.000 (ocho mil años), permite encontrar hoy en el Continente Africano una fuente de adaptación y de productividad para mejorar las producciones en regiones áridas a subhúmedas de la Argentina.

Estos animales tienen características diferenciales, tales como la buena fertilidad, precocidad sexual, calidad de carnes y facilidad de engorde, tal cuál sus parientes europeos Angus y Hereford, y han desarrollado además adaptaciones de importancia como pelo corto, movilidad. Reciclaje de urea mayores a las razas británicas, locomoción adaptada para mayores trayectos, pesos bajos al nacimiento, pero terneros vivaces que cuentan con una madre de buena producción de leche e instintos maternales agudos, lo que les permite criarse con rapidez, adquiriendo peso muy interesante en los primeros 60 días.

En Argentina, además de las características adaptativas, este animal ha demostrado la buena capacidad de cruzamiento generando vigor híbrido como complementareidad, por lo cuál, cuando se comience a tener conciencia de los beneficios de su uso, podrá dar mayores ventajas e importancia a la producción de carne en las zonas áridas, especialmente del oeste y del norte argentino.

El ingeniero Andrés Costamagna, secretario de la asociación que agrupa los criadores de la raza Sanga Africana, en diálogo con redagroactiva.com comentó que “se adaptan a condiciones de campo duro y frío como el de San Luis; o a las garrapatas, altas temperaturas y muchas lluvias como es Misiones; y La Rioja o Santiago del Estero con un ambiente de bastante garrapata pero más árido y seco”.

En relación al origen de la raza aseguró que “es una sola, que es la Raza Tuli que se desarrolla en Sudáfrica y es la única como pura. Como derivado está el Afrikánder”.

Entre ambas, el ingeniero estimó que en el país debe haber 50 mil cabezas puras y con inseminación artificial o transferencia embrionaria alrededor de 400 mil.

Con respecto a la exportación de su carne, Costamagna comentó que “este ganado se certifica como carne Hereford” ya que se utiliza mucho su cruza para la producción cárnica y aseguró que “el resto de los criadores lo destina al consumo interno”, finbalizó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *