19 de julio de 2011 14:09 PM
Imprimir

Canola, consideraciones para el manejo

Al cierre de nuestra edición casi la totalidad de la canola ya estaba implantada. Las estimaciones apuntan a una mayor superficie sembrada que el año pasado, por lo que se esperan unas 75.000 hectáreas cultivadas. Esta crucífera ya tiene varios años de experiencia en nuestro país, y está conquistando áreas nuevas, por lo que es importante tener en cuenta algunos criterios técnicos para el éxito en la cosecha.

La canola es rentable, a más de su contribución en la rotación del cultivo, muchos productores salieron muy satisfechos con sus ganancias en este rubro. El año pasado las cosechas normales mantuvieron un promedio de 1.800 kilogramos por hectárea y la cotización estuvo entre 350 a 400 dólares la tonelada. Este año los precios siguen en ese orden, hay mucha demanda por el grano, además cada vez es creciente el interés por la torta de canola para ración animal por el alto tenor de proteína que ofrece que va del 36 a 40%. Esto demuestra que tiene mercado asegurado.

Estas son razones válidas para que los productores realicen los cuidados oportunos a su cultivo, de tal manera a minimizar los riesgos y apostar por la buena cosecha. Efectos del ataque de plagas en la canola.
El ingeniero agrónomo Nilson Osterlein, técnico de la cooperativa Copronar y especialista en canola, comenta que lo primero a tenerse en cuenta es elegir materiales genéticos que garanticen el éxito del cultivo, que hayan sido evaluados y que presenten tolerancia a enfermedades, potencial productivo y adaptación a las condiciones edafoclimáticas del país. Evitar plantar semillas caseras o F2, porque el producto de ello es un grano de baja calidad comercial, además que el potencial productivo de la parcela cae a más de 20%.

Riesgos en la primera fase

■ Plagas iniciales. A la emergencia la canola es muy sensible al ataque de diferentes insectos. Pueden aparecer orugas de suelo, escarabajos, hormigas cortadoras, consideradas plagas iniciales de este cultivo. Por esta razón es muy importante hacer la fumigación con un producto de choque (piretroides) en caso de necesidad, ya que con este tipo de producto se logra cubrir el cultivo, explicó el profesional.

■ Malezas. Es importante controlar totalmente las malezas previo a la siembra, porque en este punto se comenten muchos errores. Para prevenir la proliferación de malezas es fundamental haber realizado bien la desecación, de esta manera la planta de canola que emerge estará libre de competencia.

Es muy importante realizar el control inmediato de las gramíneas si se llegara a constatar emergencias de las mismas, aplicando un graminicida de mercado para el efecto. Llegado el caso se recomiendo realizar dos aplicaciones secuenciales con media dosis.

Las malezas de hojas anchas deben ser controladas totalmente en la desecación antes de la siembra de canola. Y evitar sembrar canola en áreas con bancos de semillas de nabo, ya que este germina junto con la canola y no se cuenta con herbicidas para controlarlo. Nilson Osterlein, técnico de Copronar.
■ Pulgones. Durante el desarrollo inicial del cultivo, aunque raras veces, pueden aparecer pulgones, si las condiciones climáticas lo favorecen, pero estos se pueden controlar con cualquier producto del mercado para el efecto.

■ Plutella xilostella. Al inicio de floración se debe estar atento con la Plutella xilostella. Esta plaga denominada también traza de las crucíferas, es una oruga muy pequeña de color verde que ataca a la planta desde la parte baja. Se la debe controlar con producto de choque más un insecticida fisiológico, inhibidor de quitina, apenas se detecte la presencia de esta oruga, para que no aumente mucho su población y se dificulte su control.

■ Enfermedades
Esclerotinia. Si hay lluvias frecuentes en el momento de la floración y hay previsiones climáticas de tiempo húmedo o frío, puede aparecer la esclerotinia. Para esto se debe realizar un control preventivo con fungicida al inicio de la floración. Parcelas con mayores densidades de plantas pueden ser mas afectadas por esa enfermedad.

Blackleg. La otra enfermedad muy importante es el denominado blackleg o mal de canilla negra. Es una enfermedad típica de las crucíferas y no tiene control químico, solo la tolerancia genética, sumado a la rotación de cultivo.

Manejo cosecha

Se puede optar por hacer la cosecha directa en pie una vez que el cultivo haya alcanzado el 14% de humedad más o menos. Para ello se puede recurrir a la desecación para uniformizar, anticipar y programar la misma evitando factores climáticos adversos.

O también la manera más segura, es utilizar el corte e hilerado cuya eficiencia ya está comprobada y aplicada en forma correcta puede evitar las pérdidas de cosecha. Corte hilerado, alternativa de cosecha más eficiente.
Esta oleaginosa tiene el problema de dehiscencia, lo cual implica que se abren las vainas con el viento, en el momento de cosecha. El sistema de corte hilerado permite cortar la canola antes de que se produzca esa dehiscencia. De esta manera se logra asegurar la cosecha y evitar la pérdida por el viento fuerte.

Es importante realizar el corte en la fase oportuna, el momento se determina analizando varias plantas de la parcela para determinar la condición del grano.

Experiencias in situ revelan que el momento se determina cuando los granos de la parte del tercio superior tienen la coloración verde oscuro y que el grano no se aplaste al rodarlos entre los dedos pulgar e índice. En ese punto el aspecto general del cultivo presenta color verde amarillento, con algunas plantas cerca del punto de secado

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *