12 de julio de 2013 13:38 PM
Imprimir

El campo habla . . .

CompartiremailFacebookTwitter…que, sin duda, la nota de la semana siguió siendo el trigo y su eventual déficit, cuyo punto más critico puede coincidir justamente con el momento más sensible para el Gobierno: las elecciones de octubre (recién se comienza a cosechar hacia fines de diciembre). De entrada nomás, una inesperada conferencia de prensa en la Bolsa […]
…que, sin duda, la nota de la semana siguió siendo el trigo y su eventual déficit, cuyo punto más critico puede coincidir justamente con el momento más sensible para el Gobierno: las elecciones de octubre (recién se comienza a cosechar hacia fines de diciembre). De entrada nomás, una inesperada conferencia de prensa en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, que luego se supo fue “sugerida” por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, tuvo por protagonistas a los titulares de todos los eslabones de la cadena comercial e industrial, desde los panaderos a los exportadores. Sorprendentemente y a pesar de los retos públicos los productores no fueron convocados. Si bien las afirmaciones hechas allí eran previsibles (“el trigo va a alcanzar”, “está todo bien”, etc.), sorprendió la falta de datos concretos sobre cuál es el verdadero remanente de trigo y, especialmente, cuánto de lo que queda no tiene calidad panificable y cuál es el volumen afectado con “Don”, toxina que produce el hongo Fusarium, que en la campaña pasada atacó amplias zonas del cultivo. Naturalmente esto puede afectar la salud humana y, si bien todos conocen muy bien la situación, incluyendo a las autoridades, nadie abrió la boca al respecto, ni el locuaz, Ider Peretti, de Capeco que, de impecable traje gris, casi operó como vocero del grupo, lo que dada su “amistad” con Moreno, nadie tuvo ganas de objetarle.

… que tras el feriado del 9 de Julio, mientras algunos comentaban los dichos de Cristina de Kirchner en Tucumán, nuevamente retando a los productores (parece que no le habían pasado información sobre la conferencia de prensa del lunes en la que todos se comprometieron a que aparezca el trigo, la harina y el precio del pan baje a $ 10 el kilo), otros trataban de descifrar lo que había querido decir el titular de la cámara de los molineros (FAIM), Diego Cifarelli, quien, además de no saber de dónde salió la oferta del cereal de los últimos días, ni qué calidad tiene, afirmó en una parte de su presentación que “éste es un año transversal”, mientras que al ser consultado sobre la exportación, la alambicada respuesta fue: “Estamos en receso en ese tipo de trabajo”. Mucho más directo y concreto, el presidente de los panaderos, José Álvarez, dijo: “Nosotros no compramos trigo, compramos harina. Si el precio de la bolsa baja, también va a bajar el pan”. Y, al margen de que sea o no cierto, el hecho es que todos entendieron lo que quiso decir. La pregunta que muchos se hacen es: ¿cuánto aumentó la harina y cuánto el pan en los últimos meses? Y, en todo caso, lo peor de todo es que este escenario tan politizado está desalentando la siembra del cereal para la campaña que viene, que aun antes de todo esto ya era muy poco entusiasta con un área que apenas iba a superar en un 8% a la pasada, mientras ahora se estima que puede llegar a ser menor aún que la de entonces.

… que luego del feriado le tocó el turno a la Rural, que presentó formalmente la edición 127ª de la histórica muestra, que se realizará entre el 18 y el 30 de este mes. También ahí, el titular de la entidad, Luis Miguel Etchevehere, destacó: “Esto tiene mal olor”, al referirse al tema del trigo, de la falta de reglamentación del prometido (hace meses) “fideicomiso” por el que se devolverían impuestos a los trigueros, y la aplicación de la Ley de Abastecimiento. “¿Se la van a aplicar a los propios socios?”, preguntó el dirigente que sostuvo que la exportación compró cinco millones de toneladas (de trigo), la molinería tres millones más, y hay 500.000 toneladas para semilla. “Ahí está casi todo el trigo de la cosecha pasada de nueve millones de toneladas”, dijo. Quedó flotando la pregunta sobre por qué, entonces, todas las escenas, los retos y las tensiones, si está tan clara la situación. Lo cierto es que hace meses el propio Gobierno autorizó exportaciones más allá de lo que hubiera debido, pero con el objeto de que le adelantaran las retenciones.

El problema saltó ahora, pero nadie asume la responsabilidad por lo hecho. Pero allí, con tantos productores, también se escucharon muchos otros temas. “Y, ¿la localidad bonaerense de Tigre también va a estar?”, preguntaron con mucha ironía, cuando se hizo el recuento de las provincias (o distintas localidades) que van a concurrir con stand. Todos recordaron cuando el propio Néstor Kirchner dio orden a las provincias de no concurrir a la muestra y varias tuvieron que deshacer lo que ya tenían hecho.
Ahora, algo está cambiando, porque si bien no habrá presencia de organismos públicos (Agricultura, SENASA, etc.), varias provincias con gobernadores del PJ van a estar presentes, tal el caso de Buenos Aires (Daniel Scioli), Córdoba (José Manuel de la Sota), entre otras. En el cóctel posterior, los temas fueron más variados aún, desde el creciente precio del combustible, a u$s 1 por litro, lo que saca de competitividad a cada vez más actividades y que pesa en forma especial en el “costo argentino”, hasta la falta de definición sobre la vacante de Agregado Agrícola en la Unión Europea.
Para los empresarios, el tema es estratégico ya que no hay allí quien negocie por la Argentina, entre otras cosas, temas tales como la Cuota 481, que ya logró Uruguay, de carne vacuna de feed lot a precios tan altos como los de la misma Hilton. También se recordó que sigue pendiente la reapertura de las cuotas de 26.000 toneladas de carne para los Estados Unidos. Y alguno, recién llegado de la Rural de Asunción, Paraguay, que fue el fin de semana pasado, comentó la diferencia creciente con el vecino del norte. Allí, hasta los uruguayos ya parecen haber comprado más de un millón de hectáreas y son tantos los brasileños que producen y tienen campos allí que para identificarlos los llaman “brasiguayos”. Con bastante envidia (sana) se comentaba la imponente exposición de maquinaria de última generación que en la Argentina (prohibición de importación mediante) sólo se ve en fotos .
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *