3 de julio de 2013 17:19 PM
Imprimir

Resultados de la misión de inspección de la UE para revisar la cadena cárnica chilena

La Oficina Veterinaria de la Unión Europea desarrolló entre el 18 de febrero y el 1 de marzo pasados una misión para evaluar los sistemas de control que se llevan a cabo dentro de las industrias cárnicas que están autorizadas para exportar hacia la UE. También se verificó si las advertencias y cambios solicitados en la misión anterior, realizada en 2011, fueron llevadas a cabo.

El informe, disponible en el siguiente enlace, constata que se han vuelto a detectar deficiencias dentro del sistema de Planteles Animales Bajo Control Oficial (PABCO) y en especial el PABCO A para bovino ya que no garantizaba que tan solo aquellos animales seleccionados para ser sacrificados y exportada su carne hacia la Unión Europea estaban en dichas instalaciones.

La UE constató también que la base de datos de bovinos SIPEC no estaba actualizada y no se consulta durante la supervisión oficial de las explotaciones recogidas en PABCO A. Por otro lado, la supervisión de los servicios veterinarios oficiales chilenos para estos establecimientos ganaderos no detectaron las deficiencias que si vio la FVO ya que no se producía ninguna verificación física durante los procesos de identificación animal, no se leían las marcas en los crotales, no se verifica que estos están correctamente ubicados en los animales o si están incluidos en la base de datos, no se verifica tampoco si los animales que, según la base de datos, están presentes en una explotación realmente lo están, entre otras deficiencias. Los animales elegidos para el comercio con la UE pueden ser transportados a otras dependencias sin que se notifique o registren dichos movimientos en la base de datos SIPEC. También se tomaron muestras en las que se detectó la presencia de fenilbutazona

La misión constató también que no se ha actualizado la lista de empresas autorizadas para exportar hacia la Unión Europea desde el año 2011 ya que había actividades que determinadas empresas no realizan ya e incluso compañías que han cesado su actividad. Esto creó serias dudas a la FVO sobre la capacidad de las autoridades chilenas para gestionar este tipo de información.

En cuanto a la visita realizada a establecimientos alimentarios, en principio estaban en línea con las exigencias europeas pero se detectaron deficiencias que no habían sido notificadas por las autoridades chilenas pese a que estaban documentadas por numerosas visitas y el personal veterinario.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *