10 de julio de 2013 11:16 AM
Imprimir

Cómo reducir las pérdidas causadas por la fasciolosis hepática

Grave impacto económico en la industria.

La fasciolosis hepática sigue afectando año tras año a un importante porcentaje de vacas en el Reino Unido. Las pérdidas no sólo afectan  al hígado, sino que durante el periodo productivo, los animales no ganan el peso adecuado y disminuyen la producción de leche. Realizar los tratamientos apropiados en los momentos adecuados es fundamental para evitar el grave perjuicio económico que causa esta enfermedad.

El 20 % del ganado vacuno sacrificado en el último año en el Reino Unido sufrió la retirada del hígado por parte de los inspectores de matadero debido al daño causado por la fasciolosis, según informa The Dairy Site.

Sin embargo, esta parasitosis no sólo causa pérdidas en el hígado. También puede provocar disminución de la ganancia de peso en el vacuno de carne, y menores producciones en el vacuno lechero.

Las condiciones atmosféricas de humedad y calor podrían provocar un incremento en los casos de fasciolosis en los próximos meses. El pasado año, las cifras mostradas por la Food Standards Agency mostraron una disminución del número de hígados retirados en los mataderos en Gran Bretaña, que pasaron del 22,2 % de 2011 hasta el 19,43 %. Sin embargo, los veterinarios fueron advertidos para que no relajasen su preocupación al respecto.

Mientras las cifras en Gran Bretaña muestran que una de cada cinco vacas sufre fasciolosis, en Gales éstas alcanzan a una de cada cuatro, mientras que en Escocia ascienden al 28,92 %.

Esto representa unas enormes pérdidas para la industria. El EBLEX (organización inglesa para la industria del ovino y vacuno) ha calculado el impacto económico de este parásito en la industria del vacuno en más de 31.000.000 de libras (36.000.000 €). Mientras que el vacuno infectado no suele mostrar signos clínicos aparentes, sí requiere más alimento y le cuesta más llegar a la fase de acabado.

Así mismo, información del NADIS (servicio de información nacional sobre enfermedades animales) indica que puede haber mayor riesgo de infección por fasciolosis durante los próximos meses, debido al mal tiempo sufrido a finales del pasado año, lo que ha podido provocar elevados niveles de contaminación de los pastos.

Los expertos consideran que el problema no es sólo para el vacuno en el Reino Unido sino que puede ser una amenaza para todos los animales alimentados con pasto en Europa, donde haya condiciones que favorezcan la aparición del parásito.

Aunque tradicionalmente se ha visto afectada la zona occidental de Inglaterra, cada vez más afecta a zonas del sureste y noreste del país. Esto es debido a la mayor humedad y temperatura de la zona, y al movimiento de animales desde el oeste al este.

La solución, según dichos expertos, sería tratar al vacuno dos veces al año frente a fasciolosis, en particular cuando el ganado comienza a pastar. De este modo, puede reducirse la puesta de huevos del parásito y, por tanto, el riesgo de infección. Este tratamiento podrá eliminar el parásito del animal y mejorará la ganancia de peso diario. Los animales tratados en el pasto han mostrado un 31 % de incremento de ganancia de peso sobre los no tratados, y un 8 % de incremento sobre aquellos tratados sólo frente a nematodos.

Son aproximadamente 10 semanas el tiempo que transcurre entre que los animales se infectan en el pasto y el parásito es adulto y pone huevos en el hígado. Generalmente, el momento del tratamiento coincide en la mayoría de las granjas con el programa utilizado para desparasitar.

Así mismo, las ovejas deberían recibir un tratamiento similar. Además de dos tratamientos previos, el ovino se beneficia de otro antes del parto, y en áreas de alto riesgo debería administrarse una dosis durante los meses de verano para reducir la contaminación de pastos de los huevos y el posterior riesgo de que los animales sufran la enfermedad.

Tratamientos extra frente a la fasciolosis podrían favorecer una mejor ganancia de peso y mejores producciones, lo que añade valor a los animales, aunque no podrían entrar en la cadena alimentaria inmediatamente después del tratamiento. Para el vacuno de carne, el periodo de retirada es de 60 días, y en el caso del ovino, los animales no pueden sacrificarse para consumo humano en los siguientes 49 días al tratamiento.

http://albeitar.portalveterinaria.com/noticia/12382/ACTUALIDAD/Como-reducir-las-perdidas-causadas-por-la-fasciolosis-hepatica.html

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *