12 de julio de 2013 13:40 PM
Imprimir

Caballa: radiografía de un recurso cada vez más apetecible

La caballa constituye, en la segunda mitad del año, una opción atractiva para los armadores. Al principio para dosificar los cupos de merluza hubbsi, siempre exiguos frente a las necesidades de los pescadores, y ahora por una cuestión económica: el principal foco de pesca ubicado en la zona conocida como “El Rincón”, demanda menos consumo de combustible y tiempos en completar la bodega.

Por uno u otro motivo, los desembarques de caballa en Mar del Plata han aumentado en los últimos años, incluso llegando a perforar el techo de las 25 mil toneladas, cuando la media era de 20 mil toneladas desde que en 1990 comenzaron a registrarse capturas de dicho stock.

Investigadores del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) ligados al Proyecto Pesquerías Pelágicas, realizaron una estimación del estado actual de caballa explotado al sur del 39ºS y una recomendación de capturas biológicamente aceptables durante 2013. Los resultados están contenidos en el Informe 13/13 y lleva la firma de los investigadores Claudio Buratti, David Garciarena y Jorge Hansen.

Se actualizó el ajuste de un modelo de producción estructurado por edades, que incluyó pulsos estacionales de explotación del stock de caballa al sur del 39ºS. Se utilizaron datos del período 1990-2012 y el modelo se implementó mediante un código especial para un software de diferenciación automática (ADMB).

“Como en informes anteriores, se dispuso un indicador independiente de la abundancia del stock en distintos años”, señalaron los autores del documento. La biomasa de las edades 3 a 10 evaluadas mediante campañas acústicas en 1996 y 2000, junto a “una estimación de la abundancia del grupo edad 2, proveniente de un crucero efectuado en octubre de 2012 y alguna información adicional resultante de un mayor esfuerzo de muestreo en los desembarques durante la última temporada”, explica el Informe al cual tuvo acceso REVISTA PUERTO.

En ocasión de la investigación que realizaron el año pasado, los investigadores tomaron contacto con los capitanes de la flota comercial, quienes les transmitieron algunas características de la explotación. “Es más sencillo capturar los ejemplares al inicio de la zafra, mientras que luego los cardúmenes tienden a dispersarse a medida que avanza la temporada, hacia cuyo final suelen capturarse solo ejemplares pequeños, que permanecerían mayor tiempo en el área y tendrían menor capacidad de escape”, sostuvieron los oficiales de pesca.

Estas afirmaciones explicarían los resultados obtenidos en el crucero del último año, realizado en el epílogo de la temporada, en particular respecto de la composición del efectivo evaluado, integrado mayormente por caballas del grupo de edad 2.

“La abundancia total de caballa a mediados de agosto de cada año ha variado entre 55.100 toneladas y 156.300 toneladas, promediando casi 110 mil toneladas, mientras que la biomasa de reproductores, al 15 de noviembre, había alcanzado valores entre 44 mil y 123.800 toneladas, con una media de 91.400 toneladas”, especifica el Informe

Los investigadores determinaron puntos formales de referencia biológica mediante un análisis de biomasa reproductiva (BR) por recluta. El 60 por ciento de la que, teóricamente se generaría en ausencia de pesca, constituye un posible objetivo teórico y sería alcanzada si se aplica una biomasa reproductiva absoluta de 39 mil toneladas, asumiendo reclutamientos iguales a la media de 207 millones de ejemplares.

La biomasa reproductiva actual se estimó en un nivel bastante superior al considerado como límite. Simulaciones efectuadas para pronosticar la posible evolución del stock y evaluar los riesgos biológicos de colapso -si se aplicaran en el futuro diferentes tasas de mortalidad pesquera-, permitieron estimar capturas que podrían ser biológicamente aceptables durante el año en curso (2013)

Se utilizó como punto de partida la biomasa predicha por el modelo a inicios del último año con pesca (155.900 toneladas con desviación estándar de 14.900 toneladas). Los rendimientos pronosticados para el 2013 variaron ampliamente de acuerdo con la tasa de explotación investigada, entre algo menos de 20 mil toneladas y hasta 50 mil toneladas.

“La estimación acerca de la condición actual del efectivo sugiere que una captura de 31 mil toneladas durante la temporada venidera no debería representar sino un modesto riesgo para el futuro de la población”, aclararon los autores, no obstante advirtieron que “con tasas de magnitud muy distintas las capturas anuales medias al cabo de unas pocas temporadas tenderían a estandarizarse en niveles bastante similares, entre poco más de 13 mil y algo menos de 19.500 toneladas, lo cual debe ser tenido en cuenta si se desea dimensionar el potencial futuro de la pesquería”.

Con la cobertura del “modesto riesgo” que sugieren los investigadores del Proyecto de Pelágicos, el Consejo Federal Pesquero dictó la Resolución 6/13 estiró el techo de capturas, estableció en 28 mil toneladas la captura máxima para el efectivo de caballa al sur del 39º S para el presente año. En tanto fijó en 14.200 toneladas la CMP para el efectivo del norte.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *