7 de julio de 2013 18:04 PM
Imprimir

Turquía confirmó que no existen restricciones para animales en pie

URUGUAY : Las autoridades veterinarias de Turquía confirmaron a sus pares uruguayos que no existe restricción alguna a nivel sanitario para importar ganado en pié. La meta de Uruguay es abrir el mercado de Arabia Saudita para bovinos en pie.

El director de la División Sanidad Animal del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Federico Fernández, explicó a El País que los servicios sanitarios de Turquía confirmaron que no existe restricción sanitaria alguna para importar bovinos vivos nacidos y criados en Uruguay. Es la primera confirmación oficial que se recibe desde que se dejaron de emitir permisos.

Fernández indicó que ante la inquietud de diferentes operadores locales, quienes no están pudiendo finalizar negocios en ese destino, se decidió realizar una consulta a sus pares turcos.

En diálogo con El País sobre el posible otorgamiento de nuevos permisos de parte de las autoridades uruguayas, el jerarca explicó que por el momento no se estudian nuevas solicitudes para Turquía. “No tiene sentido, al menos por ahora, ya que no se están haciendo negocios hacia allí, pero si la situación cambia veríamos cuál es el nuevo panorama”, afirmó.

En la actualidad no se están concretando ventas de este tipo, ante la negativa turca, a otros mercados que sí están habilitados. El principal motivo es que destinos como Jordania o Egipto, que sí otorgan la documentación necesaria, no llegan a pagar los precios que se pretenden desde Uruguay.

Turquía fue un fuerte comprador de bovinos en pie, principalmente de terneros enteros en 2010 y en años previos, convirtiéndose en una válvula de escape que posibilitó mantener los precios de la reposición, favoreciendo a los productores.

El presidente de la Unión de Exportadores de Ganado en Pie (UEGP), Alejandro Dutra, afirmó a El País que el ganado vacuno uruguayo hoy posee un valor diferencial al alza, con relación a otros mercados competidores que sí están exportando hacia esos lugares.

Fernández explicó al respecto que si la situación comercial cambiara, desde el MGAP se estudiaría cualquier pedido de este tipo con celeridad.

A su vez, criticó a los exportadores en pie porque se otorgaban permisos y en algunos casos no se hacían negocios debido a los precios.

Hoy una solución a la detención de los negocios con los importadores turcos podría darse de lograr la apertura del mercado de Arabia Saudita para bovinos en pie, proceso que está en trámite.

Hace algunos días se llevó a cabo en Uruguay una auditoría oficial de parte de autoridades sanitarias de ese país. La misma revisó cuarentenas de ganado, barreras sanitarias, ingreso de mercadería en puertos y la Dirección de Laboratorio Veterinario (Dilave) “Miguel C. Rubino”, dependiente del MGAP.

No se han registrado mayores avances en la materia, explicó el director de Sanidad Animal. “Si bien tenemos datos informales de que las cosas marchan por buen camino, los procesos son largos y engorrosos e incluyen un informe oficial de ese país sobre la auditoría y el intercambio de los respectivos protocolos sanitarios entre ambas naciones”, afirmó.

Por ahora, todo hace suponer que el trámite está avanzado y que finalmente se logrará contar con este destino operativo en el corto plazo.

Dutra sostuvo que de concretarse la apertura, sería clave ya que ese mercado es de suma importancia, dado que si bien “no paga precios tan buenos como Turquía, sus cotizaciones son sensiblemente más altas que la de otros destinos que sí tenemos abiertos”, manifestó el empresario.

El presidente de la UEGP recordó que Arabia Saudita es el principal operador histórico en lo que hace a exportación de ovinos en pie, ya que hace casi 30 años que se realizan ventas hacia allí y en años puntuales se han llegado a vender hasta 200.000 cabezas.

Esa relación comercial facilita el contacto entre los operadores y podría acelerar las negociaciones.

Animales enteros

Es muy común que los países de religión musulmana tengan preferencia por importar terneros enteros para terminación y faena en destino. En años anteriores, cuando la exportación a este y otros destinos era más fluida, muchos productores no castraban sus terneros y recibían mejor valor.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *