20 de julio de 2011 07:36 AM
Imprimir

DESCARTAN DESABASTECIMIENTO DE CARNE POR EL PARO DEL SENASA

La medida de fuerza llevada a cabo por los trabajadores del Senasa "no afectará el abastecimiento" de carne debido a que "las carnicerías, las cámaras y las plantas frigoríficas están abarrotadas", explicó a APF el titular de la Cooperativa de Provisión de Carniceros, Jaime Frekel • La razón es la gran caída de la demanda.

Frenkel desestimó que el paro de los trabajadores del Senasa pueda generar desabastecimiento en las carnicerías. “Estábamos avisados con mucha anticipación, y se avisó también a las bocas de expendio”, dijo a esta Agencia y explicó que la medida “hasta ahora no se ha sentido de ninguna manera porque las carnicerías, las plantas y las cámaras frigoríficas están todas llenas de carne porque se consume muy poca, y eso crea una situación de crisis en los frigoríficos”.Si bien admitió que se desconoce cual será la situación “más adelante”, por el momento “estamos abarrotados de stock no porque tengamos una excepcional oferta sino que tenemos una escasa demanda”.Según precisó, las ventas en los frigoríficos han caído entre el 40 y 50%, ocasionando una grave situación laboral en las plantas. La poca demanda se debe al alto precio registrado en las carnes, como secuencia de las “trabas en la comercialización por medidas regulatorias, el freno a la exportación, las retenciones”, entre otras medidas adoptadas por la Secretaría de Comercio Interior, sostuvo Frenkel y opinó que las políticas de Guillermo Moreno, en realidad pretendían favorecer el mercado interno “pero salió todo lo contrario”. “Por eso los que operamos en carne y somos criadores de ganado sostenemos que hay que liberar los precios, hay que eliminar las retenciones, las regulaciones, controlar sanitariamente y estadísticamente las faenas, controlar estadísticamente el stock y cobrar impuesto a las operaciones realizadas”. Dijo esto último en relación al cobro, a partir de este año, del impuesto a las ganancias sobre el revaúo de la hacienda. “Está bien que uno pague más impuesto porque vendió el animal más caro, pero no tomar como ganancia el stock de animales que está en el campo que no podemos saber si un tsunami no los mata”. Dijo que este cobro “trajo un golpe muy duro porque sabemos que muchos productores tuvieron que desprenderse de parte de su ganadería para atender el impuesto".

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *