13 de noviembre de 2009 07:30 AM
Imprimir

Análisis de la producción de girasol

"El girasol exige mucho en poco tiempo, y si se arranca mal la planta enseguida negocia rendimiento".

La frase la disparó el Ing Alberto Quiroga del INTA Anguil en el último Simposio Nacional sobre Nutrición en Girasol, organizado por Yara Argentina en Santa Rosa. Durante el evento los especialistas coincidieron que el perfil de agua, la cantidad de nitrógeno en el suelo y el uso de un fertilizante arrancador de alta tecnología son las tres claves para salir a buscar altos rindes y buena cantidad de biomasa.

Los principales especialistas en producción de girasol del país se reunieron en Santa Rosa este año ante un centenar de productores. Entre ellos el Ing Alberto Quiroga del INTA Anguil y el Ing Daniel Germinara Coordinador Técnico de Yara Argentina, quienes explican aquí algunos consejos básicos para arrancar con esta nueva campaña girasolera, sobre todo en lo concerniente a la evaluación del lote y a la decisión de aplicar fertilizantes.

“Una planta de girasol necesita 340 mm de agua para llegar a los 3.500 kilos de producción”. “Determinar cuánto nitrógeno inicial hay en nuestro suelo al momento de la siembra es otra de las preguntas que el productor debe hacerse antes de sembrar, claro que la cantidad de nitrógeno en suelo suele ser diferente en las zonas húmedas que en las zonas áridas. En los ambientes údicos normalmente la tecnología se centra en la nutrición del girasol, pero en las zonas ústicas (semiáridas) lo que cambia es el orden jerárquico de los factores que determinan la variación de rendimiento. Esto significa que quizás en la zona semiárida el tema nutrición esté en segundo lugar”. Estas afirmaciones le perteneces al Ing Alberto Quiroga del Inta Anguil, uno de los máximos referentes en producción de girasol del país quien además sostuvo. “El girasol es una planta muy gastadora de agua, entre los 30 y los 80 días genera prácticamente toda la biomasa, por eso es que la condición inicial del girasol es mucho más importante que en el maíz. El problema que tiene esta planta es la baja capacidad de transporte de agua y baja capacidad de generar stock. Es decir que si no tiene suficiente agua en el arranque ya se pierde inevitablemente una gran parte de su rendimiento potencial”.

Con respecto al manejo por ambientes el Ing Quiroga sostuvo que en algunos ambientes la gran variedad de rendimiento lo pone la física y las condiciones naturales, y en otros ambientes la gran variedad de rendimiento lo pone la nutrición. “Este es el caso de la zona de Santa Rosa, Coronel Suarez, Trenque Lauquen, etc. Si el suelo no tiene recursos para juntar agua, porque tiene tosca el girasol no va a funcionar a pleno. La genética no puede expresarse en un suelo no ideal, y esto es responsabilidad del productor”, disparó. “En definitiva el girasol exige mucho en poco tiempo, y si se arranca mal la planta enseguida negocia rendimiento. Cuando se siente con deficiencias de agua o nutrientes tira la hoja al suelo y achicando área foliar afecta los rindes. Por eso si se logra tener un recurso suelo que pueda almacenar al menos 150 mm de agua las posibilidades de buenos rindes están en el 80%, con el mismo clima, mismo suelo y misma genética, ahí entra a jugar la fertilización”.

A propósito de esto el Ing Daniel Germinara Coordinador Técnico de Yara Argentina sostuvo que además del agua presente se debe considerar a la siembra el nivel de fósforo que tiene el suelo para decidir si hacer una fertilización fosfatada y saber el nivel de nitrógeno para complementarlo. “Uno de los aspectos claves en el éxito de una siembra de girasol es la rapidez que tenga el fertilizante que se agregue para que los nutrientes pasen al suelo, es decir depende mucho de la solubilidad del producto fertilizante que se use. El girasol tiene un desarrollo radicular muy veloz, si el fertilizante no se disuelve de manera rápida esos nutrientes no van a pasar al suelo y no van a generar el efecto arrancador que la plántula necesita. Para situaciones como estas donde se necesitan los nutrientes rápidamente disponibles, Yara posee un producto arrancador llamado Nitrocomplex Plus que contiene nitrógeno, fósforo, azufre, potasio y magnesio. Dentro de las características de este producto se encuentra la rápida solubilidad, lo que permite que los nutrientes pasen inmediatamente al suelo y a las raíces. Además este producto tiene polyfosfatos que aseguran una mayor movilidad que los fósforos tradicionales. En lo que respecta a nitrógeno, lo contiene como nitratos, es decir nitrógeno de disponibilidad inmediata para las plantas, el cual actúa estimulando el desarrollo de raíces”.

Además el ing Germinara sostuvo que si se necesitara aplicar nitrógeno posterior Yara dispone de Nitrodoble, un fertilizante nitrogenado de alta eficiencia que no posee pérdidas por volatilización, y es menos retenido por parte de los microorganismos, también contiene calcio y magnesio. Este producto se puede aplicar en cobertura con alta temperatura sin riesgo de volatilización.

Con respecto a la aplicación de nutrientes el Ing Quiroga afirmó que juegan un papel fundamental cuando se busca rindes “Mil kilos de girasol son 45 kilos de nitrógeno y esto a veces me lo da el suelo. Cuando el umbral de mi cultivo es alto tendré que ir a buscar genética, nitrógeno, azufre, boro, etc. Pero antes debo saber si mi ambiente lo permite. Ahora, si tengo agua para generar 2.800 kilos de girasol porqué no lograr 6000 kilos. Misma radiación, misma genética, ahí habrá que trabajar fuerte con el aporte de nutrientes y la protección de plagas y enfermedades. En suelos aptos los rindes pueden ser muy buenos aprovechando el nitrógeno del suelo, pero muchas veces cuando le aplico nitrógeno es resultado es doblemente bueno”.

En relación a cuándo aplicar nitrógeno el Ing Daniel Germinara de Yara Argentina explicó que la ventana de aplicación es entre siembra y seis hojas, un poco más amplia en sudeste de provincia de Buenos Aires y para nada amplia en el Chaco. Si se está en siembra directa y se tiene una buena estrategia de rendimiento, si el suelo aporta al menos 90 kilos de nitrógeno, y si el agua no es una limitante. En ambientes de muy alta producción se puede corregir rinde con boro foliar. “Yara posee. dentro de su portfolio, Bortrac un fertilizante de alta concentración de boro que está formulado, es decir que tiene todos los coadyugantes que aseguran su acción. Es un producto de altísima calidad y lo estamos recomendando cuando se apunta a un girasol de alto rendimiento y buena materia grasa”.  ¿ Cómo sabe el productor que su girasol apunta a altos rindes? Con respecto a esta pregunta el ing Alberto Quiroga explicó que productor muchas veces se equivoca en la primera evaluación porque ve las 4 pares de hojas iniciales y piensa que va bien. “A 4 pares de hojas todos los girasoles van a rendir lo mismo, en esa etapa no se puede diferenciar que lote va a dar 500 kg y cuál va a dar 4000 kg con sólo observar la planta. Los lotes empiezan a diferenciarse cuando la planta llega a los 6 pares de hojas y comienzan a formar una campana. A los 80 días recién se puede estar clasificando los lotes para proyectar su rendimiento”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *