4 de julio de 2013 18:13 PM
Imprimir

Trigo: Denuncian que ya se aplica “una ley de abastecimiento implícita”

Desde la Bolsa de Comercio de Córdoba denunciaron presiones a cerealeras y acopiadoras. Aseguran que recibieron llamadas para que inyecten el producto al mercado bajo "amenaza de decomiso". El miércoles, el Gobierno advirtió que les daba 48 horas a las cerealeras para vendan más trigo y ya realiza relevamientos. Los productores critican "7 años" de malas políticas.

Guillermo Morenohizo trascender que decomisará los excedentes de trigo que guarden las cerealeras aplicando la Ley de Abastecimiento en un intento desesperado del Gobierno por contener los precios del pan, que se dispararon como consecuencia de la escasez de harina.

Si bien la advertencia que circuló el miércoles de manera extraoficial indicaba que desde ese día corrían 48 horas para que el trigo “apareciera”, desde el sector denuncian presiones por fuera de esa vía para la inyección del cereal al mercado interno.

Federico Priotti, jefe de Investigaciones y Sector Agropecuario de la Bolsa de Comercio de Córdoba, aseguró que cerealeras y acopiadores están recibierno “llamados” mediante los que son intimadas a vender el trigo “bajo amenaza de decomiso”.

“Están haciendo llamadas a las cerealeras o acopiadores y les piden que vendan bajo la amenaza del decomiso”, explicó en diálogo con Cadena 3 y consideró que se está “aplicando de una manera implícita la ley de abastecimiento”.

Como ejemplo, Priotti  contó el caso de un productor al que “lo llamaron y lo obligaron a vender 30 mil toneladas” del grano.

Las acciones del Gobierno para abastecer al mercado ya comenzaron. Durante la entrega de aportes frutícolas en la Sociedad Rural de San Rafael, Mendoza, el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, adelantó el miércoles que comenzó un relevamiento de acopiadores y empresas exportadoras que puedan llegar a tener un stock de trigo.

El funcionario informó a Diario BAE que, según los números parciales, “faltan por comercializar 1,5 millones de toneladas, con lo cual vamos a aplicar las medidas necesarias para que aparezcan”.

Priotti, en tanto, explicó que hay poco más de 3 millones de toneladas de trigo para el mercado interno hasta que ingrese la nueva cosecha y están “en manos de los productores y los exportadores”.

En ese sentido detalló qué pasó este año con la cosecha, la más baja de los últimos 110 años. “Se cosecharon 9 millones de toneladas de trigo: 6,5 se destinan al mercado interno y quedarían 2,5 millones para exportar”.

“El punto es que el Gobierno dijo que el sector exportador iba a poder sacar 5 millones de toneladas, entonces, con esa guía el sector salió a comprar trigo pero la cosecha no fue buena y se redujo a tres millones”, señaló Priotti.

“Los exportadores compraron más de lo que hubieran podido en condiciones normales entonces eso empuja a que esos trigos que están a punto de exportar deban ser traídos a los centros urbanos para consumo interno“, explicó el economista.

Según datos del Ministerio de Agricultura en estos momentos quedan 1,5 millones de toneladas en manos de los productores y dos millones que se iban a exportar y no se exportaron pero que están en los silos de los exportadores.

“Con esas cantidades se llegaría bien hasta que entre el nuevo cereal en diciembre”, dijo Priotti.

Además el economista aseguró que los exportadores además tienen “contratos firmados en el exterior por ese trigo”.

En tanto, la Asociación Argentina de Trigo (Argentrigo) manifestó sus críticas a las políticas del Gobierno para el sector.

La entidad responsabilizó a las “interferencias en la cadena comercial” de haber generado “sucesivos desincentivos al sector de la producción” que a su vez “llevaron a un abastecimiento ajustado en todos los subproductos dentro de la cadena triguera”.

En un comunicado que tituló “Nada es sorpresa”, los productores señalaron que igualmente sigue habiendo oportunidades a nivel internacional y se quejaron de estar “administrando la escasez, cuando deberíamos estar debatiendo sobre cómo seguir desarrollando mercados”.

“La situación actual es producto de las políticas implementadas en los últimos 7 años: retenciones y cuotificación arbitraria de exportaciones en tiempo y volumen”, denunció ArgenTrigo.

Los productores explicaron que la localización del consumo de trigo no está regionalizada, sino que se da en todas las ciudades del país y denunciaron que “la producción quedó relegada a zonas netamente trigueras, ubicándose donde es más competitivo, encareciendo los costos de transporte”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *