11 de julio de 2013 21:40 PM
Imprimir

Sepa por qué el dólar blue subió más de 20 centavos en 48 horas, y ya vale $8,20

Luego de varias jornadas en las que las cotizaciones se mantuvieron estancadas en el orden de los $8, el miércoles avanzó once centavos y el jueves repitió. La brecha con la divisa fijada por el Banco Central se sitúa en el 50 por ciento .

Luego de dormir una larga siesta, el blue volvió a despertar y subió en apenas dos días unos 22 centavos para cotizar, en la actualidad, a 8,20 pesos.

De hecho, el miércoles ascendió de $7,98 a $8,09, y este jueves trepó un 1,36% más.

Desde el 13 de junio pasado el Gobierno mantuvo a raya al dólar informal en torno a los 8 pesos, luego de vender títulos públicos en manos de la Anses para hacer bajar el valor de referencia del contado con liquidación, el mecanismo que se utiliza a través del mercado de capitales para adquirir un papel que cotiza a nivel local en pesos y venderlo en el exterior en dólares, o viceversa. Y, por lo tanto, forzar al descenso de la divisa paralela.

A ello se les sumaron las presiones y los controles en las “cuevas” para topear el precio de la moneda norteamericana.

Pero en las últimas 48 horas algo cambió y la cotización volvió a ascender en forma notoria.

Según algunos operadores del mercado, la demanda de billetes estadounidenses en el mercado informal comenzó a ser sostenida por compras realizadas por particulares por la cercanía de las vacaciones de invierno y, en consecuencia, la mayor necesidad de efectivo por el incremento de los viajes al exterior.

Asimismo, otro de los factores esgrimidos por los cambistas por el “salto” del blue es la mayor cantidad de pesos en manos de ahorristas por el cobro del aguinaldo salarial que reciben a inicios de julio.

Sin embargo, otra teoría surgida dentro del mercado analizó más en profundidad el fenómeno y descartó el “cuestión estacional”. Así, un avezado operador cambiario le dijo a iProfesional que la suba que se registra en las dos últimas ruedas se basa casi exclusivamente en operaciones de “trading”.

“Los que conocen del negocio saben que en momentos en los que los negocios no abundan, se los debe buscar en algún lado y ahora está pasando esto”, sostuvo intrigante.

“Tanto ayer como hoy el mercado empezó flojo, con precios iguales a los del cierre anterior, pero con el transcurso de la rueda se fueron elevando. El motivo es sencillo: hacen compras a primera hora y las van reforzando a lo largo de la mañana, hasta que llega un momento, por lo general pasado el mediodía, que es cuando el precio toca un techo y a partir de entonces empiezan a deshacer las posiciones y fijar la diferencia”, afirmó.

Es por eso -completó el cambista- que a lo largo del día hay dos etapas bien diferenciadas: “La primera cuando florecen las órdenes de compra, y la segunda, cuando se vende para hacer la diferencia”, analizó.

“Por eso, adjudicar la suba a cuestiones estacionales, como las vacaciones de invierno, me parece que no refleja la realidad del mercado, pues esa pequeña suba de la demanda no alcanza para mover la aguja del negocio”, concluyó la fuente que dialogó en exclusividad con iProfesional.

En tanto, en el circuito oficial, la divisa estadounidense subía levemente en las principales casas de cambio y bancos de la city porteña, pues se negociaba a $5,365 para la compra y $5,425 para la venta.

La brecha entre la divisa fijada por el Banco Central y el dólar blue se encuentra en la actualidad en un 50 por ciento.

El dólar mayorista se sitúa en $5,418 para la compra y $5,423 para la venta, mientras que el “contado con liquidación” cotiza alrededor de los 8,22 pesos.

Cedines
Para aquietar la fuga de dólares del Banco Central -hoy las reservas se ubican por debajo de los u$s37.000 millones-, el Gobierno puso en marcha el 1 de julio pasado un blanqueo de capitales, cuyo resultado fue la emisión de los Certificados de Depósitos de Inversión (Cedin).

Aunque, desde que se inició la operatoria, nada más se recibieron suscripciones por un global de u$s1.390.000, de los cuales, en los dos días de esta semana, se reunieron u$s349.000.

En la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, este jueves los cedines aplicados (CEDA) tenían un precio de compra de $7,35, mientras que los no aplicados (CEDI) se comercializaban a $6,50. Aunque no se registraban operaciones.

Otra de las herramientas financiera creadas en el marco del plan de blanqueo, el Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Energético (BAADE), cerró la semana pasada con una suscripción, por un monto de u$s30.000 concretada el jueves por el Banco Nación.

Las manos amigas
En su intención de domesticar al dólar marginal, o mejor dicho, a quienes operan en este mercado, desde la órbita oficial se impulsaron diferentes acciones, con resultados variados.

Haciendo un rápido recuento, en primera instancia se apeló a la “receta Moreno”, aquella basada en presionar directamente a los formadores de precios, que en la práctica llevó a la instauración de un virtual feriado cambiario para este segmento del mercado, a lo largo varias ruedas.

A ello se sumó la presencia de “manos amigas”, es decir que el propio gobierno a través de bancos y casas de cambio, vendió billetes a precios por debajo de su nivel de mercado.

La intención oficial era llegar al primero de julio con un dólar rondando los $8, para que este fuera el punto de partida del Cedin.

Una vez agotada esta instancia, tomó la iniciativa la Anses, a través de la venta masiva de acciones y bonos, con el único objetivo de presionar a la baja al mercado del “contado con liquidación” e indirectamente afectar el precio del blue. Esta política le resultó exitosa en el corto plazo, pues, como se observa en el gráfico, su precio se desplomó en cuestión de días.

Pero a principios de este mes, en coincidencia con el lanzamiento del blanqueo, las cotizaciones comenzaron a subir en forma constante, recuperando en pocas ruedas los niveles precedentes.

La pregunta que hoy se hacen analistas y operadores es si, ante una nueva suba del billete, el Gobierno volverá a aplicar su política de contención o si toda energía estará puesta ahora en la consolidación de un blanqueo, que por el momento no da señales de ser exitoso.

Al respecto, Aldo Abram, director de la Fundación Libertad y Progreso, le dijo a iProfesional que: “Es muy probable que mientras la suba no sea amplia, el Gobierno no tendrá intenciones de salir a frenar al blue. Es decir, preferirá que aquellos que deseen viajar al exterior lo paguen caro”.

Aunque este economista consideró que no cree que “se dispare” el dólar informal, porque “las expectativas del blanqueo por ahora siguen en el mercado y también se sabe que las autoridades pueden volver a interceder en cualquier momento”.

“Tiene un costo alto topear al billete, y no va a beneficiar a nadie”, concluyó Abram

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *