20 de julio de 2011 07:52 AM
Imprimir

El conflicto con Brasil llegó a La Rural: Fuerte deserción de empresas de maquinaria

La decisión del gobierno de proteger a la industria de maquinaria agrícola local, llevó a las multinacionales que tienen base en Brasil, a retirarse de la feria Rural de Palermo. Pero el conflicto también afecta a firmas locales complicadas para comerciar con el país vecino. Entre estas se cuentan Massey Ferguson, Mainero, Giorgi y Deutz, entre otras. Por qué el conflicto amenaza el crecimiento de las empresas.

Casi como una especie de efecto colateral del conflicto comercial con Brasil, muchas empresas del sector de maquinaria agrícola decidieron ausentarse este año de La Rural, tal como lo venían haciendo tradicionalmente en las ediciones anteriores.

Es que, según comentaron a La Política Online varias fuentes confiables del sector, si bien las ventan se mantienen en un nivel interesante y acompañando el repunte que se vivió en el 2010, los inconvenientes que el conflicto comercial con Brasil creó para importar y/o exportar motivó a varias firmas a retirarse de la muestra de Palermo.

Así las cosas, LPO recorrió la feria y en el pabellón dedicado específicamente a la exposición de las últimas novedades tecnológicas pudo constatar la ausencia de varias de las más importantes compañías de maquinaria agrícola que operan en el país.

Entre ellas se cuentan las firmas internacionales Agco Corporation -que comercializa la marca Massey Ferguson en la Argentina-, Case New Holland, Deutz Motores; y las nacionales Mainero y Cía. S.A., Giorgi S.A., Agrometal S.A., Agromec S.A. y Caiman SRL, entre otras.

“Nos hubiera gustado participar de la muestra para exponer nuestros productos, pero lamentablemente en este momento debemos estar dedicados al cien por ciento a los problemas comerciales”, comentó un directivo de una de estas empresas.

Las fuentes consultadas señalaron que algunas de las grandes firmas que sí dijeron presente en La Rural 2011 lo hicieron a último momento tras confirmarse la ausencia de sus competidores.

De esta manera, apenas un puñado de siete compañías de maquinaria agrícola pudieron colocar sus stands en la muestra y exhibir así las últimas novedades en materia tecnológica (sembradoras, cosechadoras, tractores, pulverizadores, etc.).

Según el listado de empresas al que accedió este medio, las firmas que pudieron decir presente en La Rural son: Akron, Apache, Class Argentina, John Deree Argentina, Pauny, Metalfor S.A. y Vasalli Fabril.

Además, la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA), cuyo presidente es José María Alustiza, también instaló un coqueto espacio institucional para respaldar la presencia de las compañías que representa.

La bronca de las multinacionales

Por su lado, aunque no lo digan públicamente, los directivos de las multinacionales están fuertemente preocupados por el crecimiento de las políticas proteccionistas aplicadas por el Gobierno nacional que amenazan el crecimiento de sus ventas obtenido el último año.

Y la incertidumbre tiene fundamento: alrededor del 80 por ciento de los tractores que se utilizan en la Argentina se importan, especialmente de Brasil, pero también de Estados Unidos, algunos países de Europa, China e India.

En este sentido, la idea del Gobierno nacional es llevar a cabo un plan de sustitución de importaciones tendiente a equilibrar el déficit comercial de u$s 450 millones que tiene el sector en tractores, sembradoras y pulverizadoras. Es por ello que el Ministerio de Industria está exigiendo a las multinacionales que se instalarón en Brasil que monten algún tipo de planta en el país, para liberarles las importaciones, uno d elos puntos que motivó la reacción del país vecino.

Un sector que crece

Lo curioso es que esta situación se produce en un marco general muy favorable para el sector. Según información del Ministerio de Agricultura, en base a cifras del INTA Manfredi, en 2011 la Argentina exportará maquinaria agrícola por un monto total cercano a los 300 millones de dólares (el año pasado exportó 260 millones).

El sector está representado por unas 730 Pymes que poseen una ocupación laboral directa de 47.000 personas y otras 43.000 personas trabajan indirectamente relacionadas al sector, es decir, el sector genera más de 90.000 puestos de trabajo.

Además, constituye una herramienta para el desarrollo de agregado de valor en origen, dado que la mayor parte de las fábricas se localizan en las regiones productivas del país (fundamentalmente en las provincias de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires).

En rigor la recupertación del sector comenzó el año pasado, cuando se recuperó de la crisis financiera internacional que sacudió a muchas empresas locales e hizo caer notablemente las ventas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *