12 de julio de 2013 12:46 PM
Imprimir

El Senasa acordó ampliar el ámbito de aplicación del Documento de Tránsito Electrónico

Tucuman : El ente de control sanitario y la Dirección de Ganadería provincial promueven la vigilancia epidemiológica y las garantías sanitarias de las carnes y subproductos

A principios de mes, el Centro Regional NOA Sur del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y la Dirección de Ganadería de Tucumán acordaron ampliar el ámbito de aplicación del “Documento de Tránsito Electrónico (DT-e)”, para todas las especies animales de faena habilitada en la provincia.

La medida integra nueve frigoríficos provinciales que faenan aproximadamente 20.000 bovinos por mes, es decir el 70% de la faena total de Tucumán. El trabajo en conjunto promueve el cierre de los DT-e de animales que ingresan a esos establecimientos.

El restante 30% se faena en otros tres establecimientos de la provincia, que cuentan también con la correspondiente habilitación del Senasa.

El DT-e es una herramienta que establece el origen, el destino y la condición sanitaria de los animales a transportar.

Promueve, también, la vigilancia epidemiológica, y permite desplegar una acción inmediata ante posibles sucesos sanitarios, evitando la propagación.

Por eso, resulta necesario que los frigoríficos realicen el cierre de movimientos a partir de este documento, para asentar el arribo efectivo de los animales a su lugar determinado de destino.

Este acuerdo, entre la Dirección de Ganadería de Tucumán y el Senasa, pretende contribuir con la implementación de un control efectivo de carnes, productos y subproductos, y brinda, además, garantías sanitarias en la provincia.

Planta cerrada

Además, se informó que se realizó la suspensión de un frigorífico por diversas irregularidades sanitarias. En el establecimiento se detectaron varias irregularidades: falta de higiene, fallas en la documentación pertinente y fallas en la infraestructura necesaria para poder llevar a cabo la faena de animales.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), junto con autoridades sanitarias de Tucumán, suspendió un frigorífico-matadero de la zona de Lules, a unos 20 km de la capital tucumana, al detectar diversas irregularidades sanitarias durante una inspección.

Entre las numerosas irregularidades detectadas en el establecimiento figuran: a) falta de higiene en general en diferentes áreas; b) depósitos de basura y considerables cantidades de residuos de faena en sus adyacencias; c) ausencia de cerco perimetral; d) presencia de animales domésticos y, e) carencia del personal presente con las libretas sanitarias exigidas por las disposiciones del Senasa.

Fallas sanitarias

Al realizarse la verificación en el establecimiento, se verificó, también: f) la falta de la oficina de Servicio de Inspección Veterinaria (SIV) y de certificación sanitaria para las reses que se disponían a salir del establecimiento; g) los transportes no contaban con la habilitación correspondiente para transportar sustancias alimenticias y, h) la ausencia de documentación de los animales (Documento de Tránsito Electrónico – DTe), entre otras.

Tras la inspección, el personal del Centro Regional NOA Sur del Senasa decidió suspender, provisoriamente, las actividades de faena en dicho frigorífico del sur de Tucumán, debido a la falta de garantías respecto de la inocuidad y calidad de los productos elaborados en el establecimiento.

El acta de suspensión establece que el frigorífico deberá corregir, en el corto plazo, los desvíos verificados en la documentación exigida y luego, una nueva inspección del Senasa determinará el levantamiento o no de la medida dispuesta.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) reiteró algunas recomendaciones útiles para prevenir la triquinosis, como no ingerir carne cruda, chacinados, embutidos o salazones sin el control sanitario adecuado.

Asimismo, teniendo en cuenta que estamos en tiempos de faena domiciliaria de cerdos para el autoconsumo, el organismo sanitario nacional recomendó enviar una muestra de músculo (preferentemente entraña, caso contrario los intercostales o la lengua) del animal faenado al laboratorio más próximo. Allí, la muestra será analizada a través de una técnica denominada Digestión Artificial, que detecta la presencia de larvas de Trichinella spp.

Esta simple acción, cuya duración es mínima contribuye a prevenir la enfermedad.

Laboratorio

Para conocer dónde se encuentra el laboratorio más cercano, hay que dirigirse al municipio o contactar a un veterinario.

El Senasa recomendó tener en cuenta que la salazón y el ahumado no son suficientes para matar las larvas del parásito.

Asimismo, se recomendó no comprar ni consumir productos de origen desconocido, o sea, que hayan sido certificados por el Senasa u otros organismos provinciales o municipales.

La triquinosis es una enfermedad producida por un parásito conocido como Trichinella spiralis. Es una zoonosis asociada, principalmente, al consumo de carne de cerdo o de jabalí cruda o mal cocida.

Los chanchos

Los cerdos pueden contraer la enfermedad cuando son criados en malas condiciones de higiene, con roedores y alimentados con basura o con restos de alimentos no adecuados. Los cerdos parasitados no tienen síntomas y tampoco se alteran las características de su carne.

No existen vacunas ni tratamientos para realizar en el animal vivo, por lo tanto las medidas de prevención consisten en el cuidado de la higiene durante la crianza y, fundamentalmente, en el control de la carne previo al consumo

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *