26 de marzo de 2010 15:07 PM
Imprimir

Rotación de cultivos

La rotación de cultivos consiste en cambiar el tipo de hortalizas, teniendo en cuenta la familia de las plantas, siguiendo una secuencia establecida

Esto es muy importante para aquellos que ya han sembrado en años anteriores.

La rotación de cultivos mantiene la fertilidad de los suelos, ya que las plantas de una misma familia absorben casi los mismos nutrientes del suelo. Al rotar, damos tiempo a que el suelo descanse y se reponga del desgaste provocado y evitamos el empobrecimiento del mismo. También disminuyen las plagas, los hongos, las bacterias, etcétera.

Para hacer rotación, debemos tener en cuenta dos aspectos:

a) Las familias de las plantas:

Por ejemplo, si sembramos en un cantero zanahoria (familia de las Umbelíferas), luego podemos sembrar allí locote (familia de las Solanáceas).

b) Las partes cosechadas y comestibles de las plantas:

Esto es, el fruto (locote, tomate, pepino), la raíz (zanahoria, rabanito, remolacha, mandioca, batata), las hojas (lechuga, perejil, acelga, repollo), la flor (brócoli, coliflor), la semilla (poroto, maíz, arveja) o el tallo (caña de azúcar), ya que las plantas de cada grupo absorben casi los mismos nutrientes.

SOLANÁCEAS

Tomate
Locote
Berenjena
Papa
Ají

LEGUMINOSAS

Arveja
Chaucha
Poroto
Soja
Poroto manteca

CRUCÍFERAS

Repollo
Coliflor
Rabanito
Nabo

LILIÁCEAS

Ajo
Cebolla
Cebollita

UMBELÍFERAS

Zanahoria
Perejil
Kuratû
Apio

QUENOPODIÁCEAS

Remolacha
Acelga
Espinaca

CUCURBITÁCEAS

Zapallo
Pepino
Melón
Zapallito
Sandía

COMPOSITÁCEAS

Lechuga
Achicoria
Escarola

Recuerda: Las semillas que utilizamos para la siembra contienen veneno. Debemos manipularlas con cuidado (no respirar sobre ellas, no tocarnos la cara mientras realizamos la siembra, no comer durante la labor de siembra), y lavarnos bien las manos una vez finalizada la tarea.

Paredes vivas

Este sistema es el ideal cuando el espacio que se tiene para la huerta es pequeño. Se puede utilizar en patios, jardines o en los balcones.

Para construir las paredes vivas se necesitan latas de buen tamaño, tambor plástico grande o cajones. Luego se abren agujeros alrededor del recipiente, para que queden a la misma distancia. También se hacen agujeros en el fondo.

Se coloca una bolsa de plástico en el interior del recipiente cortando el fondo de la misma para que deje salir el agua de riego excedente.
Se llena el recipiente con una mezcla de suelo y materia orgánica o humus.
Se riega por arriba, cuidando que la mezcla quede bien húmeda.
Se corta el plástico en los agujeros para poder sembrar.
Se colocan las semillas o los plantines en los agujeros enterrándolos en la mezcla

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *